edición: 2578 , Viernes, 19 octubre 2018
19/05/2010
Transparencia corporativa

Los informes de RSC, herramientas para la confianza, cojean todavía en cuanto a exactitud y calidad

Las empresas del IBEX-35 no destinan espacios destacados ni recursos suficientes en sus webs a la información sobre RSC
Beatriz Lorenzo

La Responsabilidad Social se plantea en la actualidad como una de las piedras angulares de la gestión empresarial, el motor capaz de aceitar la maquinaria de un nuevo modelo productivo más eficaz, responsable y sostenible a largo plazo. Es necesario un fuerte impulso y un compromiso firme por parte de los líderes empresariales para que las empresas que han conseguido sobrevivir a la crisis puedan competir en una economía globalizada y sostenible. La protección medioambiental, la defensa de los derechos humanos, la información fluida y veraz  y la transparencia corporativa han pasado de ser simples ingredientes de un refrito confuso y meramente decorativo a convertirse en valores intangibles imprescindibles para sobrevivir a largo plazo. En ese sentido, la llamada dimensión externa de la responsabilidad social se hace cada vez más patente, revelada en informes, guías, memorias y documentos que tratan de dar satisfacción a unos grupos de interés que pugnan- en mayor o menor medida- por recibir una información transparente y fluida de la actividad de las compañías.

Durante los últimos tiempos, los informes y memorias de Responsabilidad Social han ganado en complejidad, extensión y contenido, afanándose en mostrar a los stakeholders una visión exacta y real en los mejores casos pero todavía exagerada y confusa en muchos otros. El propio caso de España es un buen ejemplo de la necesidad de -cuanto menos- regular y supervisar de un modo más riguroso los informes de RSC que se cuecen en los hornos corporativos. La Red Española del Pacto Mundial daba a conocer a finales del pasado año un incremento del 21% en el número de informes de progreso presentados por las compañías españolas. Sin embargo, este incremento escondía una falsa sensación de mejora puesto que el 48% de todos los informes elaborados por las entidades firmantes de la Red del Pacto Mundial de Naciones Unidas en España para promover la responsabilidad social no incluían ningún objetivo en el marco de los principios a promover. De ese modo, a pesar de que el peso de España en la Red del Pacto Mundial es de un 10,9 por ciento -por delante de Francia y Estados Unidos-, mientras que la tasa de inactividad es de un 5,07 por ciento, el más bajo de todos los países participantes en el Pacto Mundial, los datos pueden considerarse engañosos al no recibir la RSC un trato completo en casi la mitad de esos informes, que no adoptan estrategias ni planes definidos y no toman como suyos los principios del Pacto Mundial de Naciones Unidas, las bases de todo plan de responsabilidad social que se precie.

TRANSPARENCIA Y VERACIDAD

Ciertamente, y según ha expuesto recientemente la Global Reporting Inititative, los informes de Responsabilidad Social esgrimen un gran potencial para ayudar a recuperar la confianza perdida por la crisis en las empresas, el sector financiero y los gobiernos. Las investigaciones llevadas a cabo por la GRI ponen también de relieve que la economía global tiende, en la próxima década, hacia una mayor transparencia y destacan el modo en que las grandes corporaciones están siendo objeto de atención por parte de los grupos de interés, incluidos los mercados y reguladores, que esperan mayores niveles de transparencia y trazabilidad de sus productos y servicios.

A pesar de todo, las lagunas e incoherencias siguen estando muy presentes en los informes que anualmente dan a conocer las grandes compañías. Según la información elaborada por Carbon Disclosure Project, sólo el 27% de las empresas ha logrado reducir sus emisiones de CO2 a pesar de que el 77% de las compañías firmantes asegura contar con planes de reducción específicos. El documento aclara que de este 77%, un 14%  ha implantado las medidas sin determinar las reducciones que se obtendrían como consecuencia del plan de acción o sin cuantificar los objetivos. Así y todo, el informe precisa que el 82% de las empresas españolas sitúa la responsabilidad sobre las políticas de cambio climático en la alta dirección o en el Consejo de Administración. De este porcentaje, el 47% utiliza incentivos monetarios vinculados a los resultados.

LA IMPORTANCIA DE LA COMUNICACIÓN FLUIDA

Y si las memorias de Responsabilidad Social siguen cojeando en cuanto a exactitud y calidad, algo similar sucede con la información aportada por las páginas web de las compañías. En este sentido, una reciente investigación elaborada por la revista 'CompromisoRSE' del grupo Custommedia, revela que las empresas del IBEX-35 no destinan espacios destacados ni recursos suficientes a la información sobre RSC. Según los datos revelados por el estudio, apenas un mínimo porcentaje de las compañías del IBEX 35 ofrecen en su página web corporativa un apartado dedicado a las noticias y actividades de la empresa relacionadas con la Responsabilidad Social Corporativa. Surge entonces una paradoja al comparar la posición de liderazgo mundial conseguido por varias compañías españolas en relación a sus memorias e informes de sostenibilidad y su precario nivel de comunicación en las webs corporativas. Una vez más, las incoherencias del maquillaje corporativo exponen un panorama cuando menos sorprendente: no debe olvidarse que  la Red Española del Pacto Mundial daba a conocer a finales del pasado año un incremento del 21% en el número de informes de progreso presentados por las compañías españolas. Sin embargo, este incremento escondía una falsa sensación de mejora puesto que el 48% de todos los informes elaborados por las entidades firmantes de la Red del Pacto Mundial de Naciones Unidas en España para promover la responsabilidad social no incluían ningún objetivo en el marco de los principios a promover.

Y  es que para que la comunicación de la RSC avance en su camino hacia la excelencia han de cambiar ciertos aspectos que suponen escollos en su camino.  Una encuesta del pasado año de la Fundación Alternativas que estudiaba la repercusión de la RSC en los medios de comunicación aseveraba que el tratamiento favorable de los medios en relación a la RSC alcanzaba una valoración escasa en la opinión de los encuestados, ocupando el decimotercer lugar en un ranking de diecisiete conceptos. Es entonces evidente que la Responsabilidad Social, a pesar de su creciente popularidad, dista mucho todavía de estar perfectamente integrada tanto en las compañías como en una sociedad que en ocasiones parece demandar un concepto al que todavía no es capaz de ponerle nombre ni características.  El camino por andar es todavía largo y las compañías y sus grupos de interés han de caminarlo sin prisa pero sin pausa para integrarse en el escenario productivo que viene.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...