edición: 2351 , Viernes, 24 noviembre 2017
29/07/2015
Nuevos datos de Hacienda

Los internautas acusan al Gobierno de maquillar las cifras sobre el déficit de las Administraciones

Se reclaman medidas para reducir el elevado gasto del sector público, así como un nuevo modelo productivo
ICNr
El gasto público y el nivel de deuda que acumulan las distintas administraciones públicas son grandes preocupaciones de la opinión pública, que día tras día comenta cualquier noticia relacionada con la evolución de estos indicadores. Es el caso de la jornada de ayer, en la que se convirtió en noticia que el déficit consolidado de la Administración Central, las comunidades autónomas y la Seguridad Social se situó en 24.011 millones de euros hasta mayo, cifra equivalente al 2,19 por ciento del PIB, inferior en 0,15 puntos porcentuales a la registrada un mes antes.
Los datos revelados ayer por el Ministerio de Hacienda también reflejan que el Estado registró durante el primer semestre del año un déficit de 23.445 millones, lo que supone un 11,7 por ciento menos que en el mismo periodo de 2014 y equivale al 2,13 del PIB. Además, en los cinco primeros meses del año la Administración Central redujo su déficit un 7,3 por ciento, hasta los 22.219 millones de euros, lo que supone el 2,02 por ciento del PIB, por debajo del 2,27 por ciento hasta mayo.

Por su parte,las comunidades autónomas recortaron su déficit un 14,5 por ciento interanualhasta mayo, con 5.309 millones de euros, lo que equivale al 0,48 por ciento del PIB, 0,11 puntos porcentuales menos que el déficit registrado en el mismo periodo de 2014.
Además, los internautas se centraron no sólo en los datos consolidados a mayo, sino en las cifras correspondientes a la Administración del Estado hasta junio, que registró un déficit de 23.445 millones, una mejora del 11,7 por ciento sobre el primer semestre de 2014 y equivalente al 2,13 por ciento del PIB.

Por otro lado, descontando los gastos por intereses, el déficit primario –es decir, aquel que se obtendría descontando los pagos por intereses derivados del stock de deuda pública existente en un momento determinado- se reduce un 26,6 por ciento hasta junio, situándose en el 0,78 por ciento del PIB (frente al 1,11 por ciento registrado en 2014). Además, durante los seis primeros meses, los recursos no financieros del Estado ascienden a 82.735 millones, con un crecimiento interanual del 2,7 por ciento, un resultado que se debe a la favorable evolución de los ingresos impositivos, que aumentan un 5,8 por ciento hasta un total de 72.725 millones.

Precisamente el peso de cada impuesto es algo que interesa especialmente a la opinión pública, muy crítica ante las alzas del inicio de la legislatura y poco benevolente con los descensos experimentados hace muy poco, en pleno periodo preelectoral. Según los datos de Hacienda, los impuestos sobre la producción y las importaciones crecen un 6,2 por ciento, principalmente por el "gran dinamismo" del IVA, que registra un crecimiento del 7 por ciento interanual. También crecen significativamente los impuestos corrientes sobre la renta y el patrimonio, que incluyen los ingresos por IRPF e Impuesto sobre Sociedades, con un incremento del 5,2 por ciento pese a incorporar la rebaja de impuestos de la reforma fiscal.

En cuanto a los empleos no financieros del Estado, alcanzaron los 106.180 millones, un 0,9 por ciento menos que en el primer semestre de 2014. Por su parte, las transferencias corrientes entre Administraciones Públicas, que son la partida de mayor volumen representando el 55 por ciento de los gastos, disminuyen casi un 3,4 por ciento interanual.

En la evolución de los empleos corrientes destaca la remuneración de asalariados que disminuye un 0,5 por ciento si se descuenta el abono en enero de 44 días de la paga extra de 2012.

UNA EVOLUCIÓN LENTA

Del lado de la opinión pública, como suele ser habitual, la tendencia es la de no mirar con lupa las cifras y quedarse con los titulares. El de ayer fue el de la mejora en los indicadores relacionados con la deuda, aunque no lo suficiente, al menos a juzgar por los comentarios vertidos ayer en la web. Se habla, como en otras ocasiones, de manipulación en los datos, algo “habitual” según los lectores cuando se acercan periodos electorales, como es el caso. “Mientras luego no nos multen por manipular las cifras como en Valencia… Como para añadir el alto precio que pagamos para reducir el déficit el coste de las multas...”, reclamó un lector.

Y es que los lectores no perciben que las administraciones se estén apretando el cinturón como deberían, ni que se introduzcan verdaderas modificaciones legales que lleven a una obligada eficiencia a todos los niveles de lo público. Los internautas están acostumbrados a las reformas legislativas a medias que, en la práctica, son siempre sólo reformas parciales y descafeinadas versiones de las propuestas anunciadas a bombo y platillo en un momento inicial.

Más allá de este problema, los lectores están al tanto de cómo resulta muy sencillo reducir en cierto modo el déficit a base de aumentar los ingresos de la forma más simple: elevando impuestos. “Así también elimino yo el déficit… Hago pagar a los ciudadanos mis robos y dilapidaciones de su dinero, después maquillo y sale un tonto que hace que se lo cree”, resumió un lector. Hubo palabras de crítica hacia tributos concretos, más allá de los clásicos ejemplos del IVA e IRPF. “El IBI ha subido hasta el 100 por cien, el IVA un 5 por ciento… Son unos tramposos”, sentenció un lector, apelando a cómo se ha cargado a las espaldas de los ciudadanos el peso de la coyuntura.

Otros aseguraron, además, que la mejora en la evolución del déficit es “ciencia ficción”. “Si se analizan correctamente las cifras y eliminamos el maquillaje, a final de año veremos que lo que pasa es que el déficit se camufla con un aumento de la deuda a nivel estatal y local. Es decir, simplemente convertimos el déficit en más deuda antes de que compute, etc., y lo cambiamos de sitio. Un viejo truco griego que ya sabemos cómo ha terminado…”
Además, ahondando en la raíz del problema, los internautas no sólo censuraron el elevadísimo nivel de gasto público y la ineficiencia consustancial a la Administración Pública, sino que apuntaron que el problema es que “nos estamos quedando sin gasolina, porque no tenemos un nuevo modelo productivo”.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...