edición: 2844 , Martes, 12 noviembre 2019
30/03/2015
Tras los datos de marzo

Los internautas alertan del riesgo de deflación mientras analistas y medios llaman a la calma

La opinión pública asegura no fiarse de este indicador ni de los datos públicos y asegura no notar una caída de precios
A pesar de ello, denuncian la posibilidad real de que comiencen a notarse los efectos negativos de una caída constante de este indicador
ICNr
El Índice de Precios de Consumo (IPC) vuelve a convertirse en noticia, sobre todo después de darse a conocer que este indicador escaló un 0,6 por ciento en marzo respecto al mes anterior y elevó cuatro décimas su tasa interanual, hasta el -0,7 por ciento. El origen se encuentra en el encarecimiento de los precios de la gasolina y el gasoil, según el indicador adelantado publicado ayer lunes por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Pese a ello, con el dato de marzo, el IPC interanual encadena su novena tasa negativa. Es la undécima vez en 18 meses en que los precios muestran tasas interanuales negativas, algo que mantiene alerta a la opinión pública, que sigue hablando de deflación, con todos los riesgos que ello conlleva para la delicada situación económica del país.
Más concretamente, el IPC volvió a moderar su tasa interanual en marzo al registrar su segundo ascenso consecutivo tras la subida de dos décimas que experimentó en febrero y que llevó a este indicador hasta el -1,1 por ciento. El último mes en el que los precios registraron una tasa más habitual para la economía española fue el de agosto de 2013, cuando el IPC se situó en el 1,5 por ciento. A partir de ahí, en parte por el 'efecto escalón' de la subida del IVA aplicada en 2012, el IPC dio un importante bajón.

En cualquier caso, el Gobierno ha descartado que la economía se encuentre en una situación de deflación estructural, cosa que pone en duda la opinión pública. Por su parte, el Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) aumentó cinco décimas su tasa interanual en marzo, hasta el -0,7 por ciento, y subió un 2 por ciento respecto al mes de febrero.

En términos mensuales, el IPC repuntó un 0,6 por ciento en marzo respecto al mes anterior, su mayor alza en este mes desde el año 2012, cuando los precios se incrementaron un 0,7 por ciento. En cualquier caso, los datos adelantados ayer por el INE son orientativos: las cifras definitivas correspondientes al mes de marzo se conocerán el próximo 14 de abril.

DEFLACIÓN ‘DE CAJÓN’

Para la opinión pública, que tiende a ponerse en lo peor porque no cree en la veracidad de los datos públicos, es evidente que existe una deflación “de cajón”y “en toda regla”, a pesar de lo que digan “constructoras, gobiernos, economistas y personajes interesadillos”.

Otros, al contrario, apuntaron el lado positivo de esta situación y aseguraron que las bajadas de precios son beneficiosas para los trabajadores por cuenta ajena y para los jubilados, porque “con las bajadas de precios mejora el poder adquisitivo de los trabajadores por cuenta ajena y de los jubilados”.

En este sentido, hubo quien aseguró que “las únicas personas que quieren que suban los precios son quienes quieren enriquecerse a costa de los trabajadores por cuenta ajena y de los jubilados, vendiendo a los trabajadores y a los jubilados lo que tienen en venta, a los precios más caros posible”, a lo que otros apuntaron que “esas personas interesadas son las mismas que pagan las nóminas a los amados trabajadores por cuenta ajena, y esas nóminas pagan las pensiones.”

En cualquier caso, los internautas no tienen muy claro hasta qué punto las mediciones del IPC que se llevan a cabo se ajustan o no a la realidad. Es más, calificaron como “un cachondeo” que este indicador “nunca esté acorde con el coste de la vida”. “No sé qué productos usan para que sea negativo o la subida sea mínima. A mí el seguro del coche sin dar parte alguno, me lo han incrementado un 5 por ciento y una pequeña pensión de incapacidad 1 euro al mes, me hacen falta 3 años de pensión para compensar la subida del seguro, y así en muchos productos más”, ilustró un lector.

En este sentido, se comentó que e IPC es un dato que “no da nada de confianza” porque “puede ser manipulado según criterios que algunos quieran”. “Pues qué suerte que bajen los precios... porque a mí los productos más que básicos como la comida y la luz me han subido. Vale que me han bajado la gasolina, y que puedo comprar un frigorífico más barato (pero sino puedo llenarlo) y que la ropa como todos los años ha bajado con las rebajas; no así la de temporada o la de marca”. En definitiva, se percibe que “el IPC es una quimera: cuando subía y se actualizaban las pensiones y sueldos, siempre ponían que subía menos de la realidad, ahora que dicen que baja, tampoco es verdad...”

La prensa, por el contrario, interpretó el dato en sentido positivo y aseguró, por ejemplo, que “la sombra de la deflación -caída general y continuada de los precios- se achica en España”. También se comentó que ese rebote mitiga los temores deflacionistas, al ser el mayor observado en el comportamiento de las tasas interanuales desde abril de 2014.Lo mismo ocurre con el dato mensual, que según el INE registra un repunte del 0,6 por ciento, el mayor desde el 0,9 de abril del año pasado.

La prensa hizo hincapié en cómo la marcha del petróleo explica el abaratamiento interanual de la cesta de la compra, sobre todo porque el efecto escalónde los carburantes aún es notable. Hace un año, el barril Brent, de referencia en Europa, arrojó un precio medio en marzo de 107 dólares. Un año después, esa media se limita 57 dólares.Sin embargo, como su descenso se ha atenuado en los dos últimos meses, en los que incluso ha repuntado, las tasas interanuales se han moderado y las mensuales han registrado repuntes.

El resultado es una llamada a la calma: en los datos que se conozcan a mediados de abril volverá a ser clave el comportamiento de la inflación subyacente, que es aquella que prescide de los alimentos frescos y los productos energéticos por ser más volátiles. La inflación subyacente acumula dos meses consecutivos en el 0,2 por ciento y su permanencia sobre el 0 por ciento es un factor clave a la hora de calibrar las presiones deflacionistas.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...