edición: 2616 , Viernes, 14 diciembre 2018
05/03/2012
Fija el objetivo para 2012 en el 5,8 por ciento

Los internautas aplauden a un Rajoy capaz de hacer frente a Bruselas sobre el objetivo de déficit

La opinión pública percibe su decisión como un gesto valiente que protege a los ciudadanos de una austeridad excesiva
Los lectores reclaman un necesario recorte del gasto público para llegar a ese objetivo, y se negaron a pagar más impuestos
ICNr

Tras meses de acusaciones sobre la falta de determinación del Ejecutivo contra el objetivo de déficit marcado por Bruselas, Rajoy sorprendió el pasado viernes a la opinión pública al plantar cara a Europa y fijar su meta para 2012 en el 5,8 por ciento, ignorando las cifras previstas. Hace sólo una semana se seguía manteniendo el argumento contrario –para el Gobierno, el 4,4 seguía siendo el objetivo mientras Bruselas no dijera lo contrario- pero, al hacerse pública una desviación que fijó el dato del año pasado en el 8,51 por ciento, el Gobierno obtuvo su oportunidad de oro para justificar un desplante que, por ahora, no ha obtenido respuesta por parte de Europa. En todo caso, los internautas recordaron que el 5,8 por ciento sigue siendo un dato muy ambicioso, para el que habrá que tomar medidas extraordinarias cuanto antes. 

El objetivo marcado por Rajoy implica superar en un 1,4 por ciento lo previsto por Bruselas pero, sobre todo, supone una ruptura radical con el diálogo que se venía manteniendo entre ambas partes. El mismo presidente que puso por encima de todo desde que llegó al poder su voluntad de cumplir con lo marcado -algo que vienen censurando los internautas desde que llegó al poder- plantó cara a Europa `en casa´, en el marco de la rueda de prensa posterior al Consejo Europeo del pasado viernes. Por eso, tal golpe contra se recibió como un acto valiente y maduro, a la par que necesario para poder lograr sanear las cuentas españolas sin asfixiar a los ciudadanos con una dura recesión. `Al menos en estos meses de Gobierno queda reflejado que ya no somos títeres de Alemania o Francia, y algo de voz hemos recuperado en Europa´, comentó un lector, que aseguró, como muchos otros, compartir `totalmente´ que se defienda un nivel de déficit menor y que se luche por él. Al final al cabo `es defender a la ciudadanía, pues los ajustes recaen sobre ella´. 

Pero el líder del PP fue más allá: defendió que no ha comunicado su decisión ni a la Comisión Europea ni al resto de Estados miembros porque forma parte del ámbito soberano de España. `Tengo que decir que la cifra de déficit público que va a ir en nuestros Presupuestos no se lo he contado a los presidentes y ni a los jefes de Estado ni tengo por qué hacerlo. Esto es una decisión soberana que toman los españoles. Y a la Comision se lo contaré en el mes de abril como todos los demás. Todo el mundo en el mes de abril presenta su programa de estabilidad y su plan de reformas. Pero esto se lo contaré en abril como todos los demás´, explicó. En definitiva, muchos internautas entienden que Rajoy se ha adelantado a Bruselas y ha sabido `mover ficha´ antes que ellos para que, una vez planteado ante Europa el escenario probable, ésta tenga que asumirlo tal y como lo ha planteado el Gobierno español.  Sólo falta que la respuesta europea sea en positivo. 

Así, aunque los internautas aplaudieron a Rajoy, no dejaron de lado las consecuencias que podrían tener sus palabras en cuanto a las relaciones de España con sus socios europeos. Plantar cara a Europa puede no ser tan buena idea si la consecuencia es que Rajoy corra `la misma suerte que Berlusconi´. Algunos lectores calificaron la actitud de Rajoy como `prepotente´y `creída´. Para este sector, la idea más inteligente es justo la contraria: `no lo digáis, eso se lo calla uno y, cuando llega el momento -enero de 2013-, se dice´, mientras durante el ejercicio se intenta ajustar lo máximo posible. España `lo lleva claro´ a partir de ahora porque desde este momento `nos van a tener bajo constante vigilancia´, y lo malo es que `lo pagaremos los de siempre´. 

En todo caso, los lectores también se plantearon hasta qué punto es lógico apostar por esa reducción radical del déficit, que inevitablemente implica recesión. En este sentido, el problema `no es si hay déficit o no´, sino que `lo único que se le ocurre a los políticos es la ya cansina austeridad´. Para algunos lectores, sería muchísimo mejor tener aun más déficit y endeudarse más si con ello se sientan las bases de la recuperación. `No se trata de gastar menos sino de gastar mejor. Pero ni con la austeridad ni con el despilfarro se va a salir de la crisis, sino todo lo contrario´. Además, los lectores defendieron la austeridad no como táctica, sino como `un comportamiento ético constante´.

UN OBJETIVO COMPLICADO

Los internautas también recordaron que alcanzar la meta del 5,8 sigue siendo un objetivo muy ambicioso, a pesar de suponer una rebaja sustancial. Atendiendo a las palabras de Rajoy, el déficit público ya se ha reducido un 1,5 por ciento gracias a las medidas del pasado mes de diciembre, pero sigue faltando un recorte adicional del 1,2 por ciento aproximadamente, teniendo en cuenta que el déficit de 2011 fue del 8,51. Ello se traduce en 10.000 o 15.000 millones de euros. 

Por tanto, la cuestión es cómo será posible acercarse a esa cifra. Los lectores hicieron referencia al silencio que mantiene Rajoy sobre este punto: no hay pista alguna del líder del Ejecutivo y ello hace temer lo peor, como ya ocurriera en diciembre. En todo caso, está claro que las medidas llegarán después de las elecciones andaluzas. Entre los futuros sacrificios que traerá el Ejecutivo, los internautas dieron por hecho una más que probable subida del IVA para después de marzo, además de retoques en otros impuestos y, por último, recortes estructurales que, precisamente, deberían ser la prioridad del Ejecutivo. Los grandes tijeretazos, al contrario de lo que debería ser, se aplicarán a la sanidad y la educación, según auguraron los lectores. Algo a lo que la opinión pública se opone tajantemente. 

La reducción del déficit tiene que pasar necesariamente por una reducción del peso del sector público y, por tanto, no puede basarse en un simple aumento de ingresos por la vía recaudatoria. En este marco, para los lectores resulta evidente que no se puede rebajar el déficit en cuatro puntos en un solo año, porque ello significará `más paro y más deficiencias en el sistema público´, por lo que la decisión de Rajoy supone dar la cara por los ciudadanos. Sin embargo, no hay que perder de vista que seguir aumentando la presión fiscal no hará bien a la economía, por lo que se pidió explotar de una vez las otras vías que ofrece el sector público. Aunque `nadie quiere pagar más impuestos´ o `que se hagan recortes´, la única forma de contar con el apoyo popular con respecto a la subida de impuestos de diciembre –y una eventual nueva- es que ello vaya acompañado de medidas de reducción del gasto. 

Además, entre las ventajas de reducir el gasto, se señaló que `si el dinero se ahorra haciendo más eficiente la administración o evitando duplicidades, es un ahorro neto y muy positivo´, mientras que  si proviene de un recuento masivo de inversión o una bajada masiva de sueldos del funcionariado, `es dinero que se está quitando al mercado´, y `le estaremos quitando a la vez dinero a bares, hoteles, papelerías, supermercados... En definitiva, donde iba a parar es dinero ya que no se va a gastar en otra cosa, sino que no se va a gastar´.

 

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...