edición: 2597 , Viernes, 16 noviembre 2018
10/04/2014
Recorte del gasto público

Los internautas apoyan las medidas propuestas por el FMI para salir de la crisis

La opinión pública exige la reforma de las administraciones públicas y pide no tocar el gasto en educación y sanidad
ICNr

El Fondo Monetario Internacional (FMI) puso ayer sobre la mesa sus planes para España: menos gasto social y rebaja salarial para las administraciones públicas. La idea es seguir por la senda de la consolidación fiscal de manera `firme y gradual´ y, tal y como señalaron los internautas, poco queda que exigir al sector privado en un momento en que la presión sobre empresas y trabajadores se encuentra a niveles máximos. A juicio de los ciudadanos, muy mal se encuentra el panorama para que la institución que regenta Christine Lagarde decida poner el acento en las taras de la Administración. El toque de atención en este sentido llega ya desde tantos frentes distintos que al Ejecutivo no le queda más remedio que dejar de posponer lo inevitable, y la opinión pública exige que la reforma no se quede en un mero lavado de cara, como ya ha ocurrido en otras ocasiones durante la presente legislatura. 

Los principios inspiradores para este retoque deben ser, según el informe `Fiscal Monitor´ del FMI, la sostenibilidad y la igualdad. En la presentación de la nueva edición del documento, el director interino del Departamento de Asuntos Fiscales del FMI, Sanjeev Gupta, fue muy claro al apuntar que hasta 2013 casi la mitad del ajuste vino del lado de los ingresos, `bastante más de lo que se pretendía inicialmente´, mientras que todo parece indicar que las economías avanzadas están actualmente adoptando medidas del lado del gasto.

Además, la institución señala que para lograr la sostenibilidad de las finanzas públicas es necesario tomar `decisiones difíciles´ tanto en el lado de los gastos como de los ingresos. `Si bien la reforma del sistema impositivo puede contribuir a elevar el crecimiento potencial al eliminar distorsiones, es esencial introducir reformas del lado del gasto para mejorar la prestación de servicios públicos´, advierte. Eso sí, el Fondo reconoce que `no será una tarea fácil´, ya que a medida que aumenta la riqueza de un país se incrementa la demanda de bienes y servicios públicos, así como su coste. Esto, sumado al impacto del envejecimiento de la población, intensificará las presiones sobre el gasto público en el futuro.

Con todo, los internautas se tomaron las palabras del FMI como un verdadero rapapolvo a la gestión del Gobierno, que lleva años posponiendo la inevitable reforma de las administraciones y que no ha sabido acotar el gasto público en las partidas que debería. Los lectores fueron menos duros que de costumbre con el órgano internacional, tal vez porque, por una vez, sus propuestas coinciden con las ciudadanas. O lo que es lo mismo, la situación del gasto público en España debe ser extremadamente alarmante para que incluso desde una institución `al servicio de la banca y del capitalismo´ se ponga el acento en este problema. 

Para los internautas, la lectura básica del estudio es que el Gobierno se ha pasado de la raya en el ajuste del gasto, incluso a ojos del FMI, y se trata de una acusación muy grave teniendo en cuenta que las medidas que la institución viene exigiendo siempre se han visto como extremistas por parte de la opinión pública. Es más, los ciudadanos tienen claro que, si hay reforma del gasto, ésta se instrumentará de la forma menos ajustada a sus intereses. `Está claro que el Gobierno recortará prestaciones por desempleo, asistencia sanitaria y todo lo que pueda para que la Administración gigantesca quede como está´, sentenció un lector. 

La opinión pública dio su aprobación a ciertas propuestas del FMI, como el establecimiento de institucones que promuevan el control del gasto. Eso sí, siempre que éstas sean instituciones eficientes e independientes, y no simples excusas para seguir engordando lo público con nulo efecto positivo en el gasto. En otras palabras, no debe caerse en `poner el lobo a vigilar las ovejas´. También tuvo buena acogida la propuesta de mejorar la eficiencia, prestando al mismo tiempo la debida atención a la equidad. 

Con todo, a muchos internautas no les gusta la idea de que el FMI se centre en el salario de los trabajadores del sector público. O, más concretamente, se trata de desglosar esta masa para identificar a quienes cobran sueldos exorbitantes de quienes perciben salarios muy básicos. Sobre todo, se hizo hincapié en la necesidad de implantar una mayor eficiencia, y ello pasa por lograr que en la Administración se trabaje más y mejor, y que los sueldos percibidos se correspondan con la utilidad de ese desempeño. En este contexto, hay puestos que sencillamente deberían desaparecer, otros que deberían crearse para dar apoyo en ciertos sectores, y muchos sueldos que deberían `bajar de las nubes´. 

Las partidas de sanidad y educación también salieron a relucir en el debate de ayer. El FMI instó en su informe a determinar `cautelosamente´ las prioridades para lograr que los sistemas públicos de pensiones y de la salud sean sostenibles a largo plazo. Esto pasa por elevar la edad de jubilación y ajustar las cotizaciones y las prestaciones, así como por una mayor competencia y una mejor regulación en la sanidad pública. Además, reclama una mejor eficiencia del gasto en educación, para lo que es `crucial´ limitar el crecimiento del gasto por alumno, por ejemplo modificando el tamaño de las clases y racionalizando el gasto en salarios en el área de la educación. Además, ve necesario aumentar la inversión pública o la mayor participación del sector privado.

Este último punto generó no pocas críticas entre los internautas: `Pero ¿estos saben lo que es dar clase a alumnos de infantil? Tengo 28 este año... y eso es una locura. La educación, por mucho que nos esforcemos, no podemos hacerla igual que hace unos años. Cada día peor´, aseguró un internauta. `O sea, meter 50 alumnos por aula para que no se enteren de nada y profesores submileuristas, ¿no? Y mientras tanto fraude fiscal a manta, y cientos de miles de políticos y sindicalistas impunes y aforados viviendo del cuento como dios a costa de nuestros impuestos´. Lo mismo se aplica a la sanidad. Si bien los lectores están convencidos de que sobran muchísimos funcionarios, cuando se trata de temas de salud la única opción posible es `no recortar nada´. `No es cuestion de izquierda o derecha, es cuestion de sentido común y supervivencia´, aseguró un lector.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...