edición: 2515 , Lunes, 23 julio 2018
05/12/2014
Tras el informe ordenado por la Audiencia Nacional

Los internautas cargan contra Bankia y el Gobierno por permitir a la entidad salir a bolsa sin reflejar una imagen contable real

El peritaje ordenado por la Audiencia Nacional pone en entredicho el papel de los directivos de la entidad
Rodrigo Rato
ICNr

La salida a bolsa de Bankia se convirtió ayer en una de las noticias más comentadas de la jornada, tras darse a conocer el informe de los peritos del Banco de España solicitado por el juez de la Audiencia Nacional, Fernando Andreu, sobre la entidad. El peritaje pone en entredicho el papel de los directivos de la entidad tanto en la época de Rodrigo Rato como en la de José Ignacio Gorigolzarri, quien presidente actualmente la entidad, cuestionando también el papel desempeñado por su antiguo auditor, la consultora Deloitte. La noticia desencadenó toda clase de comentarios en contra del sistema financiero y de su relación con el poder Ejecutivo por parte de los internautas, cansados de convertirse en los pagadores de la crisis por culpa de los desmanes y la `vista gorda´ de las instituciones públicas encargadas de velar por los intereses de los ciudadanos.

Los medios recogieron cómo el informe asegura con contundencia que `las cuentas anuales de 2011 individuales y consolidadas de Bankia y BFA, que se reformularon respectivamente el 25 y el 28 de mayo, no expresaban la imagen fiel de estas entidades debido a la existencia de ajustes de importancia material no contabilizados´, en referencia a las cuentas formuladas en su día por Rodrigo Rato. Es más, el texto de los peritos independientes del Banco de España cuestiona también los cambios realizados por Goirigolzarri, al frente de la entidad a día de hoy. En concreto, el informe señala que la reformulación hecha en mayo de 2012 `no cumple la normativa del Banco de España debido a la existencia de errores contables´, referidos básica a los créditos inmobiliarios. 

La documentación que analizaron los peritos desvela, en definitiva, `discrepancias que prueban retrasos en el reconocimiento contable del deterioro´ de la entidad, de forma que, según las conclusiones del texto de los expertos, `los administradores y directivos del grupo tenían capacidad y experiencia para interpretar los datos y extraer conclusiones sobre el deterioro de los activos inmobiliarios´. De hecho, el informe insiste en que `si alguien podía conocer el deterioro de los activos inmobiliarios, eran los empleados de Bankia, que llevaban décadas gestionando préstamos a promotores e hipotecas a particulares´.

En concreto, la contabilización definitiva de la combinación de negocios tras la fusión de cajas que dio lugar a que Bankia reconociera deterioros por activos por 3.931 millones de euros, de los que 498 millones fueron por Banco de Valencia, 1.747 millones por inversión crediticia y 1.686 millones por activos adjudicados. El informe fija que había unos riesgos procedentes de Caja Madrid que contaban con toda la información necesaria, `por lo que no se entiende la falta de registro de su deterioro´. Sin embargo, el texto recoge también que había otros con origen en las entidades restantes que conformaron Bankia, de los que se alega falta de información, `aunque lo cierto es que trataba de riesgos antiguos repetidamente auditados´.

Todo ello tiene mucho que ver con el precio de la salida a bolsa de la entidad: en este sentido, el informe asegura que la fijación del mismo `no fue un modelo de concurrencia, pues se realizó en base a las ofertas realizadas por 29 grupos económicos, algunos incluso con relaciones de dependencia respecto al grupo BFA´. Sobre este punto, los expertos del supervisor han detectado `compras inexplicables, realizadas por acreditados (inversores) con riesgos refinanciados, y retrasos generalizados en el pago de sus cuentas´. De hecho, según los medios, llama la atención que hubiera ventas por parte de estos inversores inmediatamente después del debut bursátil, lo cual `pone en duda el interés real´ de éstos. 

De este modo, el precio fijado –que asciende a 3,75 euros por acción- que suponía un descuento sobre el valor contable del 74 por ciento, `volvió inviable a BFA, al romper el grupo fiscal y dañar la recuperabilidad de sus cuantiosos activos fiscales y al causar una gran pérdida del valor de su participación en Bankia, en perjuicio de sus accionistas y acreedores, principalmente los tenedores de obligaciones suboordinadas y participaciones preferentes, así como el propio Frob´. El resultado es bien conocido: en 2013, tras la nacionalización de la entidad, todos estos inversores perdieron gran parte del dinero desembolsado en la compra de estos productos.

ROMPER LAS NORMAS PARA `GANAR DINERO´

Los internautas se enfrentaron a la noticia clave de la jornada de ayer sin mostrar excesiva sorpresa por la conclusión de la auditoría externa, aunque sí con la indignación propia de quienes se sienten ninguneados por las instituciones públicas y privadas. Se acusa al Gobierno –y no sólo al actual- de permitir que `los que te venden confianza ganen dinero rompiendo las normas´, una práctica que no es debidamente acotada por las instituciones públicas pertinentes, como el Banco de España o la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). 

Así, según aseguró la opinión pública, la disyuntiva que existe entre los intereses privados y públicos ha generado una desconfianza latente entre el propio interés marcado de las entidades regidas e intervenidas por el Estado. Así, se habría producido una `atracción distraída del interés público hacia Bankia, empresa privada obligada a ser auditada, `y más cuando dicha entidad estaba pendiente de su salida a bolsa´, teniendo en cuenta las repercusiones que dicho movimiento llevaba implícito para todos sus inversores y pequeños contribuyentes. En definitiva, la ansiedad por una rentabilidad esperada, sobre expectativas futuras de fondos, `hacen replantearlos los dictámenes propios del funcionamiento económico y de las reglas que rigen la inversión en bolsa´, tal y como aseguró un lector. 

Otros fueron más duros y aseguraron que `vivimos en una continua estafa, y parece que a nadie parece importarle´, aludiendo a cómo los poderes públicos hacen la `vista gorda´ ante este tipo de problemas.
`Estos son los banqueros españoles, tutelados y auspiciados por los políticos corruptos´, aseguró un lector. Así, se acusó al Ejecutivo de permitir que se `coloque´ al frente de entidades públicas a los `peores´ para tales cargos. `El que coloca a los presidentes en Bankia se está luciendo: Blesa, Rato y Goiri, menudo trio calavera´, criticó un lector. 

Además, se generaron críticas hacia Deloitte, sin que se entienda que la entidad siga `teniendo licencia como auditor tras los ya muchos escándalos de este tipo´. `Está claro que no audita realmente: se limita a hacer informes a la carta según convenga a quien le paga. En otros países ya estaría fulminado, pero en España se ve que es normal´, criticó un internauta. Otros aseguraron que `es increíble que se siga permitiendo a Deloitte operar en nuestro país´.

`Se requieren castigos ejemplares para tratar de recuperar la confianza en la función del auditor, ahora ya muy desacreditado por la desvergüenza de gente muy poco profesional, presuntamente fiada en la gran influencia de los directivos de las firmas a ser auditadas.

Porque además, lo de Deloitte con Bankia, no es un caso aislado y sería interesante que, aprovechando que hay una OPA en curso, se auditaran a fondo, por una firma independiente, las cuentes de Deoleo, donde hay presuntas inconsistencias palpables´, apuntó un lector.

En cualquier caso, los lectores recordaron que no existe novedad, por mucho que la prensa haya confirmado las sospechas. `Esto ya estaba aclarado: ahora que no hay problema, repetimos:

Blesa montó el chiringuito, liberó productos tóxicos, dio creditos sin aval; e incluso a amigos, sin fin lucrativo, ni responsabilidad. Rato no le quedó más remedio que tirarse a la emisión en Bolsa, el BdE advirtió que estaban en mala situación, pero les siguió apoyando, la CNMV en un alarde de valentía ignoró los peligros y dejo que Caja Madrid informara mal, que crearan balances falseados, todo ello por Deloitte.

 ¿Y ahora...? ¿Qué es lo que no entiende el BdE?´, resumió un internauta. 

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...