edición: 2763 , Jueves, 18 julio 2019
21/03/2012
De Guindos presiona al sector

Los internautas creen que dejar de repartir dividendos de la banca no ayudará a reactivar el flujo de crédito

De Guindos presiona al sector para que recorte el reparto o lo elimine por completo, con el fin de que las entidades concedan más préstamos
La opinión pública, al contrario, cree que el accionista no debe pagar los platos rotos, y aclara que la banca no necesita tal medida para repartir dinero
ICNr

Repartir menos dividendos -o suprimir el reparto- para dar más crédito. Esa es la receta defendida ayer por el ministro de Economía, Luis De Guindos para reactivar la economía reestableciendo el flujo del dinero, algo de lo que se beneficiará un maltrecho tejido empresarial y unos ciudadanos que ven cómo los requisitos para obtener un préstamo se han vuelto exponencialmente más estrictos a raíz de la crisis. Al parecer, el responsable de Economía está presionando a la banca para que ponga en marcha esta práctica, aunque la idea no está cuajando entre las entidades, como tampoco lo hace entre los lectores: los internautas creen que el reparto de beneficios no tiene que ver con la concesión de crédito y que, además, `no tiene sentido no repartir dividendo para aumentar el capital para dar crédito que puede aumentar la morosidad´.

Las consecuencias previstas son varias: bajada en bolsa, huida de inversores y caída de la confianza. Pero, sobre todo, aún dejando de repartir dividendos, la falta de demanda solvente de crédito evitará que aumente la oferta por parte de la banca, como también lo hará la propia situación de recesión. En este sentido, los internautas aportaron al análisis las últimas cifras de morosidad. Según los datos de créditos dudosos a enero de 2011 del Banco de España, mientras que la tasa de impagos en hipotecas se situaba en diciembre en el 2,7 por ciento, la de créditos en promotores alcanzaba con un 20,9 por ciento la cifra más elevada de toda su historia. Lo peor son las previsiones: el ratio de créditos impagados continuará subiendo durante todo el primer semestre.

A pesar de ello, el Gobierno recuerda que, al menos, las entidades que han recibido ayuda pública están obligadas en cierta medida a controlar el reparto de dividendos, ya que el reglamento del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob) recoge que para poder acogerse al régimen de ayudas los bancos `deben comprometerse a no repartir dividendos por encima del 30 por ciento del beneficio o en el caso de las cajas de ahorros no acordar dotaciones a la obra social que excedan dicho porcentaje salvo en lo que sea necesario para cumplir con los compromisos adquiridos u obligaciones contraídas´.

Los lectores, en sentido contrario, apuntaron que los accionistas no tienen culpa de nada como para que les toque `pagar los platos rotos´, y que no se justifica de ningún modo que se pida repartir menos entre ellos. `¿Que culpa tenemos ahora los accionistas para que este buen señor pida la rebaja de dividendos y nos toque a nosotros pagar el mochuelo? ¿Qué es mejor, que saquemos todo el dinero de los bancos y lo metamos debajo del colchón?´, comentó un internauta. En esta misma línea, los internautas -especialmente los inversores- consideraron que el crédito `no tiene nada que ver´ con los dividendos. `Las entidades no dan crédito por que no les da la gana´, y tampoco tiene sentido `no repartir dividendo para aumentar el capital, para dar crédito que puede aumentar la morosidad´. Por ello, aunque es claro que los bancos deben conceder préstamos, también lo es que `lo pueden hacer ya´. `Sólo tienen que dejar de comprar bonos del Estado´, que, por otra parte, deberían adquirirse en mayor medida por inversores extranjeros.

En definitiva, no tiene sentido que obtenga préstamos `una familia que tiene dos coches a crédito y que siguen pagando, una vivienda cuya hipoteca tiene ya un valor nominal superior al de la vivienda´; o `una empresa, con una caída brutal de las ventas, consecuencia de las subidas de IVA y los impuestos que afectan a familias y consumidores, líneas de crédito en estado de morosidad, y junto con un aumento de los costes debido a la depreciación del euro que está acometiendo el BCE´. No se entiende que el banco opte por conceder dinero a personas `con solvencia cero´ y, a la vez, reducir el dividendo `al inversor que está sosteniendo la poca viabilidad de ese banco´. De ahí que las propuestas de De Guindos se consideraran `tan peregrinas e injustas que nos se las cree ni él mismo´.

Como alternativa, muchos lectores pidieron que, en lugar de rebajar el dividendo a los accionistas, `se bajen el sueldo los directivos de la banca´. Y es que no se trata sólo de grandes inversores, sino también de personas que realizan pequeñas inversiones, y que perderían la oportunidad de rentabilizarlas cuando el problema no es propio. `¿Qué culpa tengo yo, que los pocos ahorros que tengo están invertidos en bolsa (riesgo), como para que me rebajen el dividendo?´, comentó un internauta.

La opinión pública recordó que dividendos son parte de los beneficios que se reparten entre los accionistas y que, como tales, `si un banco como, por ejemplo, Santander, no retribuye a los accionistas, esas acciones dejan de tener sentido´. `La cotización se hundirá, sí o sí´, se comentó en la red. Del mismo modo, no parece adecuado que un político tenga que presionar a los bancos: `¿No tendría que ser el Gobernador del Banco de España el que hiciera esa recomendación?´

AYUDAR A LAS PYMES

Del lado de los consumidores, este criterio fue muy matizado. Si bien es cierto que el accionista no tiene el deber de cargar con culpas ajenas, también lo es que la banca debería tener cierta responsabilidad hacia las personas a las que ha perjudicado con su gestión. `Los bancos nos han hundido y ahora no ayudan ni a las familias ni a las empresas, pero se les sigue inyectando dinero para sanearlos´, criticó un lector.

La opinión pública no considera justo que las mismas entidades bancarias que `se excedieron a la hora de conceder hipotecas´y a las que se ha prestado dinero para sanear sus balances, ahora decidan `no prestar dinero´. Se denunció que la falta de crédito actual es la antítesis de la situación anterior, en la que se `inflaron los precios de los pisos en las tasaciones y al pedir el crédito te lo daban al 100 por cien, más un extra para para comprarte el Audi y pagar el convite de la boda´.  `Ahora pides un crédito cualquiera y te dicen que no´. Eso sí, `si compras uno de sus pisos, entonces sí que te vuelven a inflar la tasación y te dan el 100 por cien´. En definitiva, `siguen con la misma burbuja, pero para sus pisitos´.

Del lado empresarial, es claro que la necesidad de crédito es más que urgente. No sólo no es posible mantener la viabilidad e muchas pymes ya existentes, sino que la creación de otras nuevas se hace muy difícil, a lo que se suma la cantidad de dinero que hay que desembolsar en impuestos para lanzarse a la aventura empresarial. Por eso, se pidió trabajar menos en el déficit y más en ayudar a las empresas, porque `no hay quien monte un negocio´.
En todo caso, resultará inútil que el responsable de Economía intente pedir, aconsejar o presionar a la banca. El camino es otro: `hay que exigirles, controlarles y poner normas para que cumplan con el Fisco, para que aporten a la sociedad y para que no evadan capitales´. Sin sanciones y penas no habrá efectividad alguna, ya que no se puede `pedir moralidad a quien no la tiene´.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...