edición: 2575 , Martes, 16 octubre 2018
13/01/2015
El gasto en paro cae a mínimos

Los internautas critican la falta de respuesta del Gobierno para los parados de larga duración sin prestación alguna

El pasado año se gastaron unos 24.700 millones de euros, el dato más bajo en seis ejercicios, según los medios
La caída del desempleo pero, sobre todo, el aumento de los desempleados sin derecho a subsidio, provocan la rebaja
ICNr
El gasto en prestaciones por desempleo se convirtió ayer en tema de debate para la opinión pública, tras darse a conocer que éste rondará en 2014 los 25.000 millones de euros. Se trata de datos que llegan hasta noviembre y que indican la existencia de un coste de más de 22.000 millones, de forma que, en caso de que se mantenga el mismo gasto mensual, el balance total del pasado año supondrá el desembolso de unos 24.700 millones de euros. ¿Se trata de una cifra elevada? Según las cifras no; es el dato más bajo en seis años, lo que demuestra, a juicio de la opinión pública, y teniendo en cuenta que el nivel de paro sigue intacto, que sigue aumentando exponencialmente el número de desempleados sin derecho a ayuda.
Según un análisis publicado ayer en la web de elEconomista, desde 2009 se han necesitado cada año unos 30.000 millones de euros (algunos incluso más) para pagar los subsidios a los desempleados. La situación cambia en el pasado ejercicio, aunque, como buena noticia, de los 29.727 millones de euros que se habían presupuestado para 2014 sobrarán unos 5.000 que se podrán dedicar a otras partidas sin que ello se note en el objetivo de déficit público.

Eso sí, a los internautas no se les escapa la lógica por la que se produce ese `ahorro´ en la prestación: si en los años anteriores el Gobierno había tenido que ampliar créditos para hacer frente al gasto en prestaciones por desempleo, ahora la caída de beneficiarios –junto con un ligero descenso de número de parados, -253.627 en el año 2014- contribuye al descenso del gasto, pero dejando sin prestación a cada vez más desempleados de larga duración. Así, según la misma información, al cierre de noviembre de 2014 había 2,46 millones de receptores de prestaciones, es decir, 280.576 menos que en diciembre de 2013. Por tanto, al menos 27.000 personas han dejado de percibir el subsidio sin haberse desapuntado del paro.

Otro síntoma de esta tendencia es que la tasa de cobertura de los subsidios por desempleo ha bajado a mínimos de una década. De este modo, a finales de noviembre, sólo el 57,8 por ciento de los parados recibía una prestación, dejando fuera a casi 2 millones de parados. Hace un año, el nivel era del 61,4 por ciento. A ello se suma que estas prestaciones son más bajas en este momento: de media, cada parado recibe ahora 802 euros mensuales, un 6,79 por ciento menos que hace un año y un 11,5 por ciento menos que en 2012. En 2008, al inicio de la crisis, cada parado cobraba de media 1.033 euros al mes, un 29 por ciento más que ahora.

Los propios medios recuerdan las causas de esta caída: de un lado, el hecho de que el Gobierno ha reducido el importe de la prestación a partir del sexto mes en paro; y de otro, el agotamiento de las prestaciones contributivas por el desempleo de larga duración: sólo en 2014, más de 240.000 personas dejaron de recibir este tipo de prestación. Frente a ello, los subsidios no contributivos (más bajos por ser para cubrir las necesidades básicas de los parados) superaban los 1,2 millones, aunque han bajado en 70.000 sólo el pasado ejercicio.

UN PROBLEMA QUE DURARÁ DÉCADAS

Los internautas son perfectamente conscientes de la gravedad de la situación, sin que haga falta información o estadística alguna que la confirme. Sin embargo, no por ello se dejó de comentar en la red los efectos catastróficos que esta realidad está teniendo para el país y para su desarrollo. Los lectores aseguran que gran parte de los parados lo están fuera de las listas del Inem, y apuntaron también hacia uno de los efectos indeseados pero comprensibles e inevitables en cualquier situación como la actual: la economía sumergida como única forma de supervivencia. De otro modo, `el país habría estallado en llamas´.

En cualquier caso, todo ello demuestra que el Estado del bienestar tal y como está diseñado no es más que `un negocio para los políticos, y una estafa que nos han estado inculcando desde hace décadas´. Sólo así se explica que el Ejecutivo no haga un esfuerzo mayor por ayudar a los ciudadanos. En este punto, la comparación con el rescate financiero y demás gastos `superfluos´ y evitables salió a relucir en los comentarios de los lectores. No sienta bien que se opte por proteger al sector privado por encima de las personas que, al fin y al cabo, se encuentran en una situación altamente precaria.

De ahí que los ciudadanos justifiquen, por pura inacción del Estado, toda clase de fraudes a pequeña escala. Por ejemplo, no pagar impuestos, no declarar actividades, e incluso el abuso de la escasa estructura pública que, según los ciudadanos, existe en el país. Todo para buscar la protección que el Gobierno deberá brindar, justo donde éste no cumple con su función.

Tampoco faltaron comentarios degradantes hacia la posición de las personas más necesitadas: `Me gustaría saber a santo de qué hay que regalar dinero a gente que ni trabaja ni hace nada, mientras tanto a otros nos fríen a impuestos´, criticó un lector. En cualquier caso, la respuesta fue contundente: `¿Y a santo de qué viene la compensación por el Castor -1.350 millones-, el déficit de tarifa a empresas que obtienen beneficios para compensar un coste desconocido, la deuda militar por tanques enormes que no sirven para la orografía española o las autopistas de peaje a ningún sitio o a sitios donde ya hay autovías gratuitas? Tienes razón; cuánto dinero a gente que nos toca las partes pudendas y qué poco para garantizar una vida digna y decente a tus vecinos…´, contestó un internauta.

`Es curioso, pero en un país que se gastó 810 millones en sostener televisiones públicas para el autobombo del partido de turno, en que las autonomías nos cuestan 89.000 millones año desde el inicio de la crisis -más que el rescate bancario-, en que se sostienen 6000 empresas públicas deficitarias repletas de políticos familiares y amigos… el paro lo cotizamos nosotros con nuestras nóminas y el Gobierno sólo tiene la visión de recortar en desempleo porque lo otro es sagrado´, resumió un lector. Por ello, los internautas acusaron al PPSOE de haber `destrozado España´. `Nos habéis arruinado a la mayoría de los ciudadanos y aún pensáis en por qué vamos a votar a Podemos o a Ciudadanos? Se os termina el chollo´, sentenció un lector.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...