edición: 2578 , Viernes, 19 octubre 2018
20/07/2015
En respuesta a los últimos datos de Hacienda

Los internautas critican que las Administraciones sigan creando empleo público a pesar del enorme nivel de gasto

Se reclama más eficiencia y menos puestos de trabajo para asimilar la situación de lo público a la de lo privado
ICNr
El número de empleados del sector público viene siendo desde que arrancó la crisis uno de esos temas clave en los que la opinión pública se vuelca siempre que tiene ocasión. Es el resultado de la ineficiencia que los ciudadanos observan en la forma en que se gestiona el gasto en personal –y el gasto en general- en el ámbito de la Administración. Sobre ello se habló este fin de semana a raíz de los últimos datos del Ministerio de Hacienda sobre el número de personas que prestan servicios para las distintas capas de lo público.
Según las cifras más recientes aportadas por el Ministerio que dirige Cristóbal Montoro, el número de efectivos al servicio de las administraciones públicas se situaba a 1 de enero de 2015 en 2.544.804 personas, lo que supone el quinto año consecutivo de pérdida de empleo público. En concreto, al inicio de 2015 había 6.319 personas al servicio de las administraciones públicas menos que un año antes.

Desde que comenzaron los recortes de empleo público en el año 2010, el personal se ha reducido un 5,16 por ciento –una cifra que los internautas consideran ridícula comparándola con la del sector privado-, contabilizándose un total de 153.824 trabajadores menos en el conjunto de los cinco ejercicios. Con la última reducción, el nivel de empleo público se ha reducido al nivel más bajo desde el año 2007.

Además, si se compara con datos anteriores, el crecimiento del personal de las administraciones públicas es innegable. Entre 2002 y 2015, el empleo público ha aumentado más de un 10 por ciento, es decir, ha crecido en unos 240.000 puestos. Hasta 2010, el sector público engordó en casi medio millón de personas para luego bajar en más de 150.000 en los cinco años posteriores.

En cuanto a la administración que experimentó un mayor ajuste en estos cinco años, se trató de la administración local, que perdió 80.000 efectivos, por los 66.000 de las comunidades autónomas y los 55.000 de la Administración General del Estado. Estos datos contrastan con los más de 46.000 puestos creados en estos años en las Universidades públicas en este mismo periodo.

En términos relativos, la administración local se quedó sin el 10 por ciento de sus efectivos a lo largo de estos años, mientras que la administración del Estado ha perdido un 9,5 por ciento de sus empleados. En el caso de las comunidades autónomas, el ajuste ha sido menor, del 4,3 por ciento en concreto, a pesar de que habían aumentado su plantilla en más de un 22 por ciento en la década anterior.
De todos los sectores administrativos, el de las diputaciones provinciales es el que más ha reducido el empleo, con más de un 20 por ciento de recorte entre 2010 y 2015.

‘SOBRAN LA MITAD’

La lectura de estos datos que lleva a cabo la opinión pública es casi unánime: sobran puestos de trabajo en las distintas Administraciones, falta eficiencia en todas ellas, y sus sueldos son, en relación a sus funciones, desorbitados e irreales si se los compara con los que se pueden ver –más a raíz de la reforma laboral- en el sector privado. Se trata de una opinión estable en el tiempo, muy asentada y fundamentada en pilares estadísticos. Más aún cuando se constata que, momentos antes de las pasadas elecciones de mayo, los distintos niveles de Administración pública se lanzaron a la contratación de personal para ‘desinflar’ las cifras del paro, a pesar del elevadísimo nivel de gasto público que soportan.

Los internautas ironizaron, en este sentido, haciendo referencia a lo que llamaron el ‘holocausto funcionarial’, y aseguraron que de la noticia se desprende claramente que “hay tantos empleados públicos como había en plena burbuja y encima hay que subirles el sueldo”. Se censuró que “se nos quite el dinero para mantener a toda esa gente”, lo que dificulta “invertir y producir” al resto.

La falta de eficiencia fue otro de los puntos que salió a relucir en el debate generado este fin de semana: “Yo no sé si sobran la mitad o faltan, yo no sé si cobran poco o mucho... Lo que quisiera es que se rigieran por los mismos criterios que en el sector privado: si son más productivos, que cobren más; si son más vagos, a la calle”, sentenció un lector. Y es que, tal y como comentó un lector, “sin una dinámica de mercado en el sector público, el país no puede funcionar bien”. “España es casi de los únicos países del mundo donde los funcionarios son de por vida y, por ejemplo, los maestros cobran el doble en relación al PIB/capita que en Dinamarca o Finlandia, pero con resultados el doble de malos: eso no puede ser”, sentenció un lector. “Que me expliquen a mí por qué en la privada viven de lo que producen y los de la pública viven de quitarle a los de la privada la mitad de lo que producen en impuestos”, apuntó otro lector.

Además, en un análisis más exhaustivo, los lectores se centraron en que del los datos de Hacienda se desprende que cerca de un 15 por ciento de las personas que trabajan en España lo hacen para las administraciones públicas. “En mi opinión, no debería de pasar de ahí. Y debería establecerse por ley que nunca debería sobrepasar el 15 por ciento de la población ocupada en España, por lo que si la población ocupada en España baja, automáticamente debería bajar también el número de funcionarios hasta cumplir la regla”, propuso un lector. Otro aseguró que, en la misma línea que muchos lectores, que “en los países más desarrollados hay muy pocos funcionarios y cobran menos que en la privada”.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...