edición: 2349 , Miércoles, 22 noviembre 2017
24/05/2011
DIARIO DE LAS REDES SOCIALES

Los internautas esperan un aumento de la confianza en la economía española a raíz de la victoria popular

El PP deberá colaborar con el Ejecutivo socialista para acabar con el inmovilismo
Sigue el debate sobre la vivienda: “el alquiler es más rentable que la compra”
ICNr

La amplia victoria obtenida por el PP tras los comicios municipales y autonómicos del pasado domingo y el augurio de la obtención de un resultado similar en las próximas elecciones generales ha dividido a la opinión pública entre aquellos que ven la llegada de los populares como la “salvación” que necesitaba España y los que creen que una gestión “a la valenciana”, extendida a la práctica totalidad del territorio nacional, nos llevará a la ruina. Se duda que los populares vayan a mostrar el necesario colaboracionismo con el Ejecutivo central para solucionar la crisis, y se teme a la vez la recuperación de políticas poco sociales en torno a asuntos como la vivienda –de momento, ya adelantó Rajoy que en el futuro propondrá el retorno de la deducción por adquisición de vivienda habitual-. La rotunda victoria popular ha traído, para unos, el aire de confianza que necesitaba el país, y para otros, el miedo a una política que alimente los efectos de la burbuja inmobiliaria.

Posiciones enfrentadas las que afectan al líder de la oposición, que algunos definen como “un buen tecnócrata” que “conoce las tripas del Estado, de la Administración autonómica”, y que “es diligente y dispone de capacidad suficiente para gobernar desde la razón y el sentido común”, mientras para otros todas las promesas que ha suscrito el líder de los populares “no podrán ser cumplidas”, ya que “no sólo no se creará empleo, sino que van a recortar las pocas ayudas sociales que quedan”, tal y como denuncia un lector de elEconomista, que asegura que “el PP llevará a España a la bancarrota”.  Las opiniones se encuentran muy divididas, aunque predomina la idea de que, en el plano económico, la derecha resulta más eficaz que la izquierda. De ahí que una de las grandes propuestas del día sea el adelanto de la próxima cita electoral en las generales.
 
De lo que no cabe duda es de la necesidad de una reacción rápida por parte de ambas fuerzas. El pesimismo social con respecto al panorama económico es cada vez más acusado y se percibe que la situación económica de España no acaba de mejorar, al menos para los internautas, y ello a pesar de que desde fuera siguen llegando análisis que insisten en que la situación nacional no es, ni de lejos, tan delicada como lo es la de Grecia, Irlanda o Portugal. En este sentido, el Nobel de Economía Paul Krugman lanzó ayer un mensaje de alivio al sostener que, mientras en el caso de los tres países rescatados, es claro que “no pueden ni podrán pagar sus deudas en su totalidad”, para España sí que será factible. Sus declaraciones, publicadas por el NY Times, fueron recogida por agencias y medios económicos aunque, lejos de inspirar optimismo, las palabras de Krugman –como casi todas las que vienen desde fuera- provocaron el escepticismo de los internautas.

Parece que las voces externas no son conscientes del carácter español, y de la falta de eficiencia de los trabajadores nacionales y de nuestro sistema económico en general. “Krugman: te equivocas. España está en quiebra y te invito que te des una vuelta por ella”, declara un lector de la noticia. Es ese el espíritu que se desprende de los comentarios de muchos lectores, que asumen que no se podrá hacer frente a la deuda contraída a menos que se cree, de entrada, una necesaria colaboración entre izquierda y derecha, erradicando el debate de las culpas e instaurando una serie de medidas urgentes. Entre ellas, acabar en la medida de lo posible con el peso del regionalismo. “Hay más partidos regionalistas que empresas privadas”, denuncia un internauta. “Si tuviéramos un Gobierno centralista como el francés, que unificará criterios a lo mejor…” Pero, de fondo, se sigue hablando del carácter español como la gran tara del sistema. Una condición que nos empuja a trabajar peor, a exigir peor nuestros derechos, y a elegir peor a nuestros gobernantes.
 
Los más optimistas, por su parte, confían en el cumplimiento español, pero se preguntan a qué precio y, sobre todo, por qué tienen que ser los ciudadanos los que carguen con el peso del gasto público y de la falta de actuación del Gobierno. “El PIB crecerá”, afirma un internauta, pero para ello se pasará por un aumento “del IBI, del IVA, del IRPF…”, y vendrá, además, la temida “bajada de sueldos de administraciones generalizada (central, autonómicas y municipales)” y la “disminución imparable de la protección social”. En resumen, “lo dicho, vamos a pagar, pero pasando las de Caín”.
 
Habrá que ver, además, “si las autonomías del PP colaborarán con el Gobierno central para reducir el déficit presupuestario en España, una de las medidas clave para dar mayor confianza a los inversores internacionales”, apunta un comentario en el foro de Expansión. En este sentido, hay quien habla incluso de “vergüenza” de pertenecer a España, un país “tan dividido”. “Le decimos a los políticos, y nosotros somos su fiel reflejo. En vez de luchar todos por la misma causa nos dedicamos a culpar, descalificar y hacer hipótesis estúpidas sobre quién hubiese gestionado mejor esto”, denuncia un lector entre el cruce de argumentos del foro.
De momento, en Grecia ya se ha decidido tramitar de forma urgente nuevos recortes en los sueldos de los funcionarios públicos y en las pensiones, y, además, se habla de un necesario aumento de los impuestos y de la privatización de empresas estatales, con el fin de seguir recibiendo ayuda externa. La comparación es inevitable y son muchos los lectores que aseguran que seremos los siguientes en adoptar medidas similares si se quiere reducir el déficit que nos pesa. “Aquí ya están tardando en bajarlos también”, pronostica un internauta haciendo referencia a los salarios públicos. A los países deudores les toca “otra de recortes y subida de impuestos”. Y “no hay otra solución”.
 
¿INVERTIR EN VIVIENDA? “EL ALQUILER ES LA OPCIÓN MÁS RENTABLE”
 
El debate sobre la vivienda sigue abierto. Familias que pagan por sus casas más de lo que valen actualmente, personas que a duras penas pueden hacer frente al pago de una inversión de la que no podrán obtener rentabilidad alguna y bajo el riesgo de sufrir una ejecución hipotecaria y quedarse sin vivienda y con una deuda que saldar… ¿Realmente es rentable comprar vivienda? Desde distintos foros se confía cada vez más en el alquiler como fórmula y se empieza a desterrar la idea de que para tenerlo todo, hay que tener casa propia.
 
“Alquilar es mucho más rentable que comprar, lo que pasa es que siempre nos han vendido que alquilar es tirar el dinero, y es al contrario”. Sobre todo cuando se trata de personas jóvenes que no tienen planes de quedarse en el mismo lugar de forma indefinida. Las cosas han cambiado y arriesgarse a comprar una vivienda, expuesta a los vaivenes de valor del mercado inmobiliario, comienza a no merecer la pena para la opinión pública, especialmente cuando sus propietarios podrían dejar de vivir en ella en un plazo relativamente corto de tiempo. ¿Qué pasa entonces si el inmueble se ha devaluado y no se puede recuperar lo invertido? Además, el factor “esclavitud” es un gran “contra” a la hora de hacer balance en la toma de decisión. Partir de la base de que siempre se va a tener la posibilidad de hacer frente al pago de la hipoteca resulta demasiado arriesgado, especialmente teniendo en cuenta el contexto de crisis actual. Por eso, es mejor curarse en salud. “Al que compraba por hipoteca… ¿Tendrá siempre trabajo o si no puede pagar, se convertirá en un esclavo del banco para el resto de su vida?”
 
En este sentido, “Comprar (con una hipoteca) para invertir sí que es tirar el dinero y no hacer números”, denuncia un internauta en la web de elEconomista que, a raíz de una noticia que recoge las opiniones del columnista de Reuters John Wasik sobre la decisión de comprar una casa, explica que el alquiler es hasta tres veces más rentable. “Si necesitas y quieres una, no hay nada malo en ello. Pero si aún piensas que es una inversión que se revalorizará sí o sí, estás haciendo la apuesta perdedora", recoge el comentario de Wasik. Un punto de vista que suscribe la práctica mayoría de los comentarios. O, al menos, si se espera que la casa se revalorice pronto: “No esperes venderlo por el doble ni en dos ni en diez ni en quince años”, y “si lo pagas con hipoteca, acabarás desembolsando el triple de lo que vale, pero ¿valdrá el triple entonces?”. Además, está la inflación, los intereses, el IBI, las derramas, la previsible bajada del precio de la vivienda… “Si los pisos no bajaran y siempre se revalorizaran… Pero evidentemente no es así”. En definitiva, la receta del éxito es no comprar: “alquilar, financieramente, sale mejor”. Eso sí, “a no ser que compres al contado”.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...