edición: 2363 , Miércoles, 13 diciembre 2017
24/03/2014
Fallece el artífice de la transición

Los internautas hacen balance de la democracia en su adiós a Adolfo Suárez

La opinión pública alaba la figura del ex presidente y reivindica la vuelta a la política `con mayúsculas´
La voluntad de escucha y diálogo de Suárez se convierten en paradigma de las carencias actuales de la democracia
ICNr

El fallecimiento de Adolfo Suárez, primer presidente de la democracia actual y uno de los principales artífices de la Transición, se convirtió en la noticia más comentada de la jornada de ayer. La web se convirtió no sólo en foro para dar el último adiós al expresidente, sino en punto de encuentro para hacer balance de los logros –o la falta de ellos- alcanzados desde la llegada del actual sistema de Estado de Derecho. Los internautas se preguntaron hasta qué punto la ejemplaridad que en su día mostró Suárez ha encontrado un testigo digno en sus sucesores, y la idea generalizada de la opinión pública es que el espíritu de diálogo y acercamiento que caracteriza su figura ha quedado muy atrás en las últimas décadas. En resumidas cuentas, la democracia tal y como hoy se desarrolla se ha convertido en un `sucedáneo´ de lo que aspiraba a ser.

El desenlace de ayer puso punto y final a dos jornadas en las que los medios se volcaron en recordar la labor de Suárez durante la transición a la democracia. De ahí que la importancia de su legado estuviera especialmente presente durante todo el fin de semana en los comentarios de los lectores. El expresidente falleció a los 81 años en la clínica Cemtro de Madrid, donde permanecía ingresado desde el pasado lunes a causa de una infección respiratoria que derivó en neumonía. La noticia llegó de la mano del portavoz de la familia Suárez, Fermín Urbiola, quien anunció a las 15.12 horas del domingo a los medios de comunicación en el exterior de la clínica el fallecimiento del expresidente. `Vengo a comunicaros, por expreso deseo de la familia, que Adolfo Suárez González ha fallecido. Muchas gracias por todo vuestro cariño de parte de la familia´, señaló Urbiola a los periodistas.

Desde ese momento, el despliegue mediático se convirtió en plataforma para volver la vista atrás y recordar los orígenes del sistema en el que se desenvuelve la vida política a día de hoy, pero también para mostrar un cierto sentimiento de vergüenza hacia cómo se han desarrollado los acontecimientos hasta llegar a la situación que hoy vive el país. Son pocos años y mucho el deterioro que los internautas advierten. En resumidas cuentas, da tiempo `en una vida´ para asistir al nacimiento y a la decadencia de un sistema en el que se puso toda la ilusión y determinación hace pocas décadas. 

Es precisamente ese espíritu de superación el que, para los ciudadanos, ha perdido vigencia a día de hoy, por mucho que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, asegurara justo lo contrario en sus palabras de ayer en recuerdo al expresidente. Los internautas vieron en esta declaración una apuesta arriesgada de Rajoy, a quien no se identifica precisamente como figura política a la altura de Suárez o de las circunstancias en las que le ha tocado gobernar. La falta de comunicación entre los distintos partidos y la ausencia casi total de voluntad de consenso convierten, a juicio de los lectores, a la mayor parte de los actores de la política actual en figuras indignas para ostentar la calidad de sucesores de esos años de la política con mayúsculas. Más si cabe en el caso de los líderes de PP y PSOE, a los que se acusa de actuar como freno al desarrollo. 

Se echa de menos un proyecto común en España, la idea de unidad a la que hicieron referencia tanto el Rey Juan Carlos como el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, así como muchos de los políticos y personalidades que dedicaron ayer sus reacciones al fallecimiento de Suárez. Una idea de unidad en la que, sin embargo, no se trabaja con la determinación, la humildad y el esfuerzo que corresponde. Pero, por encima de todo, falta el diálogo, la escucha, la voluntad de ceder parte del ideario propio para alcanzar un punto en común que, en definitiva, recoja no la voluntad de un solo bando, sino un punto intermedio donde todas las partes pierdan un poco pero ninguna deje de verse representada. El `no ganar nadie para poder ganar todos´. Se trata, en definitiva, de la `política con mayúsculas´, algo que los internautas consideran `muerto´. 

Estar a la altura de su ejemplo, como pidió ayer el vicesecretario de Estudios y Programas del PP, Esteban González Pons, se convierte así en una tarea complicada. Pero para los internautas, la pérdida debe servir `precisamente para no olvidar´. La pregunta, para muchos lectores, es si la sociedad estaba realmente preparada para un cambio sin retorno hacia la etapa democrática, tal y como Suárez entendió y defendió en su día. Por ende, los internautas se preguntan si hay vuelta atrás en el proceso de deterioro -que nadie pone en duda- que el sistema ha experimentado desde el inicio de su andadura. En muchos casos la respuesta es negativa y pesimista de cara al futuro. 

La soberanía del pueblo y el ejercicio de voto como condiciones irrenunciables para el proceso democrático, convertidas en logros indiscutibles de la transición, parecen no haber recibido los honores que cabría esperar, o lo que es lo mismo, la sociedad en su conjunto –los propios ciudadanos también se culpan por su desidia-  no ha estado a la altura de las circunstancias. Del lado de los ciudadanos, se critica la falta de transparencia absoluta como fórmula de gobierno, tal y como defendió en su día Suárez. Pero los lectores también se reprocharon a sí mismos haber abandonado  su papel activo en el sistema y no haber sabido ejercer el control necesario hacia el poder. En definitiva, haber confundido concordia con conformismo y abandonado la construcción de una democracia aún inacabada antes de tiempo. Tal y como resumió un lector, el problema `no es sólo lo que pierde España, sino lo que no genera´,  y ello es fruto del esfuerzo de representantes y representados.

De otro lado, las palabras de alabanza al expresidente se convirtieron en reflejo de las carencias de la clase política actual: de Suárez se ha destacado en los últimos días su inteligencia, su valentía, su humildad y su prudencia. También su entrega incondicional y su constancia, su sobriedad y discreción. La determinación de sus ideas y su capacidad para sacrificar lo accesorio para alcanzar el gran objetivo. Lo que viene después es la `involución democrática de sus herederos´, con `ningún político de su talla a la vista´, tal y como repitieron muchos ciudadanos. La clave, para los lectores, es simple: `Yo me quedo con la distinción que hacía entre adversarios y enemigos, en cómo insistía en que en democracia hay adversarios, pero no enemigos´, aseguró un lector. Tal posición parte del respeto al que piensa distinto, de una posición de igualdad frente a la otra parte, y abarca también una voluntad de escucha al pueblo que, para la opinión pública, es quizás la gran asignatura pendiente de la democracia de hoy.

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...