edición: 2615 , Jueves, 13 diciembre 2018
16/07/2014
Tras la elección de Pedro Sánchez

Los internautas ven insuficientes las apuestas fiscales del nuevo PSOE y piden un giro `a la izquierda de su izquierda´

La opinión pública echa en falta una vía intermedia entre el bipartidismo `lobbista´ y las nuevas fuerzas como Podemos
La formación que lidera Pedro Sánchez trae, según los lectores, `más de lo mismo´: alzas fiscales y silencio ante los problemas de gasto público
ICNr

Llegan aires de cambio al Partido Socialista y, con ellos, nuevas apuestas fiscales con el fin de impulsar el desarrollo económico del país. La reciente elección de Pedro Sánchez como secretario general del PSOE tiene también una lectura en clave económica que los medios no han tardado en desglosar: impulsar una mayor progresividad fiscal para que paguen más quienes más tienen, subir la imposición sobre el consumo para pagar el Estado de Bienestar, abaratar la contratación para crear empleo y devaluar el euro son algunas de las principales propuestas económicas que defenderá el partido para posicionarse como alternativa al Partido Popular y, de paso, al reto de partidos de izquierdas que comienzan a comerle terreno peligrosamente.

La premisa del PSOE es realidad frente utopía; medidas económicas viables frente a populismo. Es la fórmula escogida para posicionarse fuera del escenario que dibujan formaciones como Podemos. Sin embargo, algunos de los planes del nuevo PSOE no suenan del todo `socialistas´ a la opinión pública, y ello puede restarle, según aseguran los internautas, muchos puntos a la formación de cara a los próximos comicios.

Para los internautas, el partido no habría entendido la clave del problema, que no es otro que la necesidad de posicionarse más a la izquierda de `su´ izquierda. `Un poco mas de lo mismo... Veo que seguirá con la línea turbia del antecesor, el señor Rubalcaba. No me inspira ninguna seguridad y creo que es una cara nueva con cascabel viejo...´, sentenció, por ejemplo, un lector. Ese giro a la izquierda se perfila como la única forma de desmarcarse de ese bloque político `lobbista´ y opuesto a los intereses ciudadanos del que el PSOE forma parte, junto con el Partido Popular. Y es que el conglomerado que forman PPSOE se ha convertido, en los últimos años, en sinónimo de políticas a espaldas de los ciudadanos, y esa idea es difícil de romper si se proponen medidas tan impopulares como nuevas alzas en la imposición indirecta.

Precisamente esta receta fue una de las más criticadas ayer por los internautas, cansados de repetir que cualquier subida del IVA o similar no hará sino lastrar el consumo y, con ello, el crecimiento del país. Al contrario, la idea inicial de los asesores económicos del secretario general es que hay margen para subir el IVA, especialmente en los tipos reducidos, lo que redundaría en un aumento de recaudación necesaria para garantizar unos ingresos públicos suficientes para invertir y garantizar el Estado de Bienestar.

El nuevo PSOE también defiende, en su cruzada por elaborar un programa económico alternativo al de PP, sólido, creíble, y que le diferencie de IU y de Podemos, una mayor progresividad del sistema fiscal que haga pagar más a las rentas más altas. Además, se propone subir los impuestos especiales sobre el tabaco y el alcohol de alta graduación, y en materia de fraude fiscal, el partido pretende poner el foco en los grandes evasores, a través de una nueva Oficina Antifraude, dependiente del Ministerio de Hacienda, que mejore la lucha contra la economía sumergida.

Por otro lado, y en materia de empleo, el PSOE de Pedro Sánchez está a favor poner el foco en el abaratamiento de la contratación –frente a la apuesta de los populares por los despidos de bajo coste-. Para ello, las pymes que contraten se beneficiarían de una bonificación del cien por cien de la cotización a la Seguridad Social el primer año, que se irá reduciendo progresivamente en años sucesivos. También hay propuestas en materia de modelo económico: el nuevo secretario general del PSOE es partidario de afrontar un proceso de reindustrialización del tejido productivo, con aspiraciones exportadoras. Además, defenderá en Europa que Bruselas apueste por políticas de inversión pública, ya que España no puede porque tiene casi el cien por cien del PIB en deuda pública. En palabras del propio Sánchez, `la austeridad es buena pero no la anemia en la que está Europa´. Eso sí, no hay ningún atisbo de defensa de medidas como el impago de la deuda pública, tal y como se defiende desde el frente de Podemos. Sobre políticas como ésta, Sánchez es tajante: `Los programas imposibles pueden quebrar la confianza y la expectativa de gente que de manera honesta confía en esas formaciones´.

De momento, sin embargo, el balance que extraen los ciudadanos de todas estas medidas no es del todo positivo, especialmente por el peso pesado de sus propuestas: una posible nueva subida de IVA. Este titular se convirtió inmediatamente en eje central de un programa económico que se ganó el rechazo de los comentaristas por suponer `más de lo mismo´. Sobre todo porque, entre otras cosas, no hay atisbo de propuestas relativas al gasto público, principal pata del problema de déficit de las cuentas del país según la opinión de los internautas.

Seguir aumentando impuestos, especialmente cuando se trata de los indirectos, sin atender a la política de gasto, es uno de los errores más censurados por los ciudadanos cuando se trata de valorar la política fiscal de los dos grandes partidos políticos del país. Es, para los lectores, uno de los grandes motivos por los que se exige un cambio de tornas en el mundo político, con el fin de `meter mano´ a una inmensa red de clientelismo y despilfarro en la que ninguno de `los grandes´ quiere meter la tijera. `Si no hay nada de recortar políticos, no hay nada nuevo, así que votaremos a Podemos´, sentenció un lector.

Y es que para los lectores es evidente que no se está haciendo lo que se debe el materia fiscal y, en lugar de atacar los problemas más complejos y profundos, se va `maquillando´ la situación y pasando la patata caliente al siguiente en ocupar el poder. Bastaría, por tanto, con proponer una reforma global del sistema que tocara tanto ingresos como gastos, por compleja que esta sea, para que los grandes partidos recuperaran parte de la confianza perdida. Todo lo demás resulta, para los lectores, sencillamente insuficiente, e implica necesariamente una falta de voluntad de escuchar las necesidades de la sociedad. Es esta realidad la que justifica y explica las tendencias que unos llaman `radicales´ por `bolivarianas´ y que otros simplemente consideran naturales teniendo en cuenta que partidos como el PSOE no ofrecen el camino intermedio que imploran los ciudadanos. 

Mientras, quienes demandan esas propuestas políticas de `sentido común´ muestran su lado más pesimista y aseguran que España, en resumidas cuentas, está `muerta´. `Les auguro largos años en la oposición si este es el ideario que piensan seguir. La eterna cantinela de la progresividad fiscal, como si ésta no existiese ya. Aumentar el IVA, lo que nos faltaba. Pagar más el que más tiene, yo pensé que pagaba más el que más ganaba. Devaluar el euro, ni caso le van a hacer. En fin, un conjunto de medidas inoperantes y que nos hundirán más en la inseguridad jurídica que padecemos en el tema fiscal que cambia cada tres por cuatro. De la reforma de la Administración y de la estructura política del país nada de nada´, resumió un lector.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...