edición: 2613 , Martes, 11 diciembre 2018
30/03/2011
EL DEDO DE MADOZ

Los inversores extranjeros desconfían del déficit de capital de las cajas

"De acuerdo con un informe del Banco de España de diciembre las cajas deberían constituir provisiones con cargo a su patrimonio por 26.000 millones"
"Esas son las provisiones, y en qué momento se aflorarán esas pérdidas, y qué va a ocurrir con el capital cuando lo hagan"
Carlos Schwartz

La solicitud de recursos frescos de las cajas de ahorros al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) comunicada al Banco de España el lunes 28 de marzo por importe de 6.500 millones de euros ha causado sorpresa entre los analistas de los fondos de inversión y ‘hedge funds’ extranjeros que tienen la vista puesta en la oportunidad de negocio que las necesidades de capital de las cajas de ahorros puede llegar a suponer. “De acuerdo con un informe del Banco de España de diciembre pasado las cajas de ahorros deberían constituir provisiones con cargo a su patrimonio por 26.000 millones de euros”, señalaba una fuente de un fondo de inversión que analiza la posibilidad de inversión en España. La pregunta era: “Esas son las provisiones, y en qué momento se aflorarán esas pérdidas, y qué va a ocurrir con el capital cuando lo hagan”. “La cifra solicitada choca por su pequeñez comparada con las previsiones tanto de fuentes privadas como de fuentes públicas”, comentaba otro inversor potencial. Los analistas de esos fondos consideran varios escenarios para la baja demanda.

Pero lo cierto es que sospechan que las cifras requeridas se han achatado sobre la base de incluir en el capital “principal” tanto las peticiones hechas al FROB -que alcanzaban a 10.581 millones de euros ya el año pasado para ocho de los trece procesos de fusión- como los ajustes positivos por valoración de activos financieros disponibles para la venta que formen parte del patrimonio neto y el aplazamiento de las pérdidas, estimadas precisamente en 26.000 millones de euros y dotadas, pero que sólo serán contabilizadas dentro de los Sistemas Integrados de Protección para poder generar las consiguientes plusvalías fiscales. ¿Cuánto de todo esto es realmente capital básico? y no principal según la terminología del Ministerio de Economía, está por verse. En definitiva lo que cuenta en este sentido es lo que piensen los potenciales inversores. No parece que los malabares contables les hayan convencido.

Más allá de que la baja petición de recursos supone la salida al mercado de aquí a septiembre para buscar los 8.700 millones de euros que faltarían de acuerdo con las previsiones del Banco de España en su evaluación después de analizar los recursos propios del sector. Dentro de lo que sí se ha pedido destacan los 2.785 millones de Banco Base, cuando inicialmente las previsiones de sus necesidades mínimas eran de 1.447 millones de euros. Fuentes del sector señalan al respecto que las previsiones en demasía tienen que ver con pérdidas recientemente afloradas por la Caja de Ahorros del Mediterráneo. La petición habría sido definida como excesiva por la CAM que está reconsiderando si mantener la fusión en marcha con Cajastur, a la vista de que una presencia mayoritaria del estado en el capital del SIP puede suponer un ajuste de cuentas en el consejo con una salida por la puerta pequeña de muchos de los cargos políticos. Si la CAM finalmente rompe con Banco Base la única lectura posible de semejante paso es meramente política.

Como no deja de ser política la estrategia de Economía con su real decreto ley 2/2011 de reforzamiento del sistema financiero. Ahora la hipótesis que maneja Economía es que la existencia de una mayor estabilidad en los mercados de deuda soberana y el hecho de que España se ha despegado del pelotón de los “países periféricos” verbigracia Grecia, Irlanda, Portugal, se allanará el camino a la búsqueda de capital de las entidades de crédito necesitadas. Es un efecto cruzado. Se exige un nivel de capital “principal” por encima de los requisitos de Basilea III del 8% y del 10% según los casos, aunque se deja en la sombra que la definición que se hace de capital permite incluir partidas que no son estrictamente capital. Por ejemplo las ayudas del FROB que se pagan a razón de un interés mínimo del 7,75% anual. La medida se vende a los mercados internacionales con gran despliegue de medios. A su turno los mercados alivian la presión sobre la deuda soberana española. Satisfacción en la Moncloa. Mientras se sigue el pulso político con la mirada puesta en unas elecciones anticipadas que se desencadenarían en octubre próximo. Como es lógico estos encajes son viables de momento, y mientras no estalle alguna bomba de relojería como una necesidad de rescate de Portugal. Aprovechando este hueco entre las nubes, las cajas buscan capital con preferencia entre grupos inversores que no aspiren a un control de la gestión, para evitar las sacudidas en los consejos de administración. Lo cual quiere decir que, de encontrarlo, lo harán entre aquellos inversores oportunistas que esperan una alta rentabilidad en el corto plazo, ofertando por lo tanto a la baja.

Las opciones de capital de largo plazo, con naturaleza de alianza estratégica, se buscan entre aliados locales con los cuáles se puedan pactar las condiciones de supervivencia de los órganos rectores de las entidades. De esta naturaleza es la negociación en curso entre Caja Madrid y Mapfre para que esta última tome un 4% del capital del SIP denominado Bankia. Esta es en el fondo además una pequeña batalla solapada entre Bancaja y Caja Madrid, ya que si es cierto lo que ha anunciado la dirección general de seguros, que no se podrá tener acuerdos con más de una aseguradora para comercializar productos entre la clientela de una entidad de crédito, la aseguradora británica Aviva que tiene un contrato con Bancaja podría quedar fuera del negocio. Aunque claro, puede que Aviva se decida a hacer una oferta mejor que la de Mapfre. O que al final ese supuesto de que sólo habrá una aseguradora por entidad no se tenga efecto.

Así las cosas, algunas entidades con déficit de capital piden recursos al estado para subsanarlo. Este les da el dinero, a un coste bien es cierto que muy alto. Pero a cambio no pide la destitución de los gestores que han llevado a las entidades de crédito a esas situaciones límite. Todo parece indicar por lo tanto que de un lado como del otro los gestores seguirán en sus puestos. Mucho se ha hablado desde octubre de 2008 del riesgo moral que implican las ayudas sin contrapartidas serias en la gestión de las entidades asistidas. Hemos visto como en el Reino Unido se han repartido bonos entre los ejecutivos de entidades nacionalizadas. También está expuesto a la luz como los gestores de los bancos que se escondían de las candilejas cuando arreciaba la tormenta salen hoy a la palestra a decir que basta de estigmatizarlos. Entre tanto el FMI señala que la recuperación económica en curso no es la que la economía mundial necesitaba. Que se ha vuelto a las andadas y que el curso de esa recuperación es insostenible porque una vez más se basa en la especulación. Habrá que esperar. En seis meses sabremos si se ha llegado a buen puerto.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...