edición: 3049 , Viernes, 18 septiembre 2020
22/10/2012
La mayoría del PP en Galicia no logra enmascarar la radicalización en la cita electoral
Rajoy y Feijóo, triunfadores en Galicia

Los inversores internacionales que dieron una tregua al Gobierno se impacientan ante la falta de progreso

Si el Gobierno olvida al empresariado soliviantado por sus políticas, si hace caso omiso de los problemas de liquidez de la banca, puede naufragar en su éxito gallego
Carlos Schwartz

“El Gobierno español deberá anunciar a muy corto plazo cómo va a resolver las necesidades de capital de la banca ahora que ha quedado claro que la variante de una inyección directa de la Unión Europea (UE) no es viable”, señaló una fuente del departamento de análisis de un fondo de inversión de alto riesgo con sede en Londres refiriéndose al desenlace del Consejo Europeo del pasado viernes. La fuente calificó además las cifras contenidas en el informe de la consultora Oliver Wyman (OW), anunciadas el pasado 28 de septiembre, como “poco creíbles”. Refiriéndose a estas apuntó que lo que no encajaba en las revisiones de los analistas independientes es como con pérdidas estimadas del orden de los 270.000 millones de euros en el conjunto del sistema la cifra final de recapitalización sea de 59.300 millones de euros.

“Los factores que se detraen de las pérdidas globales son estimaciones que no cuadran con las nuestras ni con la de otros colegas”, señaló la fuente quien añadió: “Uno de ellos es la generación de beneficios del conjunto de la banca, en la que se incluye a BBVA y Santander, de 57.000 millones para los años 2012, 2013, y 2014, si se tiene en cuenta la más que probable reducción del beneficio en España y a nivel internacional incluido el de los grandes bancos”. Respecto de las cifras en el informe de OW la fuente apuntó que “el solo hecho de que se den por buenas las refinanciaciones en la cartera de créditos del conjunto de la banca indica que la valoración adolece de defectos graves”. El problema es que aunque al final se vuelque capital en las entidades que lo necesitan, todo parece indicar que serán apuntes contables. “Esto no va a resolver los problemas de capital, ni los problemas de liquidez, y no va a permitir que el ciclo del crédito se reanude”, de acuerdo con la fuente mencionada.

Mientras, lo que salta a la vista es que si la financiación para la banca sale de la UE, lo hará bajo la forma de un incremento de la deuda pública del Reino de España. No habrá recapitalización directa, lo único que puede haber es un compromiso específico del Gobierno con un memorando de entendimiento que fije las condiciones para la concesión de ese dinero. “No se logrará romper el vínculo entre la crisis bancaria y la deuda pública. Tampoco es claro el mecanismo al que se podría optar para apuntalar a la deuda soberana”, comentó la fuente. Esta señaló que “Ha habido una tregua. De acuerdo con nuestra información incluso la no innovación de Moody´s ha estado precedida de contactos entre la agencia y el Gobierno y este último ha logrado un compás de espera en vísperas de las elecciones del 21 de octubre... pero el Gobierno de acuerdo con esa información habría sugerido que existe ya un pacto para el rescate. Los inversores por lo tanto van a esperar pasos concretos”.

La fuente señala en este sentido que “un éxito electoral en Galicia no logra ocultar la creciente polarización política en el país. El Partido Socialista se difumina, y suben las corrientes nacionalistas y las formaciones a la izquierda del socialismo. En este contexto los inversores internacionales van a pedir respuestas a los problemas de fondo, y en ese sentido el Gobierno corre contra el reloj”. Respecto del “rescate virtual” que puso en circulación el propio ministro de Economía, Luis de Guindos, la semana pasada, una fuente próxima al Banco Central Europeo (BCE) señaló que: “Para el BCE el proceso por el cual se abocaría a adquirir deuda soberana de un país que lo solicite no es una cuestión para tomársela a la ligera. La afirmación de que España se encamina a un rescate virtual ha caído muy mal en el consejo ejecutivo del BCE”.

Uno de los debates de fondo dentro del banco emisor de la zona del euro es cómo los países deudores del eurosistema consolidan sus cuentas con el BCE, es decir cómo este último recupera el dinero que ha inyectado en las economías periféricas. El caso de España es especialmente significativo porque el volumen de dinero empeñado en mantener a flote a la economía española y los bancos del país supera los 400.000 millones de euros holgadamente. Una de las corrientes de opinión dentro de BCE es que no existe otra fórmula que un acuerdo para la compra de deuda pública española en los mercados primarios por parte del Mecanismo de Estabilidad Europeo (MEDE).

De acuerdo con esta posición España debería utilizar parte de los fondos obtenidos de la intervención del MEDE para ir cancelando las posiciones deudoras con el BCE. “Pero eso requeriría que hubiese acuerdo en torno a como debe actuar el MEDE, y se corre el riesgo de que el proceso se atasque, habida cuenta de que hasta diciembre no es de esperar ningún avance en este terreno”. Las grandes incógnitas de la economía española, la recapitalización de la banca y el pedido de rescate para el apoyo a la deuda soberana, hacen que el horizonte inmediato de la mayoría absoluta del Partido Popular en Galicia no sea fuerza suficiente para evitar tomar decisiones desde el punto de vista de los inversores extranjeros. El Gobierno ha gestionado y obtenido una tregua y ha vestido el escaparate de sus éxitos para arropar a su líder gallego. La apuesta le ha valido un respiro, pero ese es un respiro de puertas adentro. La tregua puede tocar a su fin en cualquier momento.

Entretanto, los resultados electorales en el País Vasco no pueden ser sorteados por el Gobierno con una mirada despectiva desde Galicia. Forman parte del cuadro de creciente polarización y radicalización. El quebradero de cabeza nacionalista no acaba aquí. Las elecciones al Parlament catalán el 25 de noviembre van a replantear la cuestión. Si el Gobierno olvida al empresariado, soliviantado por sus políticas, si hace caso omiso de los problemas de liquidez de la banca, si no da respuesta a las grandes interrogantes que tienen planteadas los inversores extranjeros, puede naufragar en su éxito gallego.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...