Los inversores limitan el impacto de la corrupción al
edición: 2532 , Miércoles, 15 agosto 2018
03/11/2014
Liquidez de los paraísos

Los inversores limitan el impacto de la corrupción al ámbito político

Los extranjeros no ven riesgos en los escándalos y centran sus inversiones en el sector bancario
Juan José González

Toda una paradoja la que se está presentando estos días en el ámbito financiero con dos protagonistas; el dinero y la corrupción o, dicho de otra forma; inversión y riesgo político. Éste ha sido tradicionalmente un terreno caracterizado por su influencia en el ánimo y en las decisiones de los inversores. Escándalos, corrupción, desorden social, han sido factores de inestabilidad para las inversiones, volatilidad que se reflejaba claramente en los mercados, en las cotizaciones. Sin embargo, algunos movimientos de capitales parecen indicar que los inversores, o han perdido el miedo a los riesgos políticos o bien, entienden que estos son más una oportunidad que una amenaza. Es lo que parecen indicar las inversiones que desde el verano pasado aumentan sus apuestas por Europa, a pesar de que se mantiene el conflicto en Ucrania, o como los episodios de la corrupción política en España. A pesar de uno y de otro, el dinero llega al continente y se inclina por el sector financiero.

Es, en todo caso, un nuevo escenario, un territorio en el que parecen ganar influencia nuevas variables, mientras pierden consideración otras tradicionales. Los inversores están haciendo caso omiso a los riesgos políticos, se puede interpretar que los mercados son ahora ajenos a los cambios políticos en Oriente Medio, no ven mayor peligro en la deriva de la crisis en Ucrania y, por tanto, están muy lejos de sentirme intimidados por los cambios regulatorios o por la presión creciente de las autoridades sobre los paraísos fiscales. En teoría, todos estos motivos serían suficientes para calificar una inversión de alto riesgo, o mercado a evitar, vender, salir o cambiar la cartera, y dirigir el dinero hacia otros mercados más estables y con menor incertidumbre.

El mercado español puede ilustrar en cierta medida este cambio de actitud o de consideración hacia los riesgos políticos. En los últimos meses la entrada de dinero en el mercado se ha desarrollado con total normalidad, no parece haber sufrido ningún impacto negativo y los inversores internacionales han seguido tomando posiciones en empresas cotizadas del Ibex y del Continuo. Entrada de capitales que no se ha visto frenada ni mermada por los recientes episodios de corrupción política, o, al menos, el impacto ha sido pequeño, imperceptible. Es probable que si los escándalos políticos estuvieran relacionados con cotizadas, la actividad inversora se habría resentido.

Por tanto, la contradicción entre el aumento de la inversión extranjera y el aumento también de la corrupción política, no parece que sea, en este caso, tan determinante como  lo fue en el pasado cuando a una situación de inestabilidad política, causa por corrupción, se correspondía con un efecto, la caída, o la huida, de la inversión. En el mercado, sin embargo, parece advertirse que pesa más la abundancia de liquidez y la necesidad de colocarla en un mercado con expectativas de futuro, que los eventuales riesgos por inestabilidad política o corrupción. Y en este sentido destacan algunas recomendaciones de casas de análisis que en los últimos meses recomiendan compras en el mercado español.

Los inversores extranjeros no sólo parecen sentirse ajenos a los riesgos políticos y escándalos de corrupción, sino que no consideran como riesgo el pulso independentista de Cataluña con el Estado central. Valoran en primer lugar, la recuperación de la economía, con crecimiento positivo frente a otras economías como la italiana, la francesa o la alemana, que en los próximos meses pueden estar en recesión. Por otra parte, la reestructuración del sector bancario ya ha comenzado a dar sus frutos y, más saneado, cerrará el presente ejercicio con una recuperación de los beneficios. El aprobado general al sector bancario español, certificado por la autoridad bancaria europea, es el mejor aval para los inversores extranjeros.

Pero no son únicamente motivos de confianza en la economía y en los balances saneados del sector bancario los impulsos que guían a los inversores. La abundante liquidez existente en el mercado no puede (no debe) permanecer por mucho tiempo en las tesorerías a la espera de oportunidades. Y las oportunidades parecen haber llegado, en parte como consecuencia de las expectativas de una Europa retrasada respecto a EE UU y Japón, lo que parece obligar a las autoridades de la Unión a tomar decisiones al respecto, como también de la presión creciente de la regulación fiscal que está obligando a los inversores a regularizar sus patrimonios y sacarlos a la luz, al mercado.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...