edición: 2328 , Lunes, 23 octubre 2017
07/10/2014
Cuestión de oportunidad

Los inversores valoran el escenario de un adelanto electoral

El Gobierno quiere evitar los efectos políticos de una posible nueva recesión en Europa
Juan José González

Los mercados se mueven a golpe de previsiones, posibles hipótesis y probables escenarios. Todo se combina con los datos reales y, como resultado, los inversores actúan conforme a expectativas y perspectivas. Es un juego de términos, precisamente, el que influye también en las decisiones del Gobierno. Y éste se encuentra ahora con un escenario complejo, muy volátil pero a la vez tentador para hacer apuestas económicas y políticas. El crecimiento de la economía europea, entendido este como la media de la Unión, confirma que avanza con lentitud, reflejo de la actuación de las autoridades en atajar algunos problemas como la inflación negativa, la circulación del dinero, etc. Un escenario que desde España no invita al optimismo porque en Europa están los clientes, la demanda, y esta no termina de arrancar. Pero el Gobierno estima que la posición de la economía española es comparativamente mejor que la de los socios europeos, que el ajuste ya está hecho y que ahora es cuestión de tiempo. El Presupuesto para el próximo año, es todo un indicador de las intenciones futuras del Ejecutivo, que ve cómo los próximos meses pueden ser vitales para decidir el adelanto electoral. Y todo ello sin perder de vista que la legislatura se agota.

Por agotado entiende el Gobierno que ha terminado la etapa de las reformas duras, que el ajuste en el empleo debe empezar a dar sus frutos una vez que las empresas cuentan con sus balances saneados. El Ejecutivo da por concluida la crisis (sólo a la espera de que comience a repuntar el empleo) y proclama la recuperación económica. En realidad, sólo se trata de un repunte de la actividad, quizás sesgada por el turismo de temporada y del sector agrícola el pasado septiembre. Difícilmente se pueden encontrar razones positivas más allá que las que apuntan las previsiones de crecimiento económico para el resto del ejercicio. Y en esta coyuntura es en la que el Ejecutivo español identifica una mejor posición comparativa frente al resto de economías europeas, inmersas en reformas y ajustes pendientes, caso de Francia e Italia. En situación similar se podría encontrar Alemania, cuyo crecimiento económico no parece que mantenga ritmos de antaño. Puede afirmarse que entre unos y otros, la tercera recesión económica estaría en su punto para ser bendecida allá por el mes de abril de 2015.

Ese será, probablemente, el escenario en el que se desarrollará la mayor actividad política española, que en esas fechas, segundo trimestre, ya estaría trabajando de lleno en las campañas electorales locales, autonómicas y generales. Pero estas últimas pueden cambiar de lugar en el calendario, responden a otra estrategia política y, por tanto, se puede mudar de espacio en el calendario electoral. El Gobierno busca aprovechar el ligero repunte de la actividad económica, donde el desempleo parece que comienza a dar señales de vida (aunque muy lejos de solucionar el trabajo de 4,4 millones de trabajadores). Se trataría de reafirmar la consolidación de la política de reformas emprendida por el Ejecutivo, y que tendría su consagración final en los Presupuestos Generales del Estado. Por tanto, el Ejecutivo estaría trabajando para evitar un (mayor) desgaste político para presentarse a los electores en los próximos meses con el activo de haber conseguido el crecimiento económico deseado. Difícilmente va a contar el Gobierno a corto plazo con mayor credibilidad.

Un sólo asunto parece poner en peligro el posible calendario electoral: la salida al pulso con Cataluña, algo que deberá esperar al 10 de noviembre, el día después de la fecha prevista para el referéndum independentista. Pero al margen de este asunto puntual, el Gobierno no cuenta con un calendario para llevar a cabo el cumplimiento de su programa electoral, y del que el cambio en el ministerio de Justicia de hace unos días es un ejemplo de las prisas por despejar el horizonte que dé paso a un adelanto electoral. Porque si el Ejecutivo dice haber cumplido con su objetivo principal, como era salir de la crisis y poner en marcha la recuperación de la economía, parece -según sus tesis- haberlo cumplido. Por tanto, pocas o ninguna tarea de alcance político considerable le quedarían al Gobierno de Mariano Rajoy, y las pendientes, se puede decir que ya pasarían a ser deberes para la próxima legislatura.

Además de las pistas que aportan el Presupuesto para 2015 y el horizonte de probable nueva recesión en Europa, y sus efectos claramente negativos para España, existe la convicción de que los partidos de la oposición también prisas. El partido socialista por consolidar la imagen y el discurso político de su nuevo líder. Unos y otros desean neutralizar al nuevo enemigo electoral (Podemos) que supone la nueva formación política que, a buen seguro les restará votos; a uno alejándole de la posibilidad de repetir mayoría absoluta y al segundo la de ser la segunda fuerza del arco parlamentario.

Prisas económicas y prisas políticas parecen llevar, irremediablemente, al Ejecutivo a valorar el adelanto electoral como un mal menor de un futuro en el que se prevé la pérdida de la mayoría absoluta. En el mismo escenario se encuentra el ambicioso calendario de salidas a bolsa de sociedades públicas, así como la resaca que se espera de las pruebas bancarias o los previsibles cambios empresariales en sectores como el financiero, las telecomunicaciones o el energético. No cabe duda del terremoto que supondría un adelanto electoral en estas condiciones, sobre todo si sale bien puede ser el revulsivo esperado para clarificar el futuro. En todo caso, no vendría mal un cambio.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...