edición: 2329 , Martes, 24 octubre 2017
11/10/2017
El Gobierno pelea por la nacionalidad

Los inversores vetan el liderazgo de ACS en una contraopa sobre Abertis

La constructora y un pool de fondos internacionales, la única alternativa sobre la mesa para frenar a Atlantia
Juan José González
Algunos de los fondos de inversión internacionales interesados en una contraopa sobre Abertis, no están de acuerdo en que sea ACS la sociedad que lidere el `pool´ de accionistas. En este punto, la contraopa de ACS por la española se antoja de difícil ejecución. Aunque la constructora cuenta con un plazo (a partir de hoy) de nueve días para alcanzar un acuerdo entre los inversores, todo parece jugar a favor de la italiana Atlantia cuyo folleto para la opa ya ha sido aprobado por la CNMV. El tercero en discordia (ACS) como sucede en muchas historias, juega un papel en este proceso de `delegado´ del Gobierno español. Se trataría de evitar que Abertis terminara por caer en manos de la italiana Atlantia. Al tratarse de un sector intensivo en capital, la operación implica números de once cifras, que obligan a formar grupos grandes de inversores. Pero, curiosamente, el inconveniente principal, habitual en este tipo de operaciones, no es el elevado volumen de dinero (entre 16.800 millones y 18.000 millones de euros) que deberían poner los potenciales interesados en hacerse con la española, dinero que ahora mismo trata de conseguir contra el reloj la constructora española, sino la composición del grupo inversor que pretende la constructora española. Tampoco ayudan los antecedentes empresariales entre España e Italia.
La historia de los negocios quiere que dos empresas vuelvan a coincidir en un cruce de caminos cuyos antecedentes se remontan a hace pocos años, cuando la española Abertis circulaba en dirección a la adquisición de la italiana Atlantia. Pero sucedió lo previsible: el Gobierno italiano se interpuso en el camino y sucedió lo mismo que cuando BBVA ultimaba la adquisición del BNL, o cuando Santander ansiaba lo mismo por Monte dei Paschi, o el intento de la teleco española para adquirir la teleco italiana. 

Todo indica que el mercado italiano se le resiste una y mil veces a los inversores españoles, al menos, si el objetivo es una gran compañía, sea de servicios o industrial o bien, tenga un carácter o no estratégico. Da igual, en el camino de las grandes operaciones corporativas siempre hay piedras y obstáculos, y generalmente del Gobierno de turno. Parece que, al tratarse de autopistas e infraestructuras viarias y demás, en este caso, Abertis y Atlantia, no estuvieron exentas de inconvenientes de libre circulación.

Y se repite la historia pero en sentido contrario; Atlantia pretende la adquisición de Abertis y el supervisor español de los mercados, la CNMV, le despeja el camino, aunque eso sí, bajo la persistente niebla creada por un Ejecutivo español (el ministerio de Fomento se resiste y duda de la legalidad de la opa de la italiana) partidario de un socio (o de condiciones) diferente al italiano. Una vez despejada la vía principal, la aprobación del folleto de opa de la italiana sobre la española, sólo cabe esperar que los plazos hagan el resto y Atlantia entre, al fin, en el garaje de Abertis. 

Desde el punto de vista político, no se espera que en esta ocasión se repitan los problemas que debió superar en su día la eléctrica italiana Enel para adquirir la española Endesa porque, entre otras diferencias, la posición en el accionariado de la española Abertis en la italiana (donde cuenta con una participación relevante) parece garantizar que la operación empresarial tiene otros objetivos bien distintos que en el caso de las eléctricas.

Lo que no resta para que las autoridades españolas, Gobierno y supervisor, sigan de cerca y sin perder de vista la evolución de la compañía española incluso cuando su control le corresponda a la italiana. Porque una descapitalización (vía política agresiva de dividendos) o deshacerse de algunas filiales tanto en el exterior como en el interior (Hispasat y Cellnex) para recuperar el dinero invertido, son dos de los riesgos a los que el Ejecutivo y la CNMV deberán estar atentos para evitar que la historia se repita. Ahora todo está pendiente de la `solución ACS´ que, aunque contestada como líder del pool de inversores internacionales, es la única alternativa posible para desbancar a los italianos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...