edición: 2351 , Viernes, 24 noviembre 2017
22/02/2012
Luz verde al segundo rescate

Los lectores piden que Grecia salga del euro y los inversores auguran que supondría la caída definitiva mundial

Los CDS que cubren una importante parte de la deuda griega generarían una crisis `peor que la de las subprime´ si el país llegara a quebrar
Los internautas censuran que se intente salvar a la banca pasando por alto los derechos de los ciudadanos y su soberanía
ICNr

La luz verde europea al segundo rescate griego centró ayer la atención de la opinión pública, aunque, a juzgar por sus comentarios, no queda claro si se trata de una buena o de una mala noticia. Los 130.000 millones que han evitado la inminente suspensión de pagos del país son, de antemano, insuficientes -ya se dice que se puede necesitar otra ayuda de 50.000 millones de euros en el futuro- pero, al menos de momento, la situación de la eurozona parece estable. Expertos y ciudadanos en general se lanzaron a comentar los pros y contras de ese empeño de la Eurozona por mantener a Grecia dentro de la moneda única, a pesar de las claras dificultades que atraviesa el país. Mientras el grueso de los lectores se decantó por dejar quebrar a Grecia -ya sea por el bien del país o por el de Europa-, los inversores están convencidos de que abandonar este empeño significaría una `caída definitiva mundial´ provocada por la activación de los CDS (Credit Default Swaps) que cubren una importante parte de la deuda griega, y cuyo volumen es `del tamaño del PIB mundial´.

Los analistas comentaron que, de la deuda total emitida por Grecia, gran parte pertenece a inversores extranjeros, y cerca del 30 por de ésta estaría cubierta por CDS. De esta posición en CDS, `más del 55 por ciento la tienen los americanos´. Por tanto, la clave no es que `toda Europa y EEUU estén en crisis por un país que sólo representa el 1 por ciento del PIB europeo´. La realidad es simplemente `tratar de hacer tiempo para desactivar las ejecuciones de los CDS, que básicamente explotarían en territorio americano, provocando una caída definitiva mundial´. En resumen: si Grecia decide unilateralmente la quita, se activan los CDS. Si es Europa quien condona una parte de la deuda, se desactivan. `Por eso Francia y Alemania están haciendo tiempo para decidir qué condonan sin que afecte a su banca privada´, mientras continúan con `su escenificación teatral, haciéndonos creer que tienen intención de rescatar a ese país´, según se comentó desde el blog de inversores Unience.

Así, Grecia no caerá pase lo que pase, porque la reacción en cadena que desencadenaría sería `muchísimo peor que la de las hipotecas subprime´. Por eso `Estados Unidos presiona a Europa, por eso se echaron a temblar cuando Papandreu dijo que iba a convocar un referéndum, y por eso se cambiaron a los políticos por tecnócratas´.

EL COSTE DEL RESCATE

Dejando a un lado las motivaciones europeas, la realidad es que por ahora Grecia se mantiene en pie, aunque a costa de perder nuevamente parte de su soberanía. Para el grueso de los ciudadanos, menos preocupados por el peso de productos financieros como los CDS -`siendo, como son, algo tan sumamente peligroso´- que por el bienestar de los ciudadanos griegos, resulta del todo censurable que el país deba aceptar condiciones como las impuestas desde Europa, que incluyen una misión permanente de la troika para vigilar las medidas y su implementación, así como nuevas reducciones estructurales del gasto por valor de 325 millones de euros en 2012.

De todos modos, no se trata de un acuerdo definitivo: Grecia va a someter a su Parlamento la legislación necesaria para el acuerdo antes del 15 de marzo y, a su vez, el FMI debe decidir por las mismas fechas la cuantía de su aportación al rescate. Del mismo modo, falta que los acreedores privados den su visto bueno a la quita a la que van a ser sometidos, y de la que se ha excluido a los acreedores oficiales, gobiernos europeos, BCE y FMI. En todo caso, lo importante es que con ello se evitará la `quiebra desordenada´, lo que salvará al euro, ya que `el contagio se extendería inmediatamente por toda la zona´. Sin embargo, los lectores también opinan que es pronto para pensar que la entrega de este segundo paquete de ayuda sea definitiva. `Ya veremos qué hacen los griegos con elecciones inmediatas, en qué queda el posible evento de crédito y el pago de los CDS. Demasiadas incógnitas´, comentó un lector. En todo caso, se trata de un `paso importante´.

Queda en las manos de Grecia, por tanto, la llave de la ayuda, que representa una cesión de derechos frente a Europa y más presión sobre los ciudadanos. En este sentido, algunos internautas defendieron la idea de que los habitantes del país heleno no son responsables del problema y, por tanto, deberían gozar de una mayor protección, se logre como se logre. Otros, más duros en su postura, asumen que la gestión griega ha dejado mucho que desear durante los últimos años -es `el país del fraude fiscal´- y que resulta inevitable que ahora se paguen las consecuencias. Pero lo que nadie pone en duda es que, justificado o no, el esfuerzo de la población del país será muy duro.

Grecia tiene en su agenda la complicada tarea de reducir su déficit del 160 al 120 por ciento, una meta que los ciudadanos ven muy lejos: `la cuestión es ¿cuándo? ¿a costa de qué? y ¿será con un Gobierno heleno u otro impuesto por la troika?´ Los internautas desearon `por el bien del pueblo griego´ que el Gobierno haga lo necesario para que el país crezca de forma sostenible, ya que es `la única forma posible que tienen de pagar sus deudas´. La cuestión está en si ello debe pasar o no por la salida del euro.

Así, el dilema griego se centra en si es preferible sufrir una larga depresión y diez años de deflación hasta que el país se sitúe al nivel de sus socios europeos, o si es mejor optar por la ruptura y salir de la eurozona cuanto antes. Por el momento, los ciudadanos griegos siguen optando por la primera opción, según recoge la prensa económica, aunque el peligro de una bancarrota siga latente, aunque ni siquiera una quita del 70 por ciento de la deuda de Grecia haría bajar por debajo del 129 por ciento su PIB en 2020. Por eso, gran parte de los ciudadanos opinan que la mejor salida es empezar desde cero y volver a la moneda nacional. Si el necesario crecimiento griego `implica una modificación de las condiciones de su deuda, o la salida del euro, esto no han de ser sino medios para alcanzar este fin´.

MENSAJES CONTRADICTORIOS

Los internautas también se preocuparon por las consecuencias que la situación griega pueda tener para el resto de Europa y para España. La segunda ayuda no tranquiliza, y los mensajes que se emiten desde la prensa son contradictorios, lo que no arroja luz sobre el futuro del país y de la eurozona. Mientras unos apuntan que la salida es imposible, otros hablan de una quiebra de facto en el país heleno que podría perjudicar a otros países.

La opinión pública recordó que ayer mismo The Telegraph aseguraba que el Ministerio de Finanzas de Alemania está impulsando activamente la salida del país helénico de la zona euro para cancelar la mayor parte de sus deudas, una medida que puede considerarse como un `incumplimiento´ en los mercados financieros. Desde el Wall Street Journal, por su parte, se ha comentado que Grecia no es un riesgo sistémico; y en El Mundo se ha dicho que el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, sugiere que Grecia es un caso perdido y que llevan tiempo listos para ayudarles en la reconstrucción de un sistema tributario eficiente, pero el gobierno griego no ha aceptado su invitación hasta la fecha. Pero, por encima de todo ello, haya o no salida, los lectores no confían en la seriedad del país a la hora de asumir sus compromisos y enfrentarse a sus problemas económicos.

La credibilidad de Grecia, por tanto, pende de un hilo a todos los niveles de opinión, aunque las duras declaraciones alemanas podrían ser un simple toque de atención al país. `No nos equivoquemos, Alemania y Francia saben que en el momento en que caiga un país se contagiaran no uno, sino varios más´. Algo que `por supuesto que les afecta´. Por ello, `las declaraciones que están haciendo con las posteriores presiones y exigencias son sólo para evitar perjudicarse más de la delicada situación´.

De otro lado, se recordó que cada vez son más los economistas que se suman a la tesis de que el rescate de Grecia es un error. `Hace unos días fueron miembros del Gobierno alemán, ayer el director del IFO, hoy un profesor de Hardvard... y los que se sumarán en los próximos días´. Y es que está claro que `no se salva a Grecia, sino que se ayuda a los bancos franceses y alemanes a costa de los griegos, y de todos los contribuyentes europeos´.

 

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...