edición: 2600 , Miércoles, 21 noviembre 2018
10/02/2016
banca 
Unicaja, Ibercaja y BMN

Los malos resultados y la caída de la Bolsa aceleran las fusiones de las excajas

Presión para reducir costes, ganar eficiencia, frenar la pérdida de rentabilidad y la caída de los márgenes
Juan José González
Los planes de salir a Bolsa de Unicaja, Ibercaja y BMN (sin olvidar la ampliación de Liberbank, que ya cotiza, y Kutxabank) se diluyen y desvanecen a medida que los mercados bursátiles y financieros se vienen abajo. Era la última, y quizá, la única alternativa viable, para que las tres entidades (o las cinco) siguieran adelante con sus planes estratégicos para cotizar en el mercado de renta variable. Una situación que se había demostrado poco menos que arriesgada en base a los malos resultados cosechados en 2015, con caídas continuadas de márgenes y peor situación en créditos morosos e inmuebles adjudicados. La Bolsa o la vida, que decía un alto directivo de una de las entidades afectadas, que declaraba que la única solución posible para entidades como la suya, pasaba por cotizar en el Mercado Continuo para, a continuación, hablar y sentarse con otras entidades a valorar precios y plazos de una operación corporativa. Curiosamente, la caída de la Bolsa (15% en lo que va de año) acelera las conversaciones.
Los problemas de las cajas que aceleraron el proceso de reestructuración del sector a partir de 2009, amenaza con repetirse en este convulso ejercicio que acaba de comenzar. Entonces no se daban todas las bases para la consolidación, y si en cambio, la urgencia de la misma, pues varias de ellas se encontraban en situación de quiebra técnica. Ahora, las `supervivientes´ de aquel primer proceso de reestructuración se ven más limitadas por el crecimiento, los costes, la imposibilidad de ganar eficiencia o conseguir el casi inalcanzable objetivo de rentabilidad.

En un ejercicio complejo y ya `atravesado´ desde el inicio, que el sistema bancario logre en España el 10%, ya comienza a ser casi misión imposible. En el caso de las excajas de ahorros, lograr un ROE o ratio de retorno del 6%, obligará a ser muy fino en álgebra. Y claro, por debajo del 6% no hay supervivencia posible, salvo que ayuda o rescate de urgencia.

Es probable que Ibercaja, Unicaja o BMN hayan olvidado las advertencias del subgobernador del Banco de España, Fernando Restoy hace poco más de seis meses, cuando en un mensaje dirigido de forma directa a los responsables de estas entidades les advertía de que "los bancos poco rentables son potencialmente inestables", o también les enseñaba el camino para "mejorar la rentabilidad con más ingresos por comisiones y menor red", como beneficios inmediatos de un proceso de fusión. 

Pero las fusiones, con independencia de los personalismos que abundan en la alta dirección de estas entidades, y sello de identidad en su gestión, contaban en su estrategia con una salida a Bolsa que les permitiese recuperar capital, precio y mayor valoración frente a un posible candidato para una fusión. El mercado, la coyuntura, está frustrando el objetivo estratégico que ya contaba con una herida mortal: la caída de los márgenes y de los resultados del pasado ejercicio, incumpliendo las expectativas de accionistas e inversores.

Recordar también que la opinión del BCE es muy clara al respecto, a favor de que (las excajas, como pequeñas entidades) sean absorbidas por otras de mayor tamaño, una solución que no encuentra salida en casa, al no estar ninguno de los grandes en disposición de atender la preferencia que marca Bruselas. Estos entienden, o interpretan, que los accionistas, inversores y ahorradores correrían menos riesgos si, ante un problema imprevisto en las antiguas cajas, este es cubierto por la entidad absorbente, mientras que, en caso de ser una cotizada quedaría a merced del mercado y, seguramente, también de Bruselas.

La aspiración de Ibercaja, Unicaja y BMN, como también la de Liberbank y Kutxabank pasa por cumplir las expectativas de sus accionistas, clientes e inversores. Si los planes de los gestores pasaban por una salida a Bolsa, previa al proceso de fusión, es más que probable que deban proceder a un cambio rápido y urgente. Los malos resultados de 2015 son el primer aviso del cambio de estrategia, y la caída del mercado bursátil y las nubes en el horizonte la señal de salida para comenzar a hablar de fusiones. El tiempo corre velozmente también en la vida de las entidades. El tiempo está dando la razón a la clarividente Elena Iparraguirre, responsable de entidades financieras en S&P, que apuntaba a mediados del pasado ejercicio que "se daban todas las bases para que se produzca más consolidación".

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...