edición: 2361 , Lunes, 11 diciembre 2017
02/10/2014
OBSERVATORIO TALENTO RELACIONAL

Los mejores embajadores

Julián Gutiérrez Conde

Recorriendo el mundo te das cuenta de que nuestros mejores embajadores no son aquellos pertenecientes al ostentoso mundo diplomático oficial. Cuando viajas, te encuentras con multitud de compatriotas, jóvenes en su gran mayoría, que se han aventurado en ese reciente mundo global. Van con una mochila cargada de buena preparación técnica, excelentes y reconocidas titulaciones, idiomas, todo el afán del mundo, la mejor disposición y también algo de pesar.

Procuran, los más espabilados, su mejor educación relacional y simpatía; mucho mejor que la que solían usar aquí en casa, para facilitarse la conexión e integración con otras personas y poder acceder así a algún o mejores empleos y hacerse un lugar en aquellos lugares en los que han puesto sus esperanzas y donde pretenden asentarse.

Han abandonado el confort, la rigidez y las exigencias de aquí para adaptarse a las ofertas de allá. Se dejan empapar del ambiente al que llegan. Buscan en él lo las positivo y se dan cuenta de lo poco que valoraban muchas de las cosas que aquí tenían y que les parecían gratuitas y fáciles. ¡Aquí la exigían, mientras que allí hay que ganárselas!

Cuando ven que deban costearse lo que aquí les era gratuito o que no disponen del nivel de seguridad de acá, se sorprenden y añoran lo que fue y es su casa.

Trabajan duro; se relacionan abiertamente tratando de encontrar mejores oportunidades y suelen acabar encontrando buenos acomodos. Se plantean administrar con cautela lo ganado con tanto esfuerzo y ahorrar lo que aquí pocos meses antes dedicaban a gastar. Colaboran con actos públicos y contribuyen en organizaciones cívicas como algo que ven natural en las sociedades que tienden a “señalar y significar” al que no participa y contribuye. Porque en muchos lugares n se les pasa por la cabeza que el dinero público, se gaste en fiestas, sino que cuando una comunidad quiere organizar algo, se plantea cómo llevarlo a cabo con la ayuda de todos y en todo caso una pequeña parte de la contribución global. Porque eso da mayor libertad e independencia al asociacionismo civil.

He conversado con muchos de nuestros jóvenes expatriados en busca de porvenir por Irlanda, Francia, Suiza, Alemania, Bélgica, Méjico, Costa Rica, Colombia, Perú, Chile, Brasil, India o Japón entre otros muchos lugares del planeta. Cuando saben que andas por allí, se te acercan con interés y naturalidad. Agradecen ver a un compatriota, les crea cierta nostalgia, pero también orgullo de ver que alguien de “su casa” imparte Seminarios y Conferencias que son valorados por los que viven en aquellos lugares que son ahora su hogar.

Echan de menos España y la inmensa mayoría valoran ahora el sentido de la palabra Patria, que en casa era palabra casi abandonada de su diccionario. Se conmueven cuando reciben buenas noticias de “su casa”. Y son más naturales porque sus mentes han aprendido a ser mucho más abiertas de lo que eran aquí. Les veo, porque se les nota, mucho más maduros y responsables. Más hechos y preocupados por construirse con la mejor madera interior. De sacar de ellos lo mejor de sí mismos. Y orgullosos de que se les considere bien preparados y honestos trabajadores.

Tienen muy claro que han venido en busca de progreso y lo van consiguiendo poco a poco. Sin regalos, lo que les hace sentirse mucho más orgullosos de sí mismos. 

Se ayuda, en lo que pueden, unos a otros porque se han dado cuenta de que unidos se consigue más. Y se buscan entre sí no sólo para celebraciones comunes sino para orientarse y facilitarse contactos o compartir oportunidades.

Son queridos  reconocidos por los nativos de los países en los que viven. Se les valora y considera trabajadores, preparados, valiosos, honrados y de fácil relación. Y se sienten ellos mismos constructores de nuestra mejor marca por el mundo. Han aprendido por sí mismo a buscar lo común, a evitar reticencias y a darse cuenta de lo estúpido que es caminar por las aristas que nos separan a unos de otros cuando el espacio común e inmensamente rico y nutrido para hacer germinar la mejor cosecha.

Me gusta encontrarme con ellos. Y me satisface verlos tan cambiados y tan a mejor. Llevan sus pesares, pero de eso les hablaré en otro artículo.

Es un orgullo tener embajadores así por el mundo.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...