edición: 2828 , Viernes, 18 octubre 2019
28/05/2014
La solución no está en la banca

Los mercados recelan de una intervención del BCE

Tipos cero o negativos y barra libre de liquidez, medidas que no desbloquearán el crédito bancario
Juan José González

El tiempo de espera a una intervención del BCE, parece haber provocado un interesante ejercicio de reflexión en los mercados, acerca de la eficacia de las posibles medidas del Banco para superar la crisis económica. Un tiempo de `terapia´ en el que han aparecido las dudas y multiplicado los excépticos, al tiempo que ha dejado al descubierto que las medidas no convencionales que puede proponer su presidente, Mario Draghi, en la reunión el próximo 5 de junio, no garantizan un impacto inmediato, y ni siquiera que vayan a surtir efecto. La incertidumbre en la aplicación de las medidas y la falta de premura del BCE en los últimos meses, alimenta las sospechas sobre posibles dificultades en el equipo de la institución, dividido en torno a las medidas concretas a aplicar ante la inseguridad de que las mismas propiciaran un desbloqueo del crédito y, por tanto, una mayor actividad del sistema financiero.

Los miembros del consejo de gobierno del BCE llevan tiempo `estimulando´ los mercados, creando expectativas, `testando´ posibilidades alternativas de medidas no convencionales. Unas prácticas que se dilatan en el tiempo y que acaban por generar mayores tensiones que reflexiones. Los mercados y los Gobiernos mantienen sus miradas sobre el BCE, del que esperan movimientos precisos para conseguir que las políticas de recuperación económica de cada Gobierno devuelvan el crecimiento y la actividad económica. Por tanto, unos y otros están considerando que la solución a todos los problemas, una vez tomadas las decisiones de los Ejecutivos, saldrá del Banco Central Europeo.

Es probable que en la actualidad se esté produciendo un exceso de confianza en la institución financiera central (muy superior, por cierto, a la que se tiene de la Comisión Europea). Sin embargo, no todos los deseos de los mercados ni de los gobernantes se verán reflejados en las posibles medidas que adopte el BCE en una posible (y probable) próxima intervención. Para empezar, si se trata de animar la actividad económica a base de una mayor circulación del crédito, es posible que la tan deseada bajada de los tipos de interés desde el 0,25% actual sirvan para poco o muy poco, incluso para nada. Japón ha enseñado al mundo entero que los tipos al cero son de muy larga maduración en el tiempo, lo que probablemente no serviría para un mercado necesitado de urgencia y rapidez.

Por otro lado, provocar que las entidades financieras muevan el ingente volumen de liquidez, en base a un tipo cero o, incluso (no olvidar Japón) pagando al BCE por mantener saldos positivos, difícilmente animaría en esta primera fase de aplicación a las instituciones, a prestar dinero a empresas y particulares, sino más bien, lograría un efecto ahora imprevisto como es animar el mercado seco interbancario. Por tanto, tocar los tipos para el cero o pagar por el depósito, no serviría para el corto plazo ni posiblemente para los próximos seis meses.

Otras medidas como las propuestas por varios ministros de la Eurozona en diversos foros públicos, como los programas de compra de titulizaciones con colaterales de préstamos a empresas, ni cuentan con la normativa precisa ni el mercado tiene el tamaño como para llegar a considerarlo una solución a corto plazo. Tampoco las conocidas operaciones de "facilidad de liquidez" supeditadas a la concesión de créditos y aplicadas en Reino Unido se han revelado como particularmente efectivas.

Así, ni unas ni otras parecen presentarse como las medidas más adecuadas para que surtan efecto en el corto y en el medio plazo, luego, habrá que pensar en que el consejo de gobierno del BCE se encuentre preparando otras diferentes, distintas a las mencionadas y que supongan poner el acento en puntos al margen del sector bancario, habida cuenta de su particular situación, en la antesala de un examen tan exigente sobre los recursos propios, el capital, como la obligación de reducir el endeudamiento, y sin tener en cuenta, además, el aparato normativo que se le viene encima. Por todo, quizás no sea el momento de solicitar esfuerzos sólo a la banca.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...