edición: 2514 , Viernes, 20 julio 2018
07/07/2010
Grandes inversores ‘calientan’ el mercado de deuda cinco días antes de una subasta

Los mismos especuladores que juegan a corto en la bolsa aseguran la deuda a largo

Informaciones infundadas para mantener la tensión y también para subir la rentabilidad
Las agencias de rating anglosajonas convencidas de la próxima calificación ‘basura’ del bono español
Juan José González

Se ha convertido en una práctica tan habitual que sería extraña su ausencia. Se trata de esas subidas -‘cabalgadas’ en argot de mercado- del diferencial de la deuda, y por tanto, de su rentabilidad, cada vez que se acerca una subasta del Tesoro español. En el ejercicio típico y en características similar al que se produce, también, en vísperas de un pago de dividendo: pasada la fecha de devengo, el valor lo descuenta y resta en su cotización, y todos contentos. Pero en el caso de una subasta de deuda, generalmente sucede en las de bonos, la mecánica de los operadores –que son quienes forman el mercado-  se puede comprobar cómo con cinco días de adelanto a la fecha prevista de la subasta sube el diferencial del bono español respecto al ‘bund’ alemán, para, posteriormente, superar con holgura la cantidad solicitada. En esa última fase, tras la adjudicación, el diferencial baja sensiblemente, y a esperar de nuevo a los cinco días anteriores a la siguiente subasta. En realidad, lo que sorprende no es la mecánica descrita, sino que a pesar de que la situación de riesgo –muy alto- del Estado español supera con rapidez el nivel de los 210 puntos básicos, se cubra el precio fijado por el Tesoro e, incluso, se demande más papel. Y para muestra el botón de la subasta de ayer que, sin embargo, no anulará la certeza de que Moody´s baje la calificación de la deuda española en su próxima revisión.

La sensación general de autoridades económicas y del sector privado, no ha variado en los últimos meses en los que se viene mostrando un creciente interés en mantener un escenario de informaciones escasamente fundadas para que las tensiones de los mercados de deuda sigan alimentando una subida de sus remuneraciones (hoy el bono a 10 años está en 4,71% y el diferencial en 217 pb). Así las cosas, los grandes inversores se sitúan cortos en la bolsa española -en la que se apoyan para pintar una pésima imagen de la economía, completada con un elevado nivel de desempleo- mientras se aseguran una buena rentabilidad que difícilmente conseguirían en los próximos tres o cuatro años.

Con el diferencial de la deuda superando los 210 pb, el aseguramiento de los bonos españoles (‘cds’) se multiplica por tres, como en los últimos tres meses (desde los 119 pb a los 331 pb). Numerosos inversores privados no terminan de creerse la causa de esa última remontada de los ‘cds’, pero el resultado es que en el trimestre pasado (abril-junio) los operadores vienen estudiando la evolución de España a partir de los informes de las dos principales agencias calificadoras anglosajonas, convencidas de la evolución negativa de su economía.

Y a tenor del mal comportamiento del empleo, de las cuentas públicas y de la inestabilidad política (ruido de la oposición), los inversores identifican a España como el país con mayor riesgo en la actualidad, lo que da pie a que se interprete que la deuda española estaría más cerca que nunca de la calificación ‘basura’. Algo que no supone un default, pero sí una situación propicia al rescate de FMI y UE.

Pero resulta curioso comprobar la animadversión de las dos calificadoras y el juego que dan estas al mercado con las constantes opiniones y ‘amenazas’ respecto al riesgo de la deuda española frente a la escasa atención que le prestan a Bélgica, Portugal o incluso Francia, cuyas deudas soberanas se han comportado, en ese trimestre abril-junio, de forma particularmente negativa. Concretamente, los ‘cds’ de Francia se han encarecido un 112% y los de Bélgica un 169%.

En todo caso, todo parece indicar que España continúe dentro del grupo de los veinte países con mayor riesgo de impago del mundo, un ranking que indica un 21% de posibilidades de que el Estado no pueda hacer frente a las obligaciones de pago, frente a un 53% de Grecia o un 59% de Venezuela. Con todo, a falta de que España baje su calificación tras el verano un peldaño más.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...