edición: 2580 , Martes, 23 octubre 2018
06/09/2011
OBSERVATORIO INMOBILIARIO

Los negocios discontinuados de Colonial reducen su factura un 73% con una deuda de 1.376 millones

De enero a junio ingresó 3,1 millones por la venta de viviendas y 16 millones aportados por Riofisa
Juan Carlos Martínez

El Grupo Colonial ha empezado a dar beneficios, de 25 millones de euros al cierre del primer semestre de 2011, tras dejar de contabilizar como consolidados las aportaciones del suelo residencial, el ‘stock’ de viviendas sin vender y los activos de Riofisa. Son los negocios clasificados como discontinuados, totalmente provisionados a finales de 2010 de manera que el impacto negativo generado en el beneficio neto consolidado del grupo es cero.

No obstante, un análisis pormenorizado de la cifra de negocios alcanzada por estas actividades permite comprobar cómo su comportamiento ha resultado paupérrimo, en línea con lo registrado por el resto de inmobiliarias cotizadas, al disminuir la facturación un 73,14% respecto a la registrada durante los seis primeros meses de 2010. Sólo se ingresaron 3,1 millones de euros por la venta de viviendas, cuando un año antes fueron casi 20 millones, y ni un euro por la enajenación de terrenos, partida que supuso unos ingresos de 36 millones durante el primer semestre del ejercicio anterior. Sólo Riofisa, la filial de centros comerciales y otras actividades promotoras, mantuvo el tipo ingresando 16 millones de euros, 600.000 euros más.
 
Un negocio residencial en el que Colonial –primero con Colren y ahora definitivamente a través de Asentia–, continúa con su estrategia de reducir progresivamente su presencia, como lo demuestra el hecho de que el número de viviendas en stock haya disminuido un 23%. Son ahora 241 viviendas las viviendas acabadas, de las que 8 ya han sido prevendidas, contabilizando ingresos futuros de 1,8 millones de euros y otras 233 siguen disponibles. Además de las viviendas, se cerró la venta comercial de locales comerciales por un valor de dos millones, con lo que los 3,8 millones de euros contabilizados por este concepto disminuyen más de un 75% respecto a los 15,4 millones alcanzados al final de junio de 2010.
 
De acuerdo con la tasación realizada por Jones Lang LaSalle al cierre del primer semestre, el valor de estos activos discontinuos del Grupo Colonial se eleva a 1.607 millones de euros, un 2,6% menos en términos homogéneos que en diciembre de 2010. Desglosada esa cantidad, 87 millones corresponden al producto residencial acabado, 847 millones a suelo residencial y los restantes 672 a activos comerciales. El 52% de los 1,7 millones de metros cuadrados de suelo residencial se localiza en Andalucía y el 48% restante repartido entre Madrid y la zona este peninsular.
 
Respecto a la deuda financiera, Asentia, Riofisa y el resto de filiales englobadas como actividades discontinuada suman 1.376 millones de euros, con un préstamo de 834 millones proveniente de la reestructuración del sindicado que el Grupo Colonial formalizó con las entidades acreedoras el 19 de febrero de 2010. El resto de la deuda neta proviene de los 409 millones que arrastra Riofisa, otros 122 millones de otras filiales y un pico de 46 millones del negocio residencial y de suelo.
 
El margen aplicable a la deuda sindicada de Asentia es de 400 puntos básicos, acumulables al principal y liquidables en el vencimiento del crédito, previsto para el 31 de diciembre del 2014. Este préstamo tiene un tramo de 275 millones de euros garantizado con un ‘warrant’, convertible bajo determinadas circunstancias en acciones de Colonial. A 30 de junio pasado existía una cobertura ‘swap’ de tipos de interés de 167 millones de euros, asignada íntegramente a la deuda de “Otras filiales”.
 
El resultado financiero neto negativo de las entidades reclasificadas bajo el epígrafe de actividades discontinuadas fue de casi 30 millones de euros, de los que 20,6 millones correspondieron al gasto capitalizable del préstamo sindicado (PIK), con vencimiento el 31 de diciembre de 2014, y 8,2 millones de euros al resultado financiero de Riofisa.
 
El de Riofisa sigue siendo un lastre muy pesado para Colonial. La mitad de sus 409 millones de  deuda vencen a corto plazo y hay que volver a negociar con la banca acreedora para prorrogar los pagos, lo mismo que ha sucedido con los aplazamientos por seis millones de euros alcanzados con la Agencia Tributaria, ya que su venta sigue siendo inviable en la actual situación del mercado. Nadie está dispuesto a pagar ni por asomo los 2.000 millones que, siendo Luis Portillo presidente de Colonial, costó su adquisición hace casi cinco años, en lo que supuso un negocio redondo para la familia Losantos. Ampliar el vencimiento de los pagos permitiría negociar la venta de centros comerciales o terrenos repartidos por la Europa del Este.
 
Una compra, la de Riofisa, que sigue en los tribunales. El pasado 31 de mayo se celebró la vista preliminar de la demanda interpuesta por Colonial contra Luis Portillo, y en ella se dio a conocer que los letrados de la promotora habían solicitado al empresario sevillano una indemnización de casi 700 millones por entender que el precio pagado fue excesivo, mientras que los abogados de Portillo, en la misma sesión, habían recabado el texto del acuerdo de refinanciación de la deuda alcanzado entre Colonial y la banca acreedora en febrero de 2010.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...