edición: 2327 , Viernes, 20 octubre 2017
21/04/2017
banca 
Carrefour, Orange, Marks & Spencer y Tesco

Los nuevos operadores online dejan en evidencia el retraso digital de Santander y BBVA

La transformación digital de los grandes bancos sigue sin llegar al público, a pesar de sus fuertes inversiones en tecnología
Juan José González
Los grupos de distribución europeos, principalmente, británicos -Tesco, Marks & Spencer- y franceses como Carrefour, parecen haberse convertido en la avanzadilla del cambio tecnológico en el sector bancario. En los últimos meses, varios conglomerados del sector alimentario, entre ellos, el más reciente del citado francés, han materializado los proyectos que figuran en sus estrategias de negocio para los próximos años mediante la incursión de sus actividades y operaciones en el sector financiero, en banca. Otra compañía, esta del sector de la telefonía, la operadora gala Orange, se suma también ahora a la banca móvil con la presentación de su banco, el Orange Bank. En ambos casos, los nuevos competidores de las entidades bancarias clásicas, ofrecerán a los usuarios, seguramente, sus clientes, la posibilidad de realizar las funciones bancarias básicas, las más usuales. Inicialmente, los proyectos digitales de estas compañías, como las señaladas, fueron consideradas por el sector bancario tradicional como proyectos de largo plazo, futuros, que llegarían algún día. Y el día parece haber llegado. Todo indica que el retraso del sector bancario en la carrera por el cambio digital, le puede salir más caro de lo previsto.
Ya se pueden abrir cuentas bancarias, realizar pagos, transferencias, seguimiento de cuentas, ejecución de operaciones financieras, anular o bloquear la tarjeta de crédito, gestión de compras, pagos de impuestos, créditos, fondos, ahorros, seguros e inversiones. Es prácticamente el 90% de las gestiones bancarias más usuales que llevan a cabo los usuarios de banca y que, ahora, ya son ejecutables desde un móvil, un smartphone, tableta y ordenador. Es la banca móvil, online como el Imaginbank de Caixabank, un modelo que ya funciona en el mercado y que suele ser citado como el modelo de banca online. Pues bien, los grupos de distribución franceses y británicos, al igual que la operadora Orange, activan sus unidades financieras como clara incursión en el sector bancario y donde pretenden dar la batalla de la competencia en el terreno digital.

En el caso de Carrefour Banque, la experiencia financiera se remonta a tres décadas, cuando comenzó a ofrecer la operativa en créditos al consumo y seguros. Pero desde este mes, como algo más que una experiencia piloto -sólo en Francia- ha comenzado a captar fondos con el lanzamiento de una cuenta corriente, y de la que se sabe que será competitiva en precio -comisiones- con las del sector puesto que su primer objetivo se centrará en los jóvenes `millennials´. Sin embargo, la cadena de distribución francesa no podrá emular sus actividades bancarias -por el momento- en España por oposición del Banco de España, pues el supervisor exige un cambio de régimen jurídico, si bien, la distribuidora estudia otras alternativas.

Hasta ahora, la competencia bancaria está localizada en las compañías tecnológicas. Se encuentran en una fase inicial respecto a los productos y funciones bancarias que ofrecen, debido a varios requisitos a los que obliga el Banco de España. Es el caso de Facebook, cuyo servicio de envío de dinero a través de Messenger es operativo desde principio de año. Otras pequeñas plataformas tecnológicas operan actualmente en zonas que se pueden considerar próximas al negocio bancario.

Aprovechando la coyuntura y las facilidades de un mercado financiero más liberalizado que el español, la operadora gala Orange pone en marcha su entidad bancaria, Orange Bank, un banco sin comisiones y que ofrecerá todos los servicios y funciones bancarias que hoy día desarrolla un banco clásico. Sus planes pasan por iniciar su experiencia bancaria con sus cien mil empleados como primeros clientes para, a continuación ampliar sus actuaciones al mercado español, mercado de referencia puesto que representa el 12% de sus ingresos y nada menos que 16 millones de clientes de telefonía móvil.

Con la excepción de Caixabank y su banco Imaginbank, los nuevos competidores bancarios, tecnológicos y digitales, parecen dejar en evidencia a las entidades financieras españolas, en concreto, Santander y BBVA, que dedican cantidades milmillonarias de sus presupuestos de inversión al cambio digital. Inversiones todavía sin retorno y clientes que no pueden comprobar la transformación digital que, sin embargo, ya comienza a contar con ofertas alternativas, como las señaladas de los distribuidores y operadores galos. Y así, lo que parece ser un hecho, con la oferta de todos los servicios bancarios por parte de los nuevos operadores, se convierte en la práctica en algo más que una amenaza para los bancos clásicos, al parecer, y a pesar de las inversiones, un tanto retrasados en materializar y ofrecer al público el cambio digital.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...