edición: 2451 , Viernes, 20 abril 2018
23/09/2015

Los operadores británicos de Internet declaran una guerra abierta a BT, propietario de las infraestructuras

Los principales proveedores de servicios acusan al ex monopolio por la transmisión de datos precaria
Carlos Schwartz
Los principales proveedores británicos de acceso y servicios por Internet han hecho pública una carta en la que reclaman una investigación a fondo del ex monopolio estatal British Telecom (BT) que conserva la propiedad de las redes fijas de telecomunicaciones a la que da acceso a sus competidores a igualdad de condiciones que los usuarios minoristas. Vodafone, Sky y TalkTalk entre otros firman un documento de denuncia de la precariedad del servicio que en su opinión brinda BT.
La denuncia que ha convocado además hasta a la asociación de empresarios autónomos y la de profesionales independientes, pide a la Ofcom -el regulador del sector- que actúe de inmediato para solicitar a la Autoridad de los Mercados y la Competencia (AMC) la apertura de una investigación en profundidad sobre las prácticas de BT. La infraestructura de red depende de una división de BT, Openreach, que las empresas denunciantes quieren que se escinda de BT y actúe de forma independiente. Entienden que de esta forma se podría obtener un mejor acceso a la red nacional de banda ancha.

La carta afirma que las condiciones de la red nacional ha supuesto una “experiencia sub estándar para millones de clientes” de los servicios de Internet en todo el país. “Solo la AMC con el apoyo de la Ofcom puede encarar las barreras estructurales a la competencia que pueden liberar la próxima ola de inversión”, afirma la denuncia. La carta no afirma que haya dos niveles de calidad en el acceso a Internet, el que ofrece BT a sus clientes y el que cede a sus competidores. Pero la denuncia sostiene que la propiedad de la red de telecomunicaciones por parte del ex monopolio a través de Openreach genera graves problemas como “un conflicto de interés en la posición de BT, la mala calidad de los servicios a los clientes, y las dificultades para hacer efectivo el actual régimen regulador”. El resultado de esta situación afirman es “una disminución en las oportunidades para competir de forma efectiva para los proveedores alternativos” de los servicios de Internet. Para los proveedores de telefonía, tanto fija como móvil, la oferta de servicios de valor añadido por Internet se ha convertido en un factor determinante porque marca la tendencia en la oferta a escala internacional. Los “paquetes de servicios” constituyen el eje de la competencia entre proveedores.

La denuncia con la solicitud de que la Ofcom tome cartas en el asunto es una escalada respecto de las reiteradas críticas a la calidad de la red y a una presunta falta de inversión por parte de BT en las infraestructuras de telecomunicaciones. El consejero delegado de BT, Gavin Patterson, ha salido al cruce de los ataques para señalar que el plan a cinco años de mejora de la red supondrá una velocidad mínima universal de entre 5 a 10 Megabits por segundo, sujeto al apoyo del regulador, la extensión de su red de fibra rápida y ultrarápida, y la mejora de las reparaciones e instalaciones de la red. Pero mientras Patterson hablaba Ofcom difundió datos que indican que los servicios de banda ancha son los que más críticas generan entre los usuarios del sector de las telecomunicaciones y los medios. Por añadidura, a pesar de sus mejoras, el proveedor más criticado sería BT por la mala calidad del servicio, el retraso en la reparación de averías y la lentitud en la instalación del servicio. Las pequeñas empresas se han quejado de la poca fiabilidad del servicio y la lentitud de la banda ancha solicitando una velocidad mínima de 10 Megabits por segundo.

BT por su parte ha señalado que mayores esfuerzos requerirían la garantía de un marco estable en el sector y que las mejoras supondrían mejores resultados para todos. Es decir no innovar en la propiedad de las redes. El Gobierno por su parte ya ha manifestado que aspira a establecer condiciones universales para la banda ancha que impongan a la oferta de Internet condiciones equiparables a los servicios públicos como agua, gas y energía eléctrica. El problema con el que se enfrenta BT es que los competidores no quieren que se mantenga el régimen actual en el cual hay un propietario de las infraestructuras de red que a su turno vende servicios de Internet y es competidor directo de los otros proveedores. Esto pone sobre la mesa la solicitud de los competidores que han denunciado a BT y su política de inversiones y mantenimiento de las infraestructuras de red y proponen que la propietaria de las redes sea una sociedad independiente que brinde servicio a todos los operadores en un pie de igualdad. BT enfrenta ahora un serio reto en la medida que la Ofcom ya había incluido en sus planes la alternativa de una separación de los activos de red que ahora solicitan sus competidores.

El propietario de las redes ha reaccionado anunciando lo que lograría con un plan de inversión de 1.000 millones de libras a cinco años en materia de velocidad en las líneas domiciliarias. Pero la inversión ya se había anunciado y no se ha modificado la cuantía. La empresa ha incluido ahora el compromiso de llevar velocidades de entre 300 y 500 Mbps para el 2020 a las líneas que ahora alcanzan los 10 Mbps. Para los analistas BT ha reaccionado en un intento de contrarrestar la carga de profundidad que ha supuesto la carta de los competidores con el telón de fondo de una separación de activos que le ocasionaría un daño serio en la medida que la privaría del control de las infraestructuras con todo lo que ello implica de cara a la competencia. Los analistas señalan que el caso de BT no es único, “son muchos los ex monopolios estatales que conservan el control de las infraestructuras de red a través de la cual deben acceder el resto de los operadores a Internet”. Estas fuentes señalaron que el desarrollo de redes propias “es un esfuerzo significativo para los operadores, mientras que los ex monopolios heredaron del estado las infraestructuras con las que cuentan y por tanto deberían compartirlas de forma abierta”. El tema no es un asunto secundario y seguramente va a atrapar la atención de los otros operadores europeos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...