edición: 2514 , Viernes, 20 julio 2018
14/06/2013

Los operadores de móvil introducen la tecnología 4G para tomar posiciones en el mercado pese a la deficiencia del espectro

Industria sacará a subasta la frecuencia óptima para esta generación de comunicaciones móviles a comienzos de 2014
Carlos Schwartz

La batalla 4G se inició al finalizar mayo con la salida al mercado de la oferta de Vodafone que está operativa en las principales siete ciudades por actividad económica o turística. En el calendario 4G, Orange ha fijado fecha de comercialización de sus servicios el 8 de julio y Yoigo el 18 de julio. De acuerdo con fuentes del mercado “la estrategia consiste en tomar posiciones e iniciar la comercialización para ganar cuota de mercado en esta tecnología, pero la realidad es que los espectros en que estos servicios se han iniciado no es el ideal”. La observación se refiere a que el espectro en el que mejor se despliega la tecnología 4G es la banda de 800 mega herzios (Mhz). Telefónica está de momento ausente en esta batalla, aunque una fuente próxima al operador señala que “la estrategia de Telefónica es esperar a la subasta de frecuencias en la banda más apropiada para esta tecnología”.

De acuerdo con fuentes del mercado las frecuencias utilizadas por los operadores en la fase actual se mueven entre los 1.800 y 2.600 Mhz “y en esas frecuencias la cobertura a cielo abierto es buena pero dentro de los edificios es deficitaria; por otra parte la disponibilidad actual no permite cubrir el 100% de los centros urbanos en los que se ofrece el servicio”. La última subasta de frecuencias acometida por el Ministerio de Industria fue en 2011, y en ella se vendió espectro destinado a las tecnologías GSM y UMTS, que fue obtenido mediante el denominado refarming, es decir el desplazamiento de operadores de servicios de menor valor. En el plan estratégico para las frecuencias elaborado por Industria en 2010 se consideraba que la implantación de la televisión digital terrestre dejaría disponible la banda entre los 790 y los 862 Mhz en las que transmiten las cadenas de televisión. La liberación de espectro por las televisiones daría lugar al denominado “dividendo digital” que sería repartido a partir de 2015 entre los operadores de telefonía móvil. Industria ha anunciado que la disponibilidad del dividendo digital se adelanta a enero de 2014.

De acuerdo con una fuente de Telefónica este operador va a “esperar la concesión de las frecuencias obtenidas del desplazamiento de la televisión para lanzar la comercialización de sus servicios 4G”. La espera de las nuevas frecuencias aseguraría la adecuada “calidad de la señal dentro de edificios y a nivel de calle”. Las diferencias estratégicas tienen en realidad más que ver con la asignación de las inversiones en infraestructuras. El ex monopolio carga con el peso de asegurar a todos los operadores del mercado el acceso a la red de telefonía básica sobre cobre y debe asegurar esta forma de conexión a cualquier usuario aun cuando la densidad de población en la zona no asegure rentabilidad. Esto dio pie en su momento a servicios alternativos al cable como la telefonía móvil rural para evitar el tendido de cable. Sin embargo, en el caso de la fibra óptica cada operador debe tener sus propias infraestructuras. Es decir que el operador de la red básica de cobre no está obligado a ceder el uso de su red de fibra óptica a los operadores que compiten con él en el mercado.

En todo caso a lo que debe dar acceso es a las canalizaciones que haga para que la competencia coloque su propia fibra. De momento, Telefónica se ha centrado en las inversiones en fibra óptica con el objetivo de brindar servicios residenciales de mayor valor añadido y velocidad de acceso a Internet como forma de rentabilizar su red de servicios de telefonía fija.

Solo el tiempo podrá dilucidar si esta estrategia es acertada. Mientras, los principales competidores en telefonía móvil han abrazado la causa 4G con el objetivo de ganar terreno asumiendo el riesgo de que si la calidad del servicio no alcanza un estándar adecuado puedan tener deserciones cuando tras la nueva adjudicación de frecuencias Telefónica entre al mercado con su propia oferta. El año pasado en el Reino Unido el operador Everything Everywhere (la fusión de T-Mobile y Orange) se adelantó en seis meses al resto de los operadores, pero sobre la base de que la competencia no tenía posibilidad de volcar espacio radioeléctrico a 4G simplemente porque no lo tenían disponible en ninguna frecuencia.

La dura reacción de la competencia obligó al ministerio de Cultura -responsable de las frecuencias en UK- a anticipar la subasta de espectro para poder ceder frecuencias a O2, Vodafone y al resto de los operadores del mercado.

En cualquier caso mientras Orange lleva adelante una guerra de precios en los mercados europeos en los que está presente, en Francia, su país de origen, las cosas no se ajustan a los objetivos de rentabilidad esperada. El ex monopolio estatal sufre en casa una fuerte erosión de los márgenes y tiene que soportar los costes de infraestructuras como ex monopolio. Para colmo de males el presidente de la empresa con mayoría de capital en manos del estado, Stephane Richard, está preso en el contexto de una investigación por corrupción mientras era funcionario del Ministerio de Economía con Christine Lagarde como jefa de esa cartera.

Queda en el aire otra cuestión. Hasta qué punto los consumidores van a ser arrastrados a la tecnología 4G con sus tarifas más altas es algo que está por verse. De momento los operadores han depositado grandes expectativas en los ingresos que esta tecnología puede suponerles. Sin embargo la experiencia hasta ahora no refleja un vuelco espectacular por parte de los usuarios hacia esta tecnología que le ha tocado estrenarse a nivel masivo en Europa en el contexto de la recesión y crisis económica.

La nueva tecnología se presenta a la luz de estos matices como una apuesta que aun debe demostrar que permitirá a los operadores de telefonía salir del pantano de menores márgenes y fuertes desembolsos en inversión mientras las consolidaciones nacionales siguen vetadas por las autoridades europeas de la competencia y la agenda digital.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...