edición: 2576 , Miércoles, 17 octubre 2018
12/07/2016

Los operadores siguen apostando al yen pese a su retroceso tras la victoria de Abe en las elecciones

El dólar recupera terreno tras la mejora del empleo registrada en las estadísticas laborales de junio
Carlos Schwartz
La victoria del partido del primer ministro de Japón Shinzo Abe en las elecciones al senado este fin de semana ha depreciado al yen el 1,75% al inicio de la semana dejándolo con cierta holgura por encima de los 100 por dólar. El 24 de junio, bajo el efecto del voto en favor del Brexit, el yen rompió la barrera de los 100 por dólar por primera vez desde 2013. El Gobierno de Japón teme a una apreciación de su moneda en la medida que afecta a las exportaciones del país y en general su comercio exterior dependiente de las importaciones energéticas. La política económica diseñada por el Gobierno se basa en la inyección de liquidez al sistema por medio del Banco del Japón, lo cual debería debilitar a la divisa del país. Sin embargo, el yen es considerada una moneda de refugio para los inversores en condiciones de inestabilidad generalizada. El periodo de incertidumbre inaugurado por el voto a favor de la salida de la Unión Europea en el referendo de Reino Unido el pasado 23 de junio ha llevado a una fuerte apreciación del yen.
La menor fortaleza de la moneda esta semana se ha acoplado a la mejoría del dólar. La moneda estadounidense reflejó esta semana unos datos firmes de empleo en el mes de junio anunciados el pasado viernes tras un mes de mayo atípico y por debajo de las previsiones. Nadie espera en los mercados de cambios que la Reserva Federal reanude este año los incrementos de tipos de interés a la vista de las turbulencias registradas desde el 23 de junio.

Pese a ello, los fondos de inversión se mantienen largos en el dólar y el yen. “Son las dos monedas que mantendrán su tendencia a la apreciación en el corto y medio plazo. El yen conserva su valor de refugio y la apuesta es que el dólar se va a apreciar más frente a otras monedas centrales como el euro”, señaló a ICNreport un operador del mercado de cambios en Madrid. El índice del dólar ponderado contra una cesta de monedas registró 96,8 al inicio de la semana, su mejor marca desde marzo pasado.

El triunfo de Abe en las elecciones del domingo en Japón “es un respaldo a su política económica, y una garantía de que la concesión de liquidez al sistema se va a mantener” opina un analista en Londres. La debilidad del yen al comenzar esta semana es un reflejo de ese sentimiento. Pero los fondos de inversión no han recortado sus posiciones y la mayoría de los operadores espera que la moneda japonesa se mantenga en la proximidad de los 100 yen por dólar “o aun menos”, según una fuente del mercado. Algunos van más lejos y estiman que la paridad frente al dólar se va a establecer en lo 95 yen, incluso si el Banco de Japón interviene en el mercado. Las operaciones con monedas y las relativas a las divisas como los derivados han constituido en lo que va de año el núcleo de los ingresos de los fondos de alto riesgo.

La triangulación para estos inversores han sido las posiciones largas en dólar y yen, y posiciones cortas mediante derivados en acciones de empresas chinas sobrecargadas de deudas y costes en dólares. El oro también ha jugado su papel en esta búsqueda de rentabilidad en un mercado dominado por los bajos tipos de interés. El metal se ha apreciado un 30% desde finales de 2015 de acuerdo con datos del mercado suizo. Los fondos miran con atención también a las monedas de países emergentes, y consideran que el real de Brasil y el peso de Argentina ya han sufrido su gran devaluación.

Ciertamente las tasas de interés en esos países son muy altas comparadas con las de las economías avanzadas que bordean los tipos negativos “pero es necesario asumir un nivel de riesgo muy alto”, afirma una fuente especializada en monedas de economías emergentes. “La aventura de operar con las monedas de economías emergentes está directamente relacionada con la caída de las tasas de rentabilidad en el resto del mundo. La deuda pública segura tiene tasas negativas y la búsqueda de rentabilidad está empujando a los fondos hacia áreas de muy alto riesgo, algo que no siempre están dispuestos a reconocer”, afirma un analista del mercado de divisas. La búsqueda de rentabilidad es lo que ha impulsado a los inversores a entrar de forma precipitada en el mercado de los bonos basura en Estados Unidos, pero esa veta ya casi se ha secado, añade.

Los fondos de alto riesgo muestran decepción respecto de la ola de inversión en deuda de mala calidad. La búsqueda de las oportunidades de inversión en este tipo de activos en las economías avanzadas dominó durante los años recientes a un sector de la industria de la inversión.

Sin embargo, 2016 ha puesto de manifiesto que las políticas de los bancos centrales cuyo objetivo ha sido ampliar sus balances para alimentar con dinero a las entidades financieras, quienes a su turno deberían incrementar el crédito a las empresas, ha conducido a una situación en la cual el número de empresas zombies excesivamente endeudadas aumenta al mismo tiempo que pueden mantenerse en el limbo gracias a la política monetaria expansiva y sus bajos tipos de interés, lo que ha limitado la posibilidad por parte de los fondos de alto riesgo de recuperar mediante el expolio de las quiebras. En España abundan los ejemplos.
Desde que Reino Unido voto por salir de la UE los récords se han sucedido. Por ejemplo en le territorio de los bonos soberanos. El bonos de tesorería estadounidense a 10 años cayó hasta el 1,3210% mientras que los bonos a 10 años de Francia, Alemania, Reino Unido, Japón y Australia también establecieron récords a la baja. El bono británico a 10 años estableció su propia marca histórica mínima del 0,91%.

En este contexto los fondos de alto riesgo que incursionan en las monedas de las economías emergentes deberían revisar algunos de sus conceptos, como la presunción de que los bancos centrales de países como Argentina, Brasil, Rusia o India tienen margen para reducir sus tipos de interés. Algunos de esos países, en particular Argentina, Brasil y Rusia, al borde de la crisis fiscal necesitan los altos tipos de interés para drenar recursos de sistema bancario nacional y financiar al Tesoro. No es real que tengan margen, los que apuesten a esos mercado se pueden llevar una sorpresa desagradable.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...