edición: 2767 , Miércoles, 24 julio 2019
17/02/2011
Campaña “Acabemos con el secretismo”

Los paraísos fiscales mantienen su buena salud con la opacidad y la falta de supervisión como aliadas

Beatriz Lorenzo

A pesar de que el estandarte de la transparencia ondea desde hace meses en el escenario global, todavía no lo hace con la fuerza suficiente, a juzgar por la resistencia que siguen demostrando los paraísos fiscales como reducto donde evadir las responsabilidades fiscales y dar refugio al dinero ilegal de los especuladores. Hace unos meses,  el mandatario francés Sarkozy aseguraba ante el Parlamento Europeo en Estrasburgo que contaba con “el apoyo de Luxemburgo para que la arquitectura financiera sea profundamente reconsiderada en el exterior y en el interior de nuestro continente”.

Ahora, sin embargo, Sarkozy se erige, en su papel de presidente del G20, como uno de los destinatarios de la petición recogida en la campaña “Acabemos con el secretismo de los Paraísos Fiscales”, firmada por varias organizaciones sociales y dirigida también al presidente de la Comisión Europea José Manuel Durão Barroso, y al líder del Consejo Europeo Herman Van Rompuy.La campaña ha sido presentada en el Foro Social que tuvo lugar la pasada semana en Dakar y tiene como fin anular, durante la cumbre del G20 que se celebrará en Francia este año, la opacidad que todavía envuelve al sutil pero poderoso entramado de paraísos fiscales. Entre sus impulsores, destacan organizaciones como las españolas InspirAction e Intermón Oxfam, además de ONGD y coaliciones internacionales que promueven la justicia fiscal, tales como Christian Aid (Reino Unido), Tax Justice Network Africa, Tax Justice Network (Reino Unido), Global Financial Integrity (EE.UU.), Action Aid, Oxfam Internacional, CCFD-Terre Solidaire (Francia), CRBM (Italia) y Eurodad (coalición de organizaciones europeas).  

La creciente institucionalización europea, además de acentuar la competencia entre los socios por minorar los impuestos sobre el capital, acarrea también pérdidas de ingresos fiscales que suponen una amenaza para el Estado de bienestar, amén de reducir la capacidad para proteger a los pequeños ahorradores e imposibilitar el combate eficaz contra el blanqueo internacional del dinero sucio y la corrupción inmobiliaria. La mayoría de los analistas reprochan a gran parte de las políticas europeas el ofrecer amparo a los paraísos fiscales que compiten en situación muy ventajosa, con sus especialidades financieras opacas y de escasa o nula tributación, como segundos clientes de la Eurozona tras EE.UU.

MAL ENDÉMICO

Los firmantes de “Acabemos con el secretismo de los paraísos fiscales” basan su campaña en el hecho de que las pérdidas fiscales superan cada año los 160.000 millones de dólares en todo el mundo, en un momento en que la crisis financiera global ha obligado a realizar drásticos recortes en los presupuestos nacionales. Así, cada año, los países en desarrollo pierden más dinero por la evasión fiscal del que reciben en concepto de Ayuda al desarrollo. Ciertamente, la impunidad de los paraísos fiscales es tal que sólo en España, la casi totalidad de las empresas que cotizan en el Ibex 35 ( el 80%) tienen presencia de manera directa en paraísos fiscales a través de sociedades participadas y no informan de cuáles son sus actividades en estos territorios, según la 7ª edición del estudio 'La Responsabilidad social corporativa en las memorias anuales de las empresas del Ibex 35' referido al ejercicio 2009, y realizado por el Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa.

El documento revela que mientras que las inversiones de las empresas del Ibex 35 en paraísos fiscales han experimentado un crecimiento vertiginoso (entre enero y septiembre de 2010 la inversión ha sido el doble a la de todo el 2009), en España la recaudación por impuesto de sociedades se ha desplomado un 55 por ciento entre 2007 y 2009, pese a que los beneficios empresariales de las grandes empresas en el mismo periodo sólo han descendido un 14 por ciento. Además, el estudio destaca que se está llevando a cabo el pago de indemnizaciones "millonarias" a gestores que han llevado a las compañías a situaciones críticas, arrastrando en muchos de los casos a economías enteras, por prácticas especulativas y de mala gestión. A su vez, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), ha revelado que 21 de las 35 empresas del IBEX 35 subieron el sueldo a sus consejeros en 2009 y la retribución media por consejero fue de 602.000 euros, un 15,5 por ciento más que en 2008.

NECESIDAD DE TRANSPARENCIA

Datos como los referidos no hacen más que avivar la eterna hoguera de la consolidación de los paraísos fiscales como un vasto “centro comercial” abierto las 24 horas en el que hacen su agosto los bancos, las aseguradoras y las grandes financieras. La consecuencia de todo ello es que los estados miembros de la UE y sus economías son cada vez más vulnerables frente a las finanzas globales incontroladas, tal y como se ha puesto de manifiesto con la crisis de las hipotecas subprimes generadas por Wall Street. La creciente institucionalización europea, además de acentuar la competencia entre los socios por minorar los impuestos sobre el capital, acarrea también pérdidas de ingresos fiscales que suponen una amenaza para el Estado de bienestar, amén de reducir la capacidad para proteger a los pequeños ahorradores e imposibilitar el combate eficaz contra el blanqueo internacional del dinero sucio y la corrupción inmobiliaria.

La situación ha llegado a tal punto que son varias las iniciativas que abogan por una mayor transparencia y un control que evite la proliferación de paraísos fiscales. Destaca el informe de Setem, que recuerda que las entidades bancarias que contribuyen a la evasión de impuestos en paraísos fiscales están colaborando en el incumplimiento de los Objetivos del Milenio. El documento, “Close to the gap”, llevado a cabo junto a la Red Internacional BankTrack, llama la atención respecto a las políticas de inversión, transparencia y rendición de cuentas de 49 grandes bancos europeos, cuyos datos demuestran que los países emergentes pierden cada año 160.000 millones de dólares por la evasión fiscal. Para Setem, partiendo de las grandes cantidades de dinero destinadas a la concesión de préstamos y servicios de la banca de inversión, los bancos tendrían la capacidad de recaudar dinero y destinarlo a servicios públicos, tales como la seguridad social, sanidad e infraestructura. Sin embargo, continúan elaborando estrategias complejas con el fin de reducir e incluso evitar el pago de impuestos por parte de sus clientes a través de paraísos fiscales.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...