edición: 2112 , Viernes, 9 diciembre 2016
24/09/2008

Los pecados capitales de Gadonneix

Demasiados sables al viento para un ‘yo pasaba por aquí’. La mentira le llevó a negar su interés por Constellation cuando vio los floretes de Warren Buffet pretender sus favores.  Pero ahora le pueden más la ira y el orgullo, tanto como para desafiar el acuerdo de 3.311 millones de euros entre los accionistas de Constellation Energy y los de MidAmerican Energy. No ahorra anzuelos. Ni pinchazos. Torea de salón. En una mano, el estoque de 6.200 millones de dólares con el que pretende vengar su honra en Constellation. En la otra, el capote -que ha tenido que ampliar a 12.400 millones de libras- con el que llamó a British Energy y jura haber espantado a Centrica. El pecado de la pereza de Gadonneix dejó a Constellation en manos de los cuidados intensivos del ‘Oráculo de Omaha’, que con la inyección de 1.000 millones de dólares revive sus acciones. Al galo, su orgullo lo ciega, la envidia con el desembarco norteamericano de Iberdrola lo pierde y la gula atraganta su coqueteo en British Energy, compromete sus cuentas y emponzoña la confianza de los analistas.

Gadonneix golpea al viento, en el mismo altar en el que trataba de vengar su despecho, pisarle los talones a Sánchez Galán y opacar el desembarco de Iberdrola en NY. Le puede la envidia. Y es que Electricité de France no digiere bien las ventajas energéticas en EE UU de Iberdrola, la mayor propietaria de parques eólicos en el mundo, que quiere disponer en 2010 del 15% del mercado de la energía eólica en EE UU. Si Pierre Gadonneix sólo dejó pasar un día desde que Iberdrola comenzara -con la compra de Caledonia- a aplicar su plan para invertir 8.000 millones de dólares en renovables en EE UU entre 2008 y 2010, ahora ha buscado  el desenlace al affaire de Energy East para volver a desplegar el humo de sus ambiciones estadounidenses. Aunque sea haciendo ruido con los cohetes ya disparados por otros.

Nublado por la ira, Gadonneix contraataca. Que no, que no entiende un no. Y menos en las puertas de sus ensueños norteamericanos, justo ahora que -a la fuerza ahorcan- ha abandonado oficialmente las murallas de Iberdrola. En la batalla con la eléctrica española, el pecado de la vanidad le costó mil juicios, un año de escaramuzas perdidas y una rendición forzosa en los muros del Nervion. En la tierra de las oportunidades, al menos le arañará al galo 6. 200 millones de dólares, una compra imprevista en la bitácora ya desbordada de EDF y el músculo prestado de algún socio local. Y es que el órdago de Warren Buffet le duele demasiado, en las carnes de su orgullo, pero sobre todo en la piel de los ensueños trasatlánticos.

Pierre Gadonneix soñaba en voz alta con construir, explotar e invertir en cuatro centrales de tipo EPR junto a Constellation, pero paga caros sus pecados norteamericanos. Por ahora Gregory Abel, la cabeza visible de MidAmerican Energy, ya ha puesto en cuarentena sus planes. Si no consigue sacar de órbita al ‘Oráculo de Omaha’, el galo tendrá que conformarse -gracias a su participación minoritaria del 9,5%- a ser el sujetavelas del matrimonio de Buffet y los norteamericanos. Con Exelon no será posible ir más allá: la compañía ha puesto muros al dique de los deseos de Gadonneix y ya ha escogido a los reactores de General Electric para equipar sus centrales futuras.

Convertida, junto a Areva, en el ariete de los ensueños nucleares de la sarkodplomacia atómica, no pesca más que despecho en tierras americanas. El baile de los pretendientes ha comenzado, no lo tiene fácil, los cuernos pesan demasiado (deslucen su estampa) tanto como sus resultados, el balance de las guerras fallidas y los recelos de los analistas. Sólo los fondos TPG y KKR  han querido prestarse para poco más que una venganza y despejar los puentes de la Competencia en EE UU.

LA CEGUERA DE LA GULA

Al presidente de Electricité de France el vicio de la vanidad lo lleva a topar mil veces con la misma roca. EDF sacude sus tentáculos, pero puede ahogarse sola con ellos. El sí con condiciones de British Energy suma y sigue con sus desembarcos fallidos en Alemania, sus dificultades en Bélgica con Distrigaz, y sus ansias chafadas en España. Se hipnotiza a sí misma con el alcóhol de los euros franceses y la tutela política de la diplomacia sarkoziana. Sólo eso ha mantenido sus ratings y le ha permitido seguir de caza, a pesar de la falta de trofeos y de que su músculo financiero sufre más de una contractura, ahora que se atraganta con el humo de sus malabares recién estrenados en China con CGNPC. Ni siquiera las ventajas de los balones de oxígeno que la tutela de Nicolas Sarkozy le brindan impiden que analistas como los de Standard & Poor´s  le recuerden que el músculo no acompaña a sus cuentos de la lechera: tiene una “flexibilidad financiera” que resulta “limitada” ya sólo para afrontar la adquisición de una sola de las empresas de energía nuclear como British Energy.

El desembarco en BE es prioritario para la gala porque reforzaría el abastecimiento de su filial EDF Energy -que suministra los dos tercios de la electricidad de Londres pero no produce más que el 50% de sus necesidades- y le haría participar en el relanzamiento de la energía nuclear en Reino Unido, ya que los futuros reactores se instalarían en los parques de centrales ya existentes. Pero la oferta puede resultar dilutiva desde un punto de vista crediticio, dada la magnitud de la operación y los costes relacionados con el envejecimiento de los activos de la compañía británica, Tanto, que S&P promete aplicar una bajada en la nota crediticia del grupo presidido por Pierre Gadonneix. Sobre sus perspectivas financieras para este año, EDF espera que el crecimiento orgánico anual de su EBITDA debería acercarse a un 3%, pero su resultado neto (excluidos los elementos no recurrentes) no debería superar el de 2007. La subida de ciertos costes (compras de energía, mantenimiento y transformación), la continuación de la “dinámica de inversión” y las medidas de acompañamiento relacionadas con la puesta en marcha de la reforma de los regímenes especiales de pensiones se han aliado para conjurar el lastre de sus cuentas. Teniendo en cuenta estos efectos, ni EDF espera que los resultados financieros experimenten poco más que una ligera evolución más favorable en el segundo semestre.

Y es que Gadonneix se entrega, para rematar, al pecado de la gula. EDF se sirve a la mesa bocados que no puede digerir. Traga rápido para que no se le enfríe el trago recién servido de BE. Y tiene que llamar a la infantería. Engolosinado con  BE ha tenido que dejar pasar a Iberdrola y ahora, embebido en la mordida sobre British Energy, afloja la venganza de Constellation.  A la vista de los  35.000 millones que promete invertir antes de 2010 y del empeño en embriagarse con sus ansias napoleónicas, no da para muchas alegrías más.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2016 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...