edición: 2324 , Martes, 17 octubre 2017
11/04/2017
banca 
Relaciones Banca-Gobierno

Los presidentes de Santander y BBVA intensifican sus pullas al Gobierno

Demandan ayuda para sus mercados con problemas, como EE UU, Brasil, México, Reino Unido y Turquía, mientras continúan el ajuste de plantillas en España
Juan José González
Para muchos, las declaraciones de los banqueros en sus habituales arengas a los ahorradores y clientes que se dan cita en las juntas, son un elemento fijo en los guiones de los discursos presidenciales. Por tanto, a fuerza de repetir la práctica esta se ha convertido en recurrente. Recurrente resultan las peticiones de Ana Patricia Botín, presidenta de Banco Santander, que la semana pasada ante un auditorio atestado de accionistas recuperaba, de nuevo, el tono popular de la demanda al Gobierno, veladas amenazas dirigidas al Ejecutivo en busca de ayuda, de complicidad para que le ayude y abra camino en los mercados de Europa y de Latinoamérica. "Solidez, tradición y dinamismo" es el trío de virtudes que demanda Botín al Gobierno para que España gane protagonismo en el mundo. En sus reclamaciones, Botín no está sola, cuenta con la ayuda estimable de Francisco González, presidente del BBVA, quien en la misma línea de solicitud demanda al Ejecutivo decisión para "asumir el liderazgo en la creación del gran proyecto europeo". Ambos mensajes, diferentes remitentes pero idéntico objetivo; solicitud expresa de ayuda porque Santander y BBVA tienen problemas en sus mercados exteriores, mercados principales aportadores de sus beneficios. Latinoamérica (Brasil, México, Estados Unidos...) y Europa (Turquía y Reino Unido).
Desde el Gobierno señalan que son mensajes habituales, que los banqueros siempre señalan la acción de Gobierno (o la inacción) como uno de los motivos del deterioro de sus resultados en el exterior. El reproche es un asunto recurrente en los guiones de los discursos bancarios. Reproches a la pérdida de protagonismo en el mundo, como apunta Francisco González, idéntico reproche ("España debe ganar protagonismo en el mundo") dice Botín. La demanda de ambos al Gobierno mira a la necesidad de aumentar la relevancia internacional en el apartado económico. Porque "hay retos globales y regionales", según Botín, en los que no puede faltar la aportación española.

Quizá la petición de los dos banqueros sea la de convertir al Ejecutivo en una especie de delegado comercial, una suerte de lobby para abrir puertas y ganar voluntades políticas, en Latinoamérica, Turquía o Reino Unido, en México, Estados Unidos o Brasil, en los mercados principales de Santander y BBVA, allí donde se encuentran los negocios de los dos bancos españoles. Las pullas de los dos banqueros al Gobierno han sido objeto de debate entre varios departamentos ministeriales, pues a pesar de su carácter recurrente, el Ejecutivo debe analizar peticiones y sugerencias de todos los sectores económicos. Y la banca no iba a ser menos. Pero el tono empleado por los dos banqueros en las juntas celebradas recientemente, parecen querer ir más lejos: ¿podrían estar sugiriendo una mediación directa con las autoridades de aquellos mercados con dificultades?

Una fuente ministerial constataba la semana pasada las preocupaciones del sector financiero, en especial en un escenario de cambio en Europa a propósito de la salida de Reino Unido y de los cambios que el Ejecutivo de este país pueda realizar a medio y largo plazo. Obviamente, Santander es el más preocupado y el que mayor riesgo registra en este escenario por su posición en Inglaterra. En este caso, el Gobierno español, difícilmente podría mejorar el estatus financiero del banco español, estatus o posición en el sector que depende sólo de la actividad del banco.

Sin embargo es el mercado americano el que tiene más preocupado a los dos banqueros, sobre el que no han escatimado alusiones en sus respectivos discursos. Porque es en Estados Unidos donde Santander no consigue consolidar su posición y, al contrario, es origen y foco de problemas jurídicos con el supervisor local y las autoridades financieras del país. Tampoco sus negocios bancarios pasan mejores momentos en Brasil, cuya economía pasa por momentos difíciles. En México la incertidumbre económica y política está frenando la expansión de la economía del país, problemas para el negocio bancario de BBVA que tiene allí su principal mercado y aportador al beneficio del banco.

Contrastan las peticiones de ambos banqueros al Ejecutivo con su escasa aportación a lo largo de estos últimos años a la actividad económica, con una muy baja tasa de crédito a las empresas al tiempo que destructores de empleo. Por eso desde el Gobierno señalan que las peticiones de los banqueros a propósito de llevar a cabo políticas coordinadas de ámbito global, reformas que aporten mayor flexibilidad a las economías, así como más oportunidades a las personas, fomentando el desarrollo científico, tecnológico y la innovación, sea un contrasentido con las políticas de ajustes y recortes de plantillas que vienen realizando los dos bancos en los últimos años. Como contradictorio puede resultar el mayor volumen de recursos destinados por Santander y BBVA a la implantación (que no al desarrollo) de la tecnología en el sector para crear más riqueza y expulsar a personas de las plantillas.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...