edición: 2347 , Lunes, 20 noviembre 2017
17/12/2010
Buenas Prácticas

Los Principios del Pacto Mundial de Naciones Unidas se consolidan entre las empresas españolas

Crece un 28% en número de Informes de Progreso entregados este año por los firmantes del Pacto Mundial en nuestro país
La lucha contra la corrupción sigue siendo el mayor desafío de cara a futuro
Beatriz Lorenzo

La Responsabilidad Social, como concepto y herramienta, ha adquirido en los últimos tiempos visos de excelencia y fama de infalibilidad. Los ingredientes del concepto - transparencia, honestidad, ética, equidad, respeto…- fundamentan un guiso que, si bien ahora se sirve en ingentes raciones, ha tenido no pocas dificultades para integrarse en la “cocina corporativa” habitual.La transparencia, esa capacidad de comunicar de forma veraz avances y logros pero también desaciertos y errores, ha tropezado con escollos en su integración en un escenario corporativo parapetado tras las altas trincheras del oscurantismo y aficionados a la poda indiscriminada de información a la hora de hacerla accesible a los grupos de interés.

Y sin embargo, aunque la incorporación de la Responsabilidad Social en el seno empresarial –no como mero fundamento teórico, no en forma de programas filantrópicos aislados del “core business”, mucho menos aún como mero barniz sin ningún trasfondo- garantiza un impacto positivo y de mayor reputación en la compañía, no puede obviarse el hecho de que la burbuja que rodea (y eleva) a la Responsabilidad Social puede desvirtuar el concepto despojándolo de su significado esencial y aportando confusión. Ciertamente, la saturación es uno de los principales peligros que actualmente asolan al escenario corporativo en materia de información responsable. En este contexto,  la coherencia y la asunción de un marco preestablecido funcionan como los mecanismos más adecuados. Así, la Red Española del Pacto Mundial de Naciones Unidas presenta los resultados obtenidos del análisis de los Informes de Progreso. Estos Informes son la herramienta a través de la cual los firmantes de la iniciativa de Responsabilidad Social Empresarial más grande del mundo, comunican los avances realizados en la implantación de los 10 Principios. Durante la última presentación, llevada a cabo el pasado 14 de diciembre se resaltaron las discretas mejoras de las compañías españolas en la aplicación de los Principios del Pacto Mundial, en tanto ha crecido un 28% el numero de informes de progreso presentados.

TIBIOS AVANCES

Con respecto al área de Derechos Humanos resaltó la mejoría presentada por las empresas españolas, las cuales siguen gestionando los riesgos de Derechos Humanos como parte destacada de sus estrategias de negocio. Sin embargo, los mecanismos de control siguen siendo en muchos casos de carácter informal (5,33% en el caso de las PYME), lo que indica que las empresas necesitan todavía formalizar los procesos para asegurar la correcta implantación de estos Principios. Se observa también una disminución (14%) de la inversión en las comunidades en vías de desarrollo en las que operan las empresas firmantes. Por su parte, las PYME muestran un descenso importante respecto a 2008 en el reconocimiento de si su actividad genera riesgos en materia de Derechos Humanos, de lo que se deduce que este tipo de empresas actualmente está prestando más atención a otros riesgos que considera más urgentes que los de Derechos Humanos. En lo relativo a las Normas Laborales, las empresas de nuestro país presentan un alto grado de implantación de áreas como son la negociación colectiva y la libertad de afiliación, contando con sistemas sólidos y estables para la comunicación con los empleados.

Llama la atención, sin embargo, el hecho de que las empresas consideren que el riesgo de vulneración del Principio 3 se ha visto incrementado este último año un 7%, dato que viene acompañado por un aumento similar (6%) en el número de acciones desarrolladas en este Principio. Sin duda, la situación laboral de nuestro país afecta a la percepción de los riesgos y fuerza a buscar potenciales soluciones. Se detecta además, una ralentización en las acciones relativas a la conciliación, así como en materia de igualdad. Aunque presentes y relativamente importantes en las políticas laborales de las empresas (34,65%), estos temas parecen haber perdido la fuerza registrada el año anterior tras el anuncio de la Ley de Igualdad. Por último, en lo relativo a Normas Laborales, cabe destacar el descenso en la verificación de la no existencia de trabajo infantil en empresas que operan en países en vías de desarrollo (8%).

EL PROBLEMA DE LA CORRUPCIÓN

A pesar de todo, el que el aumento del número de informes de progreso presentados no es en si mismo un indicativo de mejoras. No debe olvidarse que el pasado año las empresas españolas ocuparon el primer puesto en cuanto al número de informes de progreso -con un incremento del 21% respecto a años anteriores- según daba a conocer la Red Española del Pacto Mundial. Este dato, en apariencia ventajoso y halagüeño para la evolución empresarial española, escondía un regalo envenenado: lo cierto es que la Responsabilidad Social Corporativa sigue estando desligada de contenido para muchas empresas. Y es que en realidad el 48% de los informes de progreso elaborados por las entidades que forman la Red del Pacto Mundial de Naciones Unidas en España para promover la responsabilidad social no incluían ningún objetivo en el marco de los principios que trata de promover, según se deduce del análisis de los informes correspondientes al ejercicio del pasado año.  Se hace por tanto necesario una aplicación más formal y contextualizada de los principios.

Por otra parte, los resultados de los Informes muestran que, un año más, el área de lucha contra la corrupción sigue siendo el que más desafíos presenta a las empresas españolas. Por un lado, el cumplimiento normativo y el blanqueo de capitales pasa a ser uno de los principales riesgos de corrupción identificados, dato que no viene acompañado de un incremento equivalente en el número de políticas desarrolladas para regular estos riesgos. Sí que se observa, sin embargo, un aumento en el número de acciones encaminadas a garantizar la transparencia y el buen gobierno en el caso de las PYME (40,82%). Por ello, en general, se acentúa la necesidad de alinear las políticas y las acciones puestas en marcha con los riesgos detectados, para garantizar que tengan el resultado esperado. En este sentido, la publicación de la Guía práctica para la gestión de riesgos y herramientas de implantación “Lucha contra la corrupción y promoción de la transparencia” que publicará la Red Española del Pacto Mundial en enero de 2011, pretende dar claridad a estos conceptos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...