Los reguladores pretenden establecer en 2013 normas para los
edición: 2534 , Viernes, 17 agosto 2018
26/11/2012
El Consejo de Estabilidad Financiera cierra el periodo de consulta el 14 de enero próximo

Los reguladores pretenden establecer en 2013 normas para los mercados crediticios no bancarios

Carlos Schwartz

De acuerdo con los datos recogidos por el Banco de Pagos Internacionales (BIS, por sus siglas en inglés) el sector de crédito no bancario, o lo que se denomina vulgarmente la “banca en la sombra”, representa 67 billones de dólares en los 25 países más el conjunto de la Unión Europea que engloba el estudio. La cifra es más de la mitad de los activos totales del sector bancario en ese mismo universo, que representa en total 130 billones de dólares. Es decir que el sector informal del crédito, no regulado, es holgadamente superior al volumen del sector de los seguros y fondos de inversión que totalizan en la mima área 43 billones de dólares. Esa gigantesca masa de dinero supone un riesgo potencial al margen de toda regulación. La regulación afectaría a un muy extenso mercado que incluye a todas las instituciones que no siendo bancos toman depósitos de una u otra forma y los transforman en crédito. Son mercados en los que se financian los propios bancos, lo fondos de inversión, y las grandes empresas, pero que entrañan la posibilidad de riesgos o de trasladar ese riesgo al propio sistema bancario.

El riesgo sistémico se debería supervisar desde el punto de vista del Consejo de Estabilidad Financiera (CEF) en un área extensa delimitada por la posibilidad de contagio entre el sistema bancario y la banca en la sombra, en la posibilidad de que los fondos de dinero sean sujeto de corridas por parte de los inversores que quieren recuperar su inversión, en la evaluación y alineación los incentivos asociados a la securitización, en reducir y amortiguar los riesgos vinculados a los contratos de préstamo contra activos, como el caso de los repos y el préstamo de acciones, y en general en evaluar y mitigar el riesgo que implican las otras “entidades bancarias en la sombra”. Mientras que este último aspecto es difuso y excesivamente amplio, de lo que se trata para los reguladores es en poner bajo el control de los reguladores la transformación de vencimientos y la creación de crédito por la reiteración del préstamo del los mismos activos.

Es decir que el problema en el fondo se reduce a imponer condiciones a las entidades que transforman periodos de madurez, es decir toman dinero de una u otra forma a plazos breves y a su turno lo prestan a plazos mayores sin ser bancos. Al no ser bancos, y de hecho operar como tales en la sombra, carecen de normas claras de capital, calidad de ese capital, y absorción de pérdidas. Uno de los ejemplos es el funcionamiento de los fondos de dinero que toman recursos de los inversores y lo ceden a empresas. Si hay una carrera de los inversores sobre este tipo de entidades por problemas de solvencia, o de dudas sobre la solvencia de esos fondos, lestos pueden ser llevados a un estado de insolvencia que podría contagiar de inmediato a los bancos que obtienen financiación de dichos fondos.

Otro de los ejemplos sobre los que se solicita opinión en la documentación que el CEF ha sometido a consulta de las entidades es el de la actividad crediticia de los depositarios de valores que solicitan un margen de garantía sobre los títulos que prestan. Es decir que los depositarios de valores prestan lo títulos a los inversores que los utilizan para especular y solicitan un dinero a cuenta en garantía. Los depositarios a su turno prestan ese dinero de garantía. En el caso de quebranto del inversor que ha tomado los títulos en préstamo el depositario se ha quedado sin la garantía y no puede responder ante el propietario de los títulos. También puede ocurrir que quien toma el dinero incurra en insolvencia y no devuelva el préstamo que era en definitiva un margen de garantía, y el depositario no pueda devolver el margen a quien tomó los títulos en préstamo.

El CEF ha sacado a consulta tres documentos en los que se esbozan las líneas generales de la regulación que se pretende imponer. Es significativo el hecho de que uno de ellos está exclusivamente dedicado al mercado de repos y préstamo de valores lo que da una idea del volumen al que esas actividades dan origen. Las grandes empresas que acuden a los mercados que el BIS considera de banca en la sombra miran con cierta preocupación la fiebre reguladora del CEF y BIS en esta área porque obtienen de los mercados informales una parte importante de su financiación.

Tanto el CEF como el propio BIS han hecho esfuerzos para intentar aquietar esos temores puntualizando que en las presentes circunstancias de déficit crediticio por parte de las entidades bancarias son conscientes de la importancia del sector informal del crédito, y que de lo que se trata es de regularlo, y no de eliminarlo. Sin embargo, la documentación del BIS `pone de manifiesto que el sector crediticio no bancario que tuvo un crecimiento explosivo antes de la crisis financiera desatada en 2008 sigue creciendo, aunque a un ritmo menor que anteriormente. Es a la luz de este dato que el G20 encomendó al CES en 2011 el estudio de como regular este sector por los riesgos sistémicos que insinuaba. El CES ha cumplido con el pazo previsto de noviembre de 2012 para iniciar la consulta sobre las medidas a adoptar. Sin embargo es prematuro suponer que las medidas de control y regulación pese a las buenas intenciones estén en marcha en 2013.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...