edición: 2361 , Lunes, 11 diciembre 2017
24/10/2017

Los reguladores registran tres fabricantes de coches alemanes por presunta colusión en turismos

A BMW le han seguido Volkswagen y Daimler por conspirar para fijar precios incluidos los diésel
Carlos Schwartz
La Comisaría de la Competencia de la Unión Europea y los reguladores alemanes registraron al comienzo de la semana las oficinas de Daimler y las de Volkswagen y Audi buscando documentos incriminatorios por una actividad continuada durante décadas de conspiración para fijar precios de componentes diésel y de otras tecnologías de acuerdo con fuentes de ambas empresas. El pasado viernes BMW admitió haber sido objeto de registros a mediados de este mes por el mismo motivo al mismo tiempo que Daimler anunciaba que se había convertido en denunciante de estas actividades en un intento de atenuar las consecuencias de las multas que pueden llegar a sufrir los fabricantes de automóviles. El pasado viernes Daimler, el fabricante de Mercedes Benz, anunció una caída del 17% en sus resultados para el tercer trimestre. La causa fundamental de la reducción del beneficio a pesar de un aumento de las ventas es un gasto de 223 millones de euros en un plan para “mejorar las emisiones” en tres millones de coches con motor diésel de la marca Mercedes Benz. Esta política constituye un claro esfuerzo por mejorar la imagen de la tecnología diésel que sufre un gran descrédito por su capacidad contaminante y el encubrimiento de este hecho por parte de los fabricantes de coches que han maquillado la producción de gases por esos motores.
En julio pasado la Comisaría de la Competencia de la UE anunció que estaba investigando una posible colusión entre fabricantes de coches en Alemania sin dar mayores detalles. Pero el anuncio siguió a la publicación de un reportaje en el semanario Der Spiegel en el cual se afirmaba que BMW, Daimler, Volkswagen, Porsche y Audi habían alcanzado acuerdos sobre las tecnologías de los vehículos durante décadas alcanzando acuerdos en reuniones secretas. Uno de los hechos denunciados por Der Spiegel es que los fabricantes habían llegado a un acuerdo sobre unas dimensiones más reducidas de los tanques utilizados para el líquido AdBlue, una solución de urea líquida, que sirve para neutralizar las emisiones de óxido de nitrógeno de los motores diésel, con el objetivo de abaratar costes.

Los acuerdos abarcaron desde el coste de los componentes en los coches, hasta la elección de los proveedores para la industria. BMW el pasado viernes estableció una diferencia entre las potenciales violaciones de la legislación contra los monopolios y la manipulación ilegal de los gases de los escapes de los automóviles. La empresa además informó que en julio había iniciado una investigación interna con la colaboración de un despacho externo aunque no dijo si esta medida había arrojado algún resultado.

La empresa ha argumentado en su defensa que no existe delito alguno en llegar a acuerdos con otros fabricantes en componentes que no hacen a la competencia entre las marcas, los analistas del sector señalan que el máximo ejecutivo de Fiat, Sergio Marchionni, ha señalado de forma reiterada que no tiene sentido que cada empresa fabrique componentes que no suponen diferenciación competitiva y abogó por una cooperación en este tipo de componentes. No obstante en julio la ministro de Economía de Alemania, Brigitte Zypries, dijo que se tomaba muy en serio la investigación anunciada por Competencia de la UE y consideraba que en defensa de su propia imagen los fabricantes de coches deberían colaborar con el regulador para esclarecer la situación. La industria alemana del automóvil sigue bajo el impacto de la violación de las normas de emisión de gases y su encubrimiento por parte de Volkswagen.

La Comisaría de la Competencia este año aplicó una multa récord a los fabricantes de camiones cuyo importe total alcanzó a los 2.900 millones de euros por coordinar las listas de precios y el cronograma para la introducción de medidas y dispositivos contra la contaminación. Las multas se calculan sobre la base de un porcentaje de las ventas anuales totales de una empresa y pueden alcanzar cifras muy significativas con un tipo máximo del 10%. Sin embargo además del tipo máximo hay un ajuste de la cuantía en función de los años de perjuicio a los consumidores y ejercicio de esa mala práctica. Dentro del ordenamiento legal de la competencia en la UE existe la figura del denunciante, que puede llegar a ser exonerado de responsabilidades. En esta investigación abierta desde julio el que ha decidido actuar como denunciante ha sido Daimler
.
La Comisaría de la Competencia ha dicho que la investigación se encuentra aun en una fase preliminar y que no se puede deducir de ninguna de sus acciones la existencia real de la supuesta colusión. La investigación se produce en un momento especialmente delicado de la industria del automóvil con una tendencia a la desaceleración de las ventas en Europa y Estados Unidos y temores sobre el futuro del mercado en el que el crédito subprime ha sido el principal impulsor de la adquisición de vehículos. Es al mismo tiempo un periodo de transición industrial entre la producción de motores de combustión interna y la progresiva adopción de la tracción eléctrica en los turismos. En este contexto la investigación no anuncia la buenaventura y los analistas del sector consideran que la industria alemana no va a escapar al ejercicio del rigor por parte de la Comisaría que preside Margrethe Vestager.

Algunos portavoces de la industria que actúan con demasiado sigilo como para tenerlos en cuenta apuntan que la colaboración entre fabricantes existe y no es contraria a la competencia. Este año BMW, Mercedes y Audi compraron la empresa de mapas digitales Here y el año pasado se aliaron en un plan de inversión para desarrollar sitios de carga para los coches eléctricos en toda Europa. Sin embargo en este caso no parece que se trate de una colaboración tan anodina puesto que la UE ha abierto un procedimiento largo y costoso.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...