edición: 2576 , Miércoles, 17 octubre 2018
27/05/2014

Los relevos en la cúspide de Enel pueden tener efecto en la estrategia de Endesa y en su gestión

La salida de Fulvio Conti reactiva el debate sobre la reducción de la deuda de la eléctrica italiana
Carlos Schwartz

Ha llegado el relevo a la cúspide de Enel. El histórico Fulvio Conti consejero delegado de la empresa se ha despedido la semana pasada de los accionistas de la sociedad, entre ellos el mayoritario estado italiano, en una junta de accionistas con récord de asistencia. Estaba representado el 52,72% del capital. El motivo para esa concurrencia era, entre otras cosas, la propuesta de aprobación de un código ético presentada por el ministerio de Finanzas por el cual un ejecutivo o consejero de la sociedad involucrado en una investigación por corrupción debe dimitir a sus cargos. La aprobación de este principio se ha exigido a otras participadas por el estado como el operador de la red Terna, Finmeccanica, o la empresa de petróleo y gas ENI.

La medida impulsada por el Gobierno encabezado por Matteo Renzi fue rechazada por los accionistas independientes en los últimos dos casos con un serio revés para el ejecutivo. En Enel tuvieron más cuidado y se aseguraron la mayoría del 66% del voto presente para ese trámite. Pero la salida de Conti, un hombre dado a permitir el desarrollo de “reinados” independientes en las filiales ha resucitado las controversias internas de la empresa.

Conti en la última junta de accionistas defendió el proceso de expansión internacional de Enel que consideró un éxito. Señaló en este sentido que la empresa no habría pasado de ser una generadora local de energía. En el sector se considera a este ejecutivo como el artífice de la adquisición de Endesa por la italiana. Operación que ha supuesto cargar con una deuda de 56.000 millones de euros a la matriz. La deuda al cierre del ejercicio de acuerdo con la información disponible era de 39.000 millones de euros. Conti que alabó la reducción de la deuda estuvo en el centro de varias controversias en el seno de la empresa precisamente por los niveles de deuda alcanzados.

Uno de sus antagonistas en este asunto fue el director financiero de Enel y presidente de Enel Green Energy, Luigi Ferraris. Lo cierto es que mientras Conti hace las maletas, Ferraris sigue en su cargo. Un mes antes de la junta de accionistas los ejecutivos de Enel próximos a Andrea Brentan, consejero delegado de Endesa, lo mencionaban como posible sucesor de Conti a quien se sabía que el Gobierno del primer ministro Renzi no renovaría el mandato. En realidad la decisión del Gobierno es que los dirigentes con los máximos cargos ejecutivos que hayan cumplido tres mandatos de tres años deberán abandonar su posición en la empresa.

Pero el rumor no se ha hecho realidad y de momento Brentan sigue al frente de las operaciones de Endesa. En su lugar el cargo de consejero delegado de Enel lo ha ocupado Francesco Starace. Este es un hombre del sector industrial, ingeniero nuclear, que ha pasado por varias ingenierías de primera línea como ABB, antes de recalar en la eléctrica en el año 2.000. Starace fue transferido de Enel Green Energies donde ocupaba el cargo de consejero delegado. Lo cual indica claramente que la corriente de Ferraris se ha reforzado dentro de la empresa y sugiere la posibilidad de que Brentan deje de ser el consejero delegado de Endesa.

En parte esto dependerá también de la estrategia que la empresa italiana siga frente a su participada en España. De acuerdo con fuentes próximas a la empresa, el plan de descolgar las participadas en América Latina de la estructura de Endesa, que son las verdaderas generadoras de caja, ha recobrado fuerza. Si la nueva dirección de Enel, que incluye a la presidenta Maria Patrizia Grieco, opta por traspasar los activos iberoamericanos de Endesa a Enel, la primera quedará alineada para su venta según las fuentes consultadas. No sería la primera vez que esta posibilidad recorre los pasillos de la eléctrica en Roma.

Grieco, abogada de formación, que goza de la confianza de Renzi, tiene un muy largo recorrido empresarial que incluye como cargo más reciente la presidencia de Olivetti empresa que fuera en su momento la matriz de Telecom Italia, y un cargo en el consejo de Fiat Industrial. Los cambios no han sido caprichosos y son lo suficientemente relevantes como para pronosticar más en el grupo. Mientras, un detalle administrativo. La junta general decidió reducir en un 25% los ingresos del consejero delegado. De acuerdo con la fuente consultada esta será una política que se hará extensiva a los altos cargos de las filiales, “sobre todo de aquellas que no producen ingresos de acuerdo con su potencial”. Opinión que coloca un signo de interrogación sobre los ingresos de los dos más altos cargos de Endesa.

Lo cierto es que los últimos siete años de Enel no han sido espectaculares. La adquisición de Endesa tenía como premio sus activos iberoamericanos y los planes de la gran central hidroeléctrica de Aysén en Chile, al igual que las centrales nucleares proyectadas por el Gobierno de Sebastian Piñera. Hidro Aysén está paralizada por la resistencia social a sus consecuencias medioambientales. Por otro lado la crisis económica internacional con sus secuelas de caída del consumo eléctrico en Europa y el accidente de Fukuyima en 2011 frustraron buena parte de los objetivos que se había propuesto el tándem Conti-Brentan.

Uno de ellos fue el plan para reabrir en Italia la posibilidad de generación nuclear eliminada del horizonte tras un referéndum en 1987 que acabó con las cuatro centrales nucleares que existían en Italia. La larga marcha hacia la recuperación de los planes nucleares se vio frustrada por Fukuyima. Una serie de licencias encadenadas permitieron participar a Enel en la generación nuclear fuera de Italia, y luego importar energía eléctrica generada por centrales nucleares.

Antes del accidente japonés y sobre la base de estos alicientes políticos, Conti había firmado un acuerdo en el 2005 con EDF que desembocó en 2007 en una participación del 12,5% de la italiana en la nueva central nuclear de Flamanville 3 en Francia con una capacidad de generación de 1.650 MWe además de una opción para una participación similar en las próximas cinco centrales iguales a construir en Francia.

La tecnología utilizada es la EPR desarrollada por la sociedad estatal de bienes de equipo nucleares Areva de Francia junto con Siemens. El acuerdo permitía además a EDF participar en cualquier nuevo desarrollo de centrales nucleares en Italia. Para este fin ambas sociedades constituyeron al 50% la sociedad Sviluppo Nucleare Italia con la idea de desarrollar estudios de factibilidad para cinco centrales nucleares con tecnología EPR. Como es lógico Sviluppo forma parte de las sociedades enterradas por el desastre nuclear japonés. Así que no todas las iniciativas de los gestores de Enel han sido grandes éxitos ni toda la deuda proviene de Endesa.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...