edición: 2597 , Viernes, 16 noviembre 2018
25/10/2010
OBSERVATORIO DE PATENTES Y MARCAS

Los requisitos formales de inscripción de modificaciones en patentes se simplifican

Ruth Sanz Azábal (PONS)*
La entrada en vigor el 29 de diciembre de 2009 de la Ley Omnibus 25/2009, de 22 de diciembre, tiene como objetivo impulsar la creación de empresas, la competencia y la internacionalización de las pequeñas y medianas empresas españolas en el sector servicios. Los cambios se dirigen a mejorar la regulación para que sea más eficaz y menos gravosa para ciudadanos y empresas. Fundamentalmente, se sustituye la figura de la autorización previa que rige el acceso en numerosas actividades por meras comunicaciones de inicio de la actividad o declaraciones responsables por parte del prestador a la Administración. De este modo se reducen las barreras y los costes de entrada a la actividad económica.

En este sentido, se ha modificado el artículo 79 de la Ley de Patentes 11/1986 que en su apartado 4 establece “La Oficina Española de Patentes y Marcas  (OEPM) calificará la legalidad, validez y eficacia de los actos que hayan de inscribirse en el Registro de Patentes. Este Registro será público.” La OEPM continúa obligada a calificar la legalidad, validez y eficacia de los actos que se pretendan inscribir en su Registro, pero ya no obliga a los interesados a constituir en documento público el objeto de la inscripción.

Antes de esta modificación establecida por la Ley Omnibus, la Ley de Patentes exigía la inscripción en documento público y la liquidación de los tributos que gravaran los hechos imponibles producidos. Sólo así los actos de libre disposición surtían efectos.

Cabe recordar que tanto la solicitud de patente como la patente ya registrada y concedida constituyen un título de propiedad industrial que otorga a su titular el derecho en exclusiva de explotarla en el tráfico económico. Así, la patente, en su calidad de bien inmaterial con trascendencia económica, es un derecho patrimonial. Tanto la patente como la solicitud confieren a su titular un derecho de propiedad.

Como es lógico, los derechos derivados de una determinada patente pueden ser transmitidos por todos los medios admitidos en derecho, tanto por actos “inter vivos” como “mortis causa” y, en consecuencia, ser objeto de contratos con las cláusulas y condiciones que las partes consideren, mientras éstas no sean contrarias a la leyes, a la moral o al orden público.

Antes de la entrada en vigor de la Ley Ómnibus, para que los contratos fueran válidos, además de reunir los elementos esenciales de consentimiento, objeto cierto y causa de la obligación y para que surtieran efectos registrales frente a terceros, se debían otorgar en escritura pública, liquidar los impuestos correspondientes y su inscripción en la OEPM.

Ahora, al eliminarse el requisito de escritura pública, la inscripción en la OEPM de cualquiera de los actos de libre disposición relacionados con una invención, se evitan trámites administrativos y formales que redundan en notables beneficios económicos para los titulares de patentes o modelos de utilidad.

* Directora Signos Distintivos. PONS PATENTES Y MARCAS

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...