Los resultados bancarios no despegan ni despejan dudas tras
edición: 2534 , Viernes, 17 agosto 2018
21/10/2016
banca 
Las cuentas trimestrales

Los resultados bancarios no despegan ni despejan dudas tras nueve meses

Tipos, divisas, regulación, mora, solvencia, costes y más ajustes se suman a la falta persistente de crédito adelantan más sombras que luces a menos de tres meses para el cierre
Juan José González
Llegan los resultados bancarios del tercer trimestre con las mismas sombras que ya se proyectaban en los anteriores trimestres. A juzgar por los registrados en Bankinter, publicados ayer, se mantiene la presión sobre las cuentas, se mantiene el entorno de tipos de interés en mínimos -o en negativo-, rentabilidad a la baja o, en el mejor de los casos, en "equilibrio", escasa demanda de crédito, continuación del ajuste de red, presión reguladora y aumento de costes por cambios tecnológicos. Por si no fuera suficiente, la morosidad repunta ligeramente en agosto (último dato). Los siete primeros bancos se espera que repitan, en líneas generales, algunos agregados del mismo período del año antes, como por ejemplo los beneficios (9.700 millones de euros) si bien, las situaciones particulares dan a entender que las dificultades de cara al cierre anual, son este año, de mayor complejidad que en el ejercicio pasado.
Es sector bancario español continua agitado e incómodo en una situación de extrema incertidumbre. No respira con tranquilidad porque las autoridades europeas insisten en la necesidad de recapitalización y de reducción de la morosidad, dos asignaturas que consideran pendientes, al menos mejorables, como premisa para considerar que el sector bancario se encuentra saneado y, por tanto, capacitado para hacer negocio. En el trimestre finalizado o, con la perspectiva de los nueve últimos meses del año, el sector presenta unos resultados marcados, como en anteriores trimestres, por el precio del dinero en cero, al tiempo que ve truncados sus ingresos y, en consecuencia la pérdida de rentabilidad. En este sentido, el tercer trimestre resulta una repetición de los anteriores, con tan sólo ligeros matices, tanto negativos como positivos que, al final, se compensan.

El sector bancario español, y en concreto, los siete más grandes, viven desde el inicio del ejercicio un proceso de constante transformación tecnológica, trabajo que realizan en un contexto económico adverso y con fuertes dificultades para alcanzar, en términos generales, la rentabilidad. Hay alguna excepción, como Bankinter, con una cuenta de resultados viento en popa, un beneficio cercado al 34% hasta septiembre, 400 millones de euros, cuando el mercado esperaba algo menos. La clave de los resultados de la entidad se encuentra en que ha crecido en crédito y en recursos de clientes, pero en particular por la aportación del negocio adquirido a Barclays en Portugal y que, en términos de beneficio neto, fue de 64,5 millones de euros (de los 400 millones del total).

Claro está que Bankinter no es el ejemplo que sirve para ilustrar la vida del sector bancario en los últimos meses, puesto que se encuentra ajeno a la mayoría de los problemas que comparte el resto del sector, caso de la morosidad, el 4,19% de Bankinter frente al 9,4% del sector. En las grandes entidades parecen repetirse los efectos de los mismos escenarios, esto es; Santander puede mejorar el beneficio neto trimestral pero, por el contrario, baja en el acumulado anual debido a la inestabilidad del mercado brasileño y de la caída de la divisa inglesa.

La incertidumbre en Reino Unido, continua siendo el punto débil para Santander, al tratarse del principal mercado del banco, en tanto que primer aportador al beneficio del grupo. El producto estrella, la cuenta, no es suficiente para compensar los disgustos que le proporciona el entorno económico en ninguna de las donde opera. Los inversores tienen en cuenta la mala reputación de la entidad en EE UU, dada la mala imagen que generan los suspensos cosechados en varias pruebas de estrés de la Fed.

Tercer trimestre negativo también para BBVA, si bien el acumulado anual de los nueve meses registra un saldo positivo importante, casi un 60% superior al mismo período del año antes. La razón del avance se encuentra en la operación de compra del Garanti, primero con un impacto negativo en las cuentas pero a la postre una subida, un rebote que dispara el resultado y que será la estrella de sus cuentas al cierre anual.

En el caso de Caixabank, el trimestre recoge la huella de los recortes de plantilla, con un incremento notable en costes. Por otro lado, las cuentas mejoran por el avance en el crecimiento de crédito, aunque es probable que no sea suficiente para mantener el resultado en el acumulado de los nueve meses. En los casos de Popular, inmerso en una profunda reestructuración; de Bankia, con el retroceso de los ingresos por la caída del Euribor y, finalmente, de Sabadell, por la depreciación del 20% de la libra en el mercado de su participada TSB, el trimestre no sería suficiente para sacar muchas conclusiones, salvo la que augura el mantenimiento de las incertidumbres hasta el final y, por tanto, el signo de los resultados.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...