edición: 2600 , Miércoles, 21 noviembre 2018
10/07/2017

Los rumores de consolidación en el sector europeo de la energía apuntan a las grandes compañías

La banca apuesta a la adquisición de EDP por Gas Natural, pero eso requiere convencer a la china CTG
Carlos Schwartz
Los bancos de negocios llevan semanas sugiriendo la posibilidad de que Gas Natural haga una oferta para la adquisición de Energías de Portugal (EDP) mientras que ambas empresas niegan todo contacto. Uno de los elementos clave de una supuesta concentración entre ambas empresas sería un precio por acción capaz de convencer a la multinacional China Three Gorges (CTG), que con el 21% del capital de la portuguesa es su accionista de referencia. Algunas fuentes han señalado que las limitaciones a la exportación de capitales por parte de las empresas chinas desde enero pasado reforzarían las posibilidades de la empresa de energía española. Sin embargo, el Gobierno de China ha limitado la salida de capitales de las empresas privadas pero ha mantenido la actividad en el exterior de las empresas de propiedad estatal y en particular en el sector de la energía. Cinco de las doce principales inversiones chinas en el exterior en el primer semestre de este año correspondieron a empresas estatales entre las cuales hay tres del sector de la energía: Three Gorges, Sinopec y Red Eléctrica del Estado. De acuerdo con fuentes de medios financieros CTG compró su participación en 2011 a 3,50 euros por acción y una oferta con visos de éxito no podría estar por debajo de los 3,80 euros por acción. Resta por ver si esta estimación es correcta. Para hacer las cosas un poco más complejas el presidente de EDP, Antonio Mexia, y el presidente de EDP Renovables Joao Manso Neto son investigados en un proceso penal junto a otros siete altos funcionarios de empresas estatales y ministerios por compensaciones a la eléctrica y a Red Eléctrica Nacional (REN) tras la liberalización del sector en 2004.
Pero las sugerencias sobre esta posible combinación ibérica prosiguen mientras los indicios de que esta operación puede estar en el foco de interés de Gas Natural se siguen acumulando. “Puede que la batalla por parte de Caixabank por consolidar su entrada en el mercado portugués no sea ajena a estas especulaciones”, señaló el fin de semana a ICNreport una fuente del sector financiero.

Una combinación de ambas empresas tendría una dimensión de entre 32.000 y 35.000 millones de euros. “Es llamativo el hecho que EDP haya vendido sus redes de distribución de gas en Portugal y España”, señaló una fuente del sector de la energía quien añadió que en caso de una adquisición de EDP por Gas Natural esta última superaría la barrera del 85% del mercado de distribución de gas en España. Por otra parte, EDP es un importante generador de electricidad y una parte considerable de esa generación va por cuenta de EDP Renovables, una sociedad mercantil en la cual EDP tiene el 75%.

La principal accionista de la empresa aspira a adquirir el 25% de Renovables que no controla y está a la espera de una respuesta del regulador portugués para proceder a la adquisición. “El control del 100% de la filial de renovables simplificaría un proceso de concentración, y en esta opción hay que tener en cuenta que la cartera de renovables de Gas Natural debería crecer y no cabe la menor duda que esa es una preocupación de la empresa”, señaló una fuente del sector. El salto más importante por parte de Gas Natural en la generación de electricidad fue en 2008 con la adquisición de Unión Fenosa. A lo largo de este año se registraron versiones sobre el interés de Gas Natural Fenosa por adquirir activos renovables de Acciona procedentes de la salida de esta última del capital de ENDESA.

La búsqueda de activos renovables está en línea con la transformación en la generación eléctrica en Europa y a escala internacional que de forma creciente se aparta de la generación tradicional con combustibles fósiles. Alemania ha encabezado en parte este proceso con su “revolución energética” que ha llevado a abandonar en el país la generación nuclear lo que ha determinado la separación de activos por parte de las dos grandes eléctricas germanas E.ON y RWE. Sin embargo tanto Francia como Reino Unido mantienen a los reactores nucleares como sus principales activos de generación.

Tanto EDP como Gas Natural Fenosa tienen una carga de deuda que puede facilitar una concentración pagada en papel vía un canje de acciones que podría llegar a ser viable incluso hasta un 80% del precio final de la operación. El cálculo de los analistas es que para que una operación con una prima sobre el precio de mercado que atraiga al accionista de referencia lo suficiente como para que venda supone una reducción de costes por parte del conglomerado resultante cercano a los 500 millones de euros. Ambas empresas, EDP y GNF tienen planes de reducción de costes que en le caso de esta última es superior a los 200 millones de euros.

La empresa española tiene una saldo vivo de deuda del orden de los 15.000 millones de euros con la peculiaridad de que un alto porcentaje de su pasivo es a largo plazo contra una tesorería de más de 10.000 millones de euros que cubre sus vencimientos por dos años. El 51% de los ingresos de la empresa se origina en España y el 49% en el exterior. En la medida que el balance de la empresa está virtualmente estancado desde 2012 en materia de ingresos y beneficios un incremento de su inversión en el exterior y un crecimiento mediante la adquisición de activos es congruente con los rumores que se registran en el mercado.

En marzo pasado, GNF solicitó el inicio del procedimiento arbitral ante el Tribunal de la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional (UNCITRAL, por sus siglas en inglés) con el objetivo de que el Gobierno de Colombia le devuelva la Compañía Eléctrica del Caribe (Electricaribe) que fue expropiada por dicho país. GNF exige la devolución con “un marco regulatorio viable y, en su defecto, se le compense por un importe que se cuantificará en el curso del procedimiento, pero que, en base a valoraciones preliminares, superará los 1.000 millones de dólares”.

La empresa ha desarrollado una política de adquisiciones en América Latina con operaciones como la compra de Compañía General de Electricidad (CGE) en Chile y las que efectúa a través de su filial Global Power Generation (GPG), como la participación mayoritaria (85%) en dos plantas solares en Brasil adquiridas al Grupo Gransolar. Los parques a desarrollar por GPG llevan asociado un acuerdo de venta de la energía generada durante 20 años, con el sistema público brasileño, a un precio aproximado de 95 €/Mwh. Global Power Generation (GPG) es la sociedad de GNF dedicada a generación internacional, que cuenta con un 25% de participación de Kuwait Investment Authority (KIA), un fondo soberano de ese país.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...