edición: 2845 , Miércoles, 13 noviembre 2019
24/03/2017

Los rumores sobre posibles nuevas consolidaciones en el sector del automóvil mantienen la expectativa

Ford anuncia menores ingresos para el primer trimestre mientras una fiscalía investiga a Daimler
Carlos Schwartz
La adquisición de Opel por parte de Peugeot (PSA) ha despertado en el sector de la industria del automóvil una incesante especulación sobre la posibilidad de que las consolidaciones se extiendan. La feria del automóvil de Ginebra realizada la misma semana que se confirmó que PSA pasaba a ser la segunda industria del sector en Europa tras Volkswagen estuvo dominada por esta idea que no es necesariamente compartida por todas las empresas del sector. En particular la empresa de Wolfsburgo es la que se muestra más reticente a las consolidaciones, entre otras cosas de acuerdo con los analistas porque sus dimensiones son ya demasiado grandes como para que se plantee la posibilidad de crecer aun más. Por el contrario, señalan los analistas, para Volkswagen de lo que se trata es de superar el quebranto que le ha ocasionado el fraude de las emisiones de sus motores diésel. Mientras estos hechos siguen alimentando la hoguera de la especulaciones una investigación por parte de la fiscalía del estado de Stuttgart tomaba estado público. Un portavoz de esa fiscalía afirmó esta semana que los fiscales alemanes habían iniciado una investigación sobre un grupo de empleados de Daimler, el fabricante de la marca Mercedes Benz.
La investigación es por un posible fraude por parte de esos empleados en la venta de vehículos con motores diésel. El portavoz de la fiscalía que se negó a dar detalles sobre el procedimiento dijo que los empleados podrían haber utilizado documentación falsa sobre el límite de emisiones de los coches para la venta de los mismos. El anuncio esta semana por parte de Ford de que sus ingresos en el primer trimestre de este año estarían por debajo de las previsiones de los analistas ha puesto una vez más el foco sobre las perspectivas de la industria en Estados Unidos.

Ford anunció que sus ingresos por acción estarían entre los 33 y 35 centavos, comparado con un consenso del mercado de 47 centavos para el primer trimestre. El consenso ya estaba por debajo de los ingresos por acción de la empresa en el primer trimestre de 2016 y el ingreso real anunciado muestra una fuerte caída este año. El escenario no se restringe a Ford y hay suspicacias sobre los resultados de General Motors que ha decidido hacer caja oportunamente con sus activos europeos a costa de retener el riesgo del fondo de pensiones de sus trabajadores de Opel en los libros de Detroit como condición para poder vender a PSA su marca. El mercado estadounidense se desinfla. Las acciones de Ford y GM cayeron esta semana un 7,5%. Los analistas y fabricantes adjudican la debilidad del mercado a un cúmulo de factores entre los cuales el aumento de los tipos de interés, el aumento del precio de las materias primas, el incremento del precio de los combustibles serían decisivos.

Sin embargo, el problema real que parece estar detrás de la caída en las ventas es el precio de los coches de segunda mano de un lado y el efecto de las cargas financieras del otro. El periodo de expansión de las ventas registrado tras la salida de la crisis financiera internacional en el mercado estadounidense está directamente vinculada a la financiación de las compras a tipos de interés muy bajos. Las ventas a plazos en estas condiciones abrieron las puertas a la venta de coches grandes y caros a un público cada vez más amplio. El crédito subprime para la venta de coches ha comenzado a mostrar la desagradable cara de la morosidad y las ventas han comenzado a caer.

La industria del automóvil en Estados Unidos está pendiente de los estímulos que la política económica del Gobierno del presidente Donald Trump pueda suponer, pero la idea de que esos estímulos se pueden retrasar más allá de lo tolerable, o fracasar en su trámite parlamentario, están tensando los nervios de la industria. La debilidad de las ventas no son una exclusiva estadounidense, comienza a ser una realidad en Europa donde el repunte del endeudamiento de las familias está pesando sobre el mercado de la venta a plazos.

En Europa, los fabricantes de automóviles se van a aplicar al análisis de lo que el consejero delegado de PSA, Carlos Tavares, logre con Opel. El objetivo de este directivo es elevar la tasa de utilización de las plantas de Opel de su actual 82% al 98% que es la norma en PSA según fuentes de la empresa. Pero atención porque para alcanzar ese objetivo se puede utilizar una vía indirecta: reducir la base productiva existente. Pero mientras el resultado de esa gestión atrae el interés de los analistas, el factor que hace ponderar las bondades de la consolidación a los industriales del sector es en qué medida esta puede contribuir a alcanzar los objetivo de un exitoso desarrollo tecnológico en los coches eléctricos y los sistemas sin conductor. Los criterios en este territorio son divergentes. El más decidido defensor de la consolidación es el consejero delegado de Fiat Chrysler (FCA), Sergio Marchionne, quien considera que aumentar la escala es fundamental en la industria europea del automóvil para poder competir con la estadounidense.
Marchionne afirma que la industria del automóvil en Estados Unidos hizo una limpieza antes y después de la crisis financiera que equivale a los efectos de una consolidación y que en este sentido va por delante de la industria europea. El ejecutivo cree que sin escala los márgenes serán cada vez más estrechos. Es por esto que durante este mes efectuó una aproximación a Volkswagen que fue rechazada por la empresa alemana. Fiat Chrysler se ha asociado con Google Alphabet para el desarrollo de la tecnología para coches con sistemas de conducción automáticos. Pero no por ello ceja en sus intenciones de encontrar un socio para consolidar.
FCA ya había efectuado varias aproximaciones a General Motors antes de la venta de Opel. Los ejecutivos del grupo admiten que con la venta de Opel a PSA se ha evaporado un 20% de las sinergias. Pero aun así Marchionne afirma que lo seguirá intentando.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...