edición: 2578 , Viernes, 19 octubre 2018
16/02/2009
Observatorio Fiscal

Los tiques no son documento válido para la deducción del IVA

Datadiar.- El art. 4 del Reglamento de facturación aprobado por RD 1496/2003, permite que la obligación de expedir factura pueda ser cumplida mediante la emisión de tiques y copia de éste en una serie de operaciones, siempre que el importe no supere los 3.000 euros, cuotas de IVA incluidas. No obstante, siempre se tendrá que emitir factura, aún en los supuestos que figuran a continuación, cuando los solicite un empresario o profesional, en las entregas intracomunitarias de bienes, en las entregas de bienes reguladas en el art. 68.tres y cinco LIVA realizadas en territorio español del IVA, en las entregas de bienes expedidos o transportados fuera de la comunidad Europea a que se refiere el art. 21.1º y 2º LIVA, excepto las tiendas libres de impuestos, en las entregas de bienes que sean objeto de instalación y montaje, antes de su puesta a disposición, y en aquellas en que los destinatarios sean personas jurídicas que no actúen como empresarios o profesionales. También deberá expedirse factura, en cualquier caso, en los supuestos de inversión del sujeto pasivo y en las operaciones con oro de inversión. Técnicamente, a los tiques se les denomina documentos sustitutivos de las facturas.

Estas operaciones en las que se permite la emisión de tiques son:

- Las ventas al por menor.
- Las ventas o servicios en ambulancia.
- Ventas o servicios a domicilio del consumidor.
- Transportes de personas y sus equipajes.
- Servicios de hostelería y restauración, incluidos los suministros de bebidas o comidas para consumir en el acto.
- Servicios prestados por salas de baile y discotecas.
- Servicios telefónicos prestados mediante cabinas de uso público o tarjetas sin identificación del portador.
- Servicios de peluquería y los prestados por institutos de belleza.
- Utilización de instalaciones deportivas.
- Revelado de fotografías y servicios prestados por estudios fotográficos.
- Aparcamiento y estacionamiento de vehículos.
- Alquiler de películas.
- Servicios de tintorería y lavandería.
- Utilización de autopistas de peaje.

Además de los sectores antes indicados, también el Departamento de Gestión de la Administración tributaria podrá autorizar otros supuestos.

Los tiques y sus copias deben tener un contenido mínimo. Así, número y en su caso serie, siendo éstos correlativos. Pueden utilizarse serie diferentes cuanto se tengan varios locales de negocios, distintos tipos de actividad, cuando sean expedidos por los destinatarios y los rectificativos de otros anteriormente emitidos.

También deben contener el número de identificación (NIF), nombre y apellidos, razón o denominación social completa del sujeto pasivo que está obligado a su emisión, el tipo impositivo aplicado a la operación o la expresión IVA incluido y el importe de la contraprestación total.

Pues bien, a pesar del contenido anterior, el Tribunal Económico Administrativo Central, en resolución de unificación de doctrina, de fecha 18 de noviembre de 2008, reiterándose en doctrina anterior, establece que los tickets no constituyen documentos acreditativos del derecho a la deducción, como exigen los artículos 97 de la Ley del IVA (Ley 37/1992) y 4 del Real Decreto 2402/1985 y del posterior Real Decreto 1496/2003. Los tickets carecen de diversas menciones que son obligatorias en las facturas, siendo el principal de ellos la identificación del destinatario, ya que es la única manera de individualizar la operación y atribuírsela al sujeto que pretende practicar la deducción, por lo que la falta de identificación del destinatario es un defecto que impide que dichos documentos cumplan los requisitos reglamentarios suficientes necesarios para permitir su deducibilidad. Asimismo, faltan también en los tickets menciones tales como la base imponible, el tipo impositivo aplicado y la cuota tributaria resultante, requisitos todos ellos que son también esenciales en orden a realizar labores de control.

Equipo jurídico de Datadiar.com

Consultas Vinculantes

No tendrá efectos suspensivos sobre el plazo de liquidación del ISD, la impugnación de las adjudicaciones de una herencia. D.G.T. C, 18-09-2008.
La consultante se está planteando impugnar la adjudicación de una herencia, efectuada por el albacea-contador-partidor nombrado por el causante, para cuya liquidación tiene concedida prórroga. 1. Si la impugnación de la adjudicación de una herencia suspende el plazo para liquidación aunque finalice la prórroga y si mientras no se resuelva la impugnación la liquidación se declara «sub iudice». 2. Si los herederos o el albacea puede abonar la cuota del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones antes de que se dicte sentencia firme. 3. Si los bienes integrados en la masa hereditaria pueden ser utilizados por alguno de los herederos o por el albacea antes de que sean liquidados los impuestos correspondientes.

La escritura o acta de rectificación de un error de vicio de la escritura inicial estará sujeta, pero exenta del concepto de actos jurídicos documentados, cayendo la carga de la prueba en el sujeto pasivo. D.G.T C, 16-09-2008.
El consultante es propietario de una vivienda adquirida mediante escritura pública. Al día de hoy, ha comprobado que se cometió un error en la mencionada escritura al describir la finca, siendo identificada con la del vecino, lo que le llevaría a realizar permuta, acta notarial de error o en su caso acción declarativa de dominio. Tributación de las operaciones anteriores.

Tribunales

No basta con la anulación de un acto de la Administración Tributaria para que nazca el deber de reparar, sino que la lesión debe calificarse de antijurídica, y por lo tanto, resarcible cuando concurre ausencia de motivación. T.S. S, 14-7-2008.
Es doctrina tradicional el considerar que un contribuyente, aunque no esté obligado a actuar bajo dirección letrada ante los órganos de la Administración tributaria, para una adecuada defensa de sus intereses tiene derecho a la asistencia de un profesional si el asunto reviste complejidad. En este caso, no puede pedírsele que soporte los gastos causados por tal asistencia cuando su pretensión ha sido completamente estimada. Si bien, la nueva tesis argumentada entre otras por la sentencia recurrida, estima que no basta con la mera anulación en la vía económico-administrativa para que nazca el deber de reparar, sino que la lesión puede calificarse de antijurídica y, de esta forma, de resarcible únicamente si concurre un plus consistente en la ausencia de motivación y en la falta de racionalidad del acto administrativo que, a la postre, se expulsa del ordenamiento jurídico. Esta nueva tesis es la seguida por la sentencia impugnada por lo que entendiendo que sigue la tesis correcta, debe desestimarse el recurso de casación en unificación de doctrina y sostener que cuando un obligado tributario, valiéndose de un asesoramiento específico y retribuido, obtiene de la Administración, tanto en vía de gestión como en vía económico- administrativa, la anulación de un acto que le afecta, ha de soportar el detrimento patrimonial que la retribución comporta si la actuación administrativa frente a la que ha reaccionado se produce dentro de los márgenes ordinarios o de los estándares esperables de una organización pública que debe servir los intereses generales, con objetividad, efectividad y pleno sometimiento a la ley y al derecho, eludiendo todo atisbo de arbitrariedad.

La interposición del recurso de alzada debe realizarse en un único procedimiento consistente en la formulación de alegaciones en el mismo escrito de interposición sin admitir posteriormente documento alguno. T. S. S, 29-09-2008.
La legislación no prevé un procedimiento de interposición del recurso de alzada ordinario distinto según que el recurrente fuera el propio reclamante o alguno de los órganos directivos legitimados para su interposición, sino que está previsto un único procedimiento consistente en la formulación de alegaciones en el mismo escrito de interposición sin admitir posteriormente documento alguno, lo que convierte el anuncio previo en una pretensión vacía de contenido.
 
Tribunales Económico-Administrativos

El tiempo transcurrido desde la falta de una comparecencia hasta la comparecencia en un día posterior, cuando se desconoce absolutamente por qué no tuvo lugar la comparecencia inicialmente prevista, no constituyen dilaciones imputables al contribuyente. T.E.A.C. R, 24-7-2008.
No constituyen dilaciones imputables al contribuyente en un procedimiento inspector el tiempo transcurrido desde la falta de una comparecencia hasta la comparecencia en un día posterior, cuando se desconoce absolutamente por qué no tuvo lugar la comparecencia inicialmente prevista, al no haberse recogido en la correspondiente diligencia.

En los supuestos de encomiendas de gestión, será sujeto pasivo de IVA la Administración encomendante. T.E.A.C. R, 09-07-2008.
Cuando existe una encomienda de gestión del artículo 15 de la Ley 30/1992 entre órganos de distintas Administraciones Públicas, el sujeto pasivo del IVA es la Administración encomendante. En el caso concreto, el órgano de la Administración del Estado (FEGA) es el sujeto pasivo de las operaciones de compra y venta de productos agrícolas, como encomendante, mientras que el órgano de la Comunidad Autónoma, como encomendado, se limita a ejercitar meras actividades de carácter material, técnico o de servicios.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...