edición: 2702 , Martes, 23 abril 2019
18/11/2014
LA OREJA DE LARRAZ

Los titulares de un bien tienen tres años para decidir si mantienen la actividad afecta

Javier Ardalán

El propietario de un bien afecto a una actividad, que recupera su propiedad tras la conclusión de un derecho de usufructo, cuenta con un periodo de tres años para decidir si mantiene la afectación o renuncia al mismo, según establece una sentencia de la Audiencia Nacional, de 4 de junio de 2014.

El ponente, el magistrado Fernández-Lomana García, razona que por afectación debe entenderse la decisión de la persona física de sujetar un bien a una determinada actividad económica. La singularidad del presente caso es que quien decidió en su día la afectación fue, lógicamente, quien tenía el derecho de disfrute del bien, según se regula en el artículo 467 del Código Civil (CC).

"Esta decisión debe realizarse por quien detenta la facultad de decidir sobre el uso del bien y, en este sentido, los nudos propietarios, como hemos razonado, sólo han tenido dicha posibilidad desde el momento en que adquirieron el pleno dominio y, por lo tanto, pudieron decidir sobre el uso y disfrute de las fincas, se trata por lo tanto, de una decisión ex novo", razona.

También determina que esa declaración de voluntad realizada por una o varias personas físicas es un nuevo acto de afectación, pues a ellas corresponden decidir, en el momento en que pueden hacerlo cuando consolidan el dominio-, si continúan o cesan en la afectación.

En el caso en litigio, tras el fallecimiento de la madre se continuó con la explotación agrícola de una finca, lo que explica que, en su Resolución, el TEAC llegue a sostener que en el momento de la venta, "no era objeto de discusión que existía una explotación agrícola de las fincas vendidas".

No obstante, desde que adquirieron la posesión y vendieron la finca, aun admitiendo que hubiesen continuado con la explotación agrícola, al no haber transcurrido tres años desde la nueva afectación, no puede considerarse el bien como afecto a efectos fiscales.

El derecho de usufructo es un derecho real que limita la propiedad de forma temporal, de modo tal que el usufructuario es quien posee la facultad de uso y aprovechamiento del bien, pues como dispone el artículo 476 del CC "el usufructo da derecho a disfrutar los bienes ajenos con la obligación de conservar su forma y sustancia".

El artículo 471 del CC dice, además, que "el usufructuario tendrá derecho a percibir todos los frutos naturales, industriales y civiles, de los bienes usufructuados".

Sólo el usufructuario tiene, por tanto, la capacidad de decidir la afectación o desafectación del bien a una actividad económica, sin que nada pueden hacer respecto al uso del bien los nudos propietarios, a no ser que la afectación suponga alteración de la forma y sustancia del bien, según establece la sentencia del tribunal Supremo de la Sala de lo Civil , de 27 de noviembre de 2006.

En este sentido, Fernández-Lomana García destaca que la Consulta V039304 de la Dirección General de Tributos se sostiene que "la nuda propiedad de la finca no podrá considerarse afecta a la explotación económica de ella al carecer por completo de facultades o utilidades que son necesarias para dicha actividad, como exige el propio Real Decreto Legislativo 3/2004, de 5 de marzo, por el que se aprueba el texto refundido del Impuesto sobre el IRPF". Esta norma, "en su artículo 27.1, exige que para considerar que un elemento patrimonial está afecto a una actividad económica".

Precisamente por ello, la Consulta V0587-08 de la Dirección General de Tributos, los nudos propietarios que venden, sin llegar a desarrollar la actividad agrícola alguna, sí les resultan de aplicación los coeficientes de abatimiento para los bienes adquiridos antes de 1994.

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...