edición: 3010 , Miércoles, 15 julio 2020
31/05/2020
banca 

Los bancos de negocios recomiendan a sus clientes acudir a los mercados antes de que se desplomen

La banca de negocios ve con desconfianza el auge de las bolsas estadounidenses del que se beneficia
Los mercados de acciones y bonos están mucho más allá de la realidad, o lo que es lo mismo, han creado una realidad propia que no coincide con la realidad material de la economía global
Carlos Schwartz
Desde marzo los mercados de valores estadounidenses viven una verdadera fiebre, un rebote de sus mínimos anteriores que ha apartado una vez más a estos mercados de sus competidores globales. Para los analistas la clave está en la respuesta de la Reserva Federal (Fed) a la pandemia Covid-19 y a un tirón del sector tecnológico. El último empujón ha sido la versión de que una vacuna contra el coronavirus está al caer, una especie que no se catará a corto plazo de acuerdo con los círculos científicos que trabajan sobre el desarrollo de esa vacuna. Los pronósticos entusiastas sobre la posibilidad de una vacuna a corto plazo han servido para inflar el valor de las acciones del sector de la tecnología, al igual que la ficción sobre el papel de las tecnológicas en el combate contra la pandemia. Sin dudas la intervención de la Fed está jugando un papel de primer orden en la sobrevaloración del mercado. Basta recordar que han sido las propias principales gestoras de fondos de inversión las que han “recomendado” al banco de la Reserva Federal que incluya en su lista de la compra una serie de productos financieros cotizados en bolsa, así como incursiones en los mercados de acciones para dar respaldo a los títulos. La última ola especulativa ha permitido al S&P 500 subir un 36% desde sus mínimos de marzo recortando la caída en lo que va de año a sólo un 5,8%. El índice ganó un 3% la semana pasada, coronando su mejor carrera de dos meses desde 2009.
Mientras tanto el Euro Stoxx 600 cae un 16% en lo que va de año, la Bolsa española pierde un 25,28% y el Hang Seng de Hong Kong cae un 19%. El porcentaje de analistas que califican a las acciones estadounidenses como atractivas y las sobreponderan ha alcanzado su punto más alto en cinco años, de acuerdo con una encuesta de Bank of America Global Fund Manager Survey. Pero mientras un 24% de encuestados ponderan en exceso a las acciones estadounidenses consideran a las europeas y a las de los mercados emergentes como poco atractivos. El cruce de preferencias se sitúa en máximos y mínimos respectivamente desde 2012. Pero los bancos de negocios comienzan a sugerir que la fiesta puede acabar a corto plazo. A la vista de la euforia del mercado, los bancos de negocios han alentado a sus clientes con buenas calificaciones de crédito a salir al mercado con deuda y acciones para aprovechar la coyuntura y aumentar la liquidez de sus tesorerías. “Los precios no pueden ir más lejos de sus niveles actuales”, comenta un ejecutivo de un banco de negocios.

Para Citigroup los mercados de acciones y bonos están mucho más allá de la realidad. O lo que es lo mismo, han creado una realidad propia que no coincide con la realidad material de la economía global, la estadounidense incluida. “En la medida que el segundo trimestre vaya cerrando y comencemos a ver el dolor, y los efectos colaterales de esta situación, pensamos que esto se va a hacer mucho más duro de lo que parece”, afirma Manuel Falcó, codirector de la división de banca de negocios de Citigroup a Financial Times. Los comentarios parecen tener consistencia si se tiene en cuenta que el auge se vive en un momento en el cual las grandes empresas a escala global no han reanudado el trabajo a escala pre-pandemia y mientras se anuncian recortes de plantilla y producción en todos los sectores industriales. Las economías se dirigen con paso seguro hacia una de las peores recesiones de la historia de acuerdo con la mayoría de los organismos económicos multilaterales incluido el FMI, la OCDE y el Banco Mundial. 

La divisoria de aguas está marcada por las expectativas de cómo va a ser la recuperación. La creencia de los mercados es que en la medida que se retome la actividad, la reactivación tendrá forma de V, es decir, un crecimiento acelerado similar a la caída. Un hecho retrata de forma clara el optimismo de los inversores: en los cinco primeros meses de este año las empresas mejor calificadas han obtenido un billón de dólares  de los mercados a cambio de sus activos de inversión, aun a sabiendas de cómo está la economía global. Esta ilusión en la recuperación acelerada ha permitido la colocación de deuda corporativa a niveles realmente sorprendentes y una de las consecuencias de esta avidez inversora es que los bancos de negocios van a tener unos muy buenos resultados por su intermediación en los mercados de deuda en el primer semestre de este año.

El resultado benéfico de esta situación de mercado sobre las cuentas de los bancos de negocios fue subrayado recientemente por JPMorganChase, quien estima que los ingresos generados por la intermediación en los mercados de capitales puede aumentar un 50% en el segundo trimestre de este año, comparado con igual periodo el año pasado. Lo que está en cuestión es hasta donde los fondos activistas van a adquirir empresas aprovechando la caída en el valor de los activos. La estrategia tradicional de comprar barato para reestructurar, reducir costes y bajar plantilla, para luego revender los activos adquiridos puede chocar en las presentes circunstancias con el interés de los gobiernos en limitar el aumento de la desocupación. Estas operaciones oportunistas se pueden encontrar con una fuerte resistencia administrativa en algunos países. Este factor puede llamar a los estrategas de estos fondos a medir sus acciones porque en el presente periodo pueden implicar un alto riesgo en la medida que los planes de reestructuración pueden chocar con serias resistencias de gobiernos y actores sociales y bloquear los recursos por tiempo indefinido en operaciones poco rentables, o incluso a pérdida, señalan fuentes del mercado.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...