edición: 2825 , Martes, 15 octubre 2019
16/09/2019

Los cacos del inodoro

Desaparece el inodoro de oro de 18 quilates valorado en 1,12 millones de euros propiedad de los herederos de Winston Churchill. Una noticia simpática, anecdótica y graciosa que ha logrado superar el nivel de fluidos que soportaría el evacuatorio en cuestión en condiciones normales gracias a la, al parecer, fiebre de compradores mundiales que consigna el preciado metal. Coincidencia o no, lo cierto es que la desaparición del excusado recipiente logra una percha internacional en los informativos que quizá nunca había planeado el caco.

Se podría pensar en que la voracidad compradora mostrada por algunos bancos centrales del mundo entero, tiene su origen en la sana preocupación humana de protegerse ante la inestabilidad de las finanzas y de la economía mundial. En este sentido, el robo del inodoro dorado sería la fiel representación de un sentimiento profundo: que los gobernantes quieren proteger, incluso, su trasero con oro de los mejores quilates posibles. De ahí que la letrina valga más, simbólicamente, que su precio en oro.

Así las cosas, la policía local investiga la sustracción del wáter dorado siguiendo unas pistas razonables, aplicando criterios criminalísticos. Porque, ¿a quién le interesa el oro? ¿quién está comprando oro? Pues eso, pistas que pueden servir para encontrar una posible vía para llegar al caco. Dos preguntas que apuntan con claridad a los sospechosos del hurto, que no son otros sino nada menos que los bancos centrales de Rusia, China y otros países emergentes en los que, incluso podría pensarse que la existencia de inodoros es, en cifras totales, notablemente inferior al de su población.

Ahora no se sabe si la sustracción del evacuatorio dorado es un agente (variable exógena) acelerador de la demanda de oro y, por tanto, de la subida del precio, o bien, es la subida de la demanda del oro -y su precio- el que ha propiciado este interés súbito y general de los avatares de la pieza mobiliaria en cuestión. Llama la atención que el asunto (el robo) se haya convertido en un reclamo mundial en medio de las aguas turbulentas que marcan hoy día el comercio y la economía mundial. Por eso es urgente conocer la autoría de los cacos del inodoro, no vaya a ser que se trate de una burda campaña de imagen para promocionar un museo o de acusar a los grandes bancos centrales de manipuladores del precio del oro.

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...