edición: 3002 , Viernes, 3 julio 2020
11/03/2020

Los circuitos de inversores dudan que la compra de Tallgrass Energy por Blackstone se complete

El derrumbe en el crudo hundió la cotización de la empresa energética en la que Enagas se interesa
Carlos Schwartz
La ruptura del acuerdo para el recorte de la producción de crudo entre Arabia Saudita y Rusia se ha saldado de momento con un verdadero derrumbe de los precios del barril. El reino saudí ha incrementado la producción y comercializa sus productos con un descuento para quitar mercado a Rusia. El efecto sobre la industria petrolera ha sido fulminante con caídas generalizadas del precio de sus acciones en los mercados esta semana. Una de las víctimas ha sido Tallgrass Energy (TGE), propietaria de 11.000 kilómetros de gasoductos y oleoductos de transporte. Un fondo de infraestructuras de Blackrock, con apoyo de Arabia Saudita, había pactado adquirir Tallgrass Energy por 22,45 dólares por acción con un precio final de 6.330 millones de dólares. Desde que se anunció el acuerdo final en diciembre la cotización de las acciones se ha mantenido con oscilaciones dentro de ese nivel. Esta semana las acciones cayeron por debajo de los 18 dólares, para recuperarse la víspera hasta los 18,62 dólares. Todavía con un fuerte descuento sobre el precio de la venta. Sin embargo el principal problema es la proyección del negocio que pasó de un mercado con el barril de crudo a 70 dólares a un mercado con el barril a poco más de 30 dólares.
Para los analistas el escenario deja en un cono de sombra la firmeza de las intenciones de compra por parte de Blackrock. “No me sorprendería que Blackstone estuviera buscando algún escape a este compromiso, o que revise el precio”, señaló Stephen Ellis, analista de Morningstar, de acuerdo con el Financial Times. El 11 de marzo de 2019 Enagas anunció que había cerrado un acuerdo con filiales de Blackstone Infrastructure Partners y con el fondo soberano de Singapur, GIC, para tomar una participación indirecta del 10,93% en Tallgrass Energy. “La inversión de Enagás se realiza en el holding que posee el 100% de los derechos políticos así como el 43,91% de los derechos económicos de TGE. El holding queda compuesto por Blackstone, como socio mayoritario; GIC como socio minoritario; y Enagás, que tendrá un 24,90% al cierre. Tras el cierre, Enagás ha acordado incrementar su participación en el holding en un 3,52% adicional por un importe aproximado de 83 millones de dólares, sujeto al cumplimiento de las condiciones propias de este tipo de operaciones”, afirmó entonces la empresa española. Fuentes del mercado consideran que Blackrock “se lo está pensando”.

Los inversores en TGE tienen una penalización fuerte si deciden retirarse de la operación. De acuerdo con los contratos hechos públicos al regulador, las cláusulas se aplicarían incluso si el precio de la empresa queda pulverizado por un revés económico o por un acto de guerra. La penalización máxima es de 70 millones de dólares, pero la empresa había perdido el lunes 800 millones de dólares de su capitalización. Puede que los recupere de forma lenta, pero en los hechos adquirir al precio pactado en diciembre es anotar una pérdida sustancial. Lo curioso de la situación planteada es que en el caso de revisar las condiciones de la compra o abandonarla sería un efecto colateral de la política petrolera decidida por Arabia Saudita, que respalda el fondo, tras la crisis con Rusia.

Blackstone declaró que “Nos proponemos continuar y honrar nuestras obligaciones con el acuerdo de fusión”. Lo cual indica que de momento no hay ningún movimiento de retirada visible. El fondo de inversión dijo al Financial Times que trabajaba para completar los pasos requeridos antes de la realización de una junta de accionistas de Tallgrass el 16 de abril. El fondo de infraestructuras fue pensado inicialmente como una vía de inyectar dinero en la modernización de las infraestructuras estadounidenses y en sus comienzos se publicitó un apoyo saudí de 20.000 millones de dólares. La constitución del fondo fue anunciada en mayo de 2017 en el contexto de la visita de Donald Trump al reino, un aliado estratégico de Estados Unidos en el Oriente Próximo. La idea central era la inversión en carreteras, generación eléctrica, oleoductos, con el objetivo de poner al día las deterioradas infraestructuras del país.

La adquisición de TGE era uno de los primeros objetivos del fondo. La empresa es propietaria de las principales redes de oleoductos del país, entre ellos el Pony Express, que alimenta desde los pozos en el Oeste del país al punto de concentración de Cushing, con sus gigantescas infraestructuras de almacenaje. Pero las redes de transporte de crudo son sensibles a las variaciones de precios en el petróleo, entre otras cosas porque si bien los ingresos por peaje no están relacionados con el precio del crudo, su desmoronamiento va a determinar que los productores de crudo no convencional bajen los volúmenes que bombean a los oleoductos.

El precio del barril de West Texas Intermediate (WTI) esta semana era del orden de los 35 dólares comparado con los 70 dólares en diciembre pasado. Tallgrass Energy obtuvo el año pasado ingresos por 868 millones de dólares de los cuales un 10% procedían de un solo cliente, Continental Resources, que es el principal productor de la cuenca de 'shale' de Brakken que se extiende por Montana y Dakota del Norte. Las acciones de Continental Resources cayeron el lunes un 47%. TGE señaló en su última memoria que la pérdida de este cliente podría representar “un efecto material adverso para nuestros resultados financieros”. Es decir que el efecto de la caída de los precios del crudo no es banal para una operación como la adquisición de Tallgrass Energy, algo que seguramente Enagas tendrá muy en cuenta.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...