edición: 3050 , Lunes, 21 septiembre 2020
24/07/2020

Los cortos en los futuros del gas llenan los bolsillos de los ’hedge funds’ con la caída de los precios

Los analistas apuestan a un cambio de tendencia cuando suba el consumo en otoño al caer los excedentes
Carlos Schwartz
Los precios del gas natural marcaron los 1,681 dólares por millón de unidades térmicas británicas (btu) el miércoles, un 13% más altos que el mínimo que se registró el 25 de junio en la terminal estadounidense de Henry Hub, pero un 23% más bajos que en la misma fecha hace un año. Los fondos de alto riesgo que cerraron operaciones cortas en febrero a la luz de que en el hemisferio norte se registraría un invierno benigno se vieron recompensados por una avalancha de dinero. La percepción de que la demanda global, incluida la industrial, no se recuperaba por las consecuencias de la crisis acelerada por el coronavirus llevó a una segunda oleada de contratos de venta a plazo en los mercados de futuros, es decir, una segunda ola de posiciones cortas por parte de los mimos actores, de acuerdo con los datos reflejados por la Comisión de Negociación de los Futuros de Materias Primas de Estados Unidos. No se equivocaron con el pronóstico del mercado. Mientras tanto las empresas que se dedican a la extracción del gas natural en las cuencas de esquistos, es decir las empresas dedicadas al gas no convencional, han sufrido con el desplome de los precios pero han tenido más tino con el manejo de los costes frente al derrumbe de los precios de la materia prima. Este hecho se reflejó en el precio de las acciones de algunas gasistas.
A diferencia de la situación generalizada de virtual quiebra de las petroleras no convencionales, las gasistas, en especial las que operan en la cuenca de los Apalaches, sobreviven. Al menos algunas de ellas. Esto se ha reflejado en una buena cotización de sus acciones en los mercados de valores. Las acciones de Range Resources han subido un 28% en el último año, las de su rival EQT ganaron un 20% año sobre año, y las de Cabot Oil & Gas y South Western Energy subieron 6,2% y 2,5% respectivamente en el último año. Las acciones de la gasista CNX han caído este año el 1,1%, pero en los últimos 12 meses acumulan una ganancia del 21%. A estas, y pocas más, se reduce el puñado de empresas del sector que lograron resultados positivos en el precio de sus acciones en el último año, sin contar con las oscilaciones de céntimos que las petroleras quebradas del sector manifestaron en los mercados de acciones.

Algunos instrumentos financieros dan una idea del volumen y fuerza de la especulación en los mercados del gas. El título cotizado en bolsa (ETN, por sus siglas en inglés), con los precios de futuros del gas como subyacente, Velocity Shares 3x Inverse Natural Gas que es un multiplicador de las posiciones cortas de alto riesgo -y que puede ocasionar fuertes pérdidas si los precios suben- ha triplicado su valor en el último año. Mientras tanto el fondo cotizado en bolsa (ETF, por sus siglas en inglés) SPDR S&P OIL & GAS EXPLORATION AND PRODUCTION por el contrario lleva perdido en lo que va de año el 44% porque está atado al resultado de la exploración y explotación de crudo y gas.

El hecho es que los productores de gas de los Apalaches han capeado durante años los bajos precios del gas mediante aumentos en la eficiencia. El rendimiento por pozo en las regiones de Útica y Marcellus se multiplicó por10 en la última década, de acuerdo con los datos de la Administración de Información para la Energía de Estados Unidos. Un prolongado periodo de precios del gas por debajo de los 2 dólares por btu este año empujó a los productores a reducir costes y obtener dinero estrujando los pozos en explotación. Algunos como EQT y CNX decidieron dejar gas sin explotar para limitar sus costes y favorecer un mayor equilibrio del mercado. De acuerdo con los datos disponibles la capacidad habitual de almacenamiento en esta época del año está excedida en un 16% y se teme que falte capacidad antes de suba la demanda estacional.

Estas evidencias pueden llevar a que un número creciente de productores decida dejar el gas sin explotar y esto contribuya en el corto plazo a mejorar el equilibrio en el mercado. Hay indicios que el análisis de los especuladores se orienta en ese sentido. Los inversores que migraron de las acciones de las petroleras no convencionales a las gasistas en abril, tras el gran desplome de los precios del crudo, mantienen las acciones del puñado de gasistas de los Apalaches y el precio de sus acciones se sostiene. Por otro lado, las posiciones cortas sobre los contratos de futuros en el mercado a plazo del gas se han desvanecido y los fondos se han pasado a las posiciones alcistas con un balance general positivo para estas últimas. 

Los contratos para entrega en diciembre marcaron un precio de 2,7 dólares por millón de btu, mientras que los precios para entrega en enero están por encima de los 2,80 dólares por millón de btu. Los analistas consideran que los precios muy bajos sufridos a lo largo del año han dejado más gas en el suelo que el que se estima y que esta conducta de las gasistas ayudará a un mayor equilibrio del mercado que se va a topar con un incremento de la demanda este otoño. Las previsiones de precios son de 3 dólares por millón de btu en las terminales estadounidenses durante 2021, para caer en 2022 hasta el entorno de los 2,8 dólares por millón de btu como precio de equilibrio por los excedentes que se puedan registrar.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...