edición: 2787 , Jueves, 22 agosto 2019
21/01/2019
Desconfianza en los objetivos de recaudación

Los empresarios dudan de la capacidad del Presupuesto para mantener el crecimiento

Hay más gasto público pero menos inversión, luego habrá menos crecimiento económico y menos empleo
Juan José González
Comienza la andadura de la nueva fiscalidad del siglo XXI que defiende el Ejecutivo, y lo hace sobre el vehículo de los Presupuestos Generales del Estado para el año en curso. Es la apuesta del Gobierno, explica la ministra de Hacienda, para dar respuesta a los modelos de negocio que las empresas, grandes, medianas y pequeñas, llevan varios años ya funcionando bajo las normas fiscales de los antiguos o clásicos esquemas de gravámenes. Inauguran la apuesta dos nuevas figuras, dos tasas, una sobre las transacciones financieras y otra sobre algunos de los servicios digitales de los denominados "nuevos modelos de negocio". Es tan sólo una parte de la reforma fiscal en marcha la que se hace visible con las dos nuevas figuras (`tasa Tobin´ y `tasa Google´) con la que se piensan recauda unos 1.500 millones de euros al año. la imprecisión de la cifra invita a sospechar sobre la eficacia de los cálculos del departamento de Hacienda sobre los que una entidad independiente opina que será difícil que alcance los 900 millones de recaudación en un año completo. Las dudas sobre la eficacia en el cumplimiento de la recaudación prevista no es un tema menor si se tiene en cuenta que el Presupuesto para el presente año está construido para contener el frenazo previsto en el crecimiento de la economía. De lo contrario, habría que pensar que el Ejecutivo no atiende las advertencias de los organismos supranacionales como tampoco de los análisis de empresas privadas, organismos independientes y agencias calificadoras.
Las dudas sobre la capacidad del Presupuesto para mantener el crecimiento de la economía se están convirtiendo en indecisiones y desconfianza para algunos grupos empresariales privados, que ven ciertas dificultades para que el Gobierno cumpla con el compromiso de déficit público (del 1,8%) con las autoridades europeas. Dudas también sobre algunos de los planes que en las últimas semanas se están dando a conocer por el ministerio de Fomento sobre grandes inversiones en infraestructuras, cuando el capítulo de la inversión pública no es precisamente de los que más sube.

Sobre el papel, la elaboración de estos presupuestos para 2019, estaba guiada por criterios de una mayor inversión que ayudarían a mantener el buen ritmo del consumo y actividad de la economía. Criterios para impulsar unos presupuestos sociales favorecedores de la empleabilidad, para lo cual se llevarían a la práctica mayores inversiones públicas y menor presión fiscal especialmente para algunos sectores de la economía en los que se registra con mayor facilidad la creación y mantenimiento del empleo.

En resumen, si los planes del Ejecutivo volcados en el presupuesto del presente ejercicio estaban orientados a empujar el crecimiento de la economía y, por tanto, a neutralizar las dos o tres décimas de menor crecimiento previsto para el año corriente, no parece que los inversores compartan el optimismo oficial a tenor del parón de las inversiones que se registra en este inicio del curso. Incluso las operaciones de salida a bolsa por parte de una empresa pública parece que ha regresado al mismo cajón de la nevera donde estaba.

Uno de los aspectos que llama la atención sobre las nuevas tasas tiene que ver con las exenciones introducidas por el departamento de Hacienda en la tasa Google y también en la `tasa Tobin´ y que han conseguido despistar a los empresarios, obligados ahora a esperar al texto definitivo que se publique en el BOE para decidir la puesta en marcha de varias iniciativas de negocio. Así estarán eximidos de la tasa digital los servicios financieros bancarios, la oferta de contenidos y las prestaciones entre entidades de un mismo grupo.

Otro aspecto destacado en la `tasa Tobin´ tiene que ver con el gravamen a las operaciones netas de compra y venta que se realicen en una sola jornada, quedando al margen de la fiscalidad la gran parte de los movimientos especulativos que se llevan a cabo en una sesión (intradía), así como las operaciones de salida a bolsa, a las que el nuevo régimen fiscal deja exentas de tributación. De esta forma, la escasa inversión contemplada no ayudará a mantener el ritmo de expansión económica ni las expectativas sobre la recaudación prevista en el presupuesto invitan a pensar en el mantenimiento del empleo, cuando se dijo que estos presupuestos eran principalmente sociales.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...