edición: 2808 , Viernes, 20 septiembre 2019
27/05/2019
De las palabras a los hechos

Los equipos económicos se enfrentan a la realidad de sacar adelante las reformas prometidas

A los discursos frívolos de algunos programas políticos les toca ahora evitar nuevas crisis o recesiones como ya adelantan instituciones y organismos
Juan José González
Los partidos políticos descienden a la arena de la realidad económica, política y social del país. En la nueva etapa, los equipos económicos deberán dotar de contenido las propuestas electorales que durante la campaña fueron tan sólo una sucesión de asuntos y titulares llamativos para captar la atención de los ciudadanos. Toca convertir la teoría en práctica, llevar el programa electoral al Parlamento. Lo prometido es deuda y ahora les corresponde a los partidos ganadores, en solitario o en coalición, materializar las propuestas políticas, las sociales y las económicas: se sube el telón para comprobar que la letra que figura en los textos de los programas electorales se convertirán en reformas. El escenario, aunque conocido y adelantado a través de los numerosos informes de organismos públicos e instituciones, se presenta novedoso en tanto que se deberán llevar a cabo reformas legislativas, sociales, laborales, económicas y fiscales con el objetivo de corregir desviaciones y prevenir algunas situaciones de riesgo, como por ejemplo, la amenaza de una desaceleración de la economía en la Eurozona. Que el crecimiento de la española sea una excepción en el panorama europeo, no significa que no vaya a verse amenazado por la caída de la actividad exterior, sobre todo si se tiene en cuenta que los países con menor crecimiento son, precisamente, clientes y demandantes de bienes y servicios producidos en España.
En este ambiente, llama la atención de la frivolidad de los discursos económicos de las formaciones políticas en campaña, de sus propuestas alejadas de la realidad, en especial, de las relativas a las medidas fiscales, llamadas rebajas de impuestos. Sorprende el vacío de las propuestas que `adornan´ los programas electorales, muchas veces sin fundamento y otras sin consistencia. Recordar que todo comenzó en el inicio de la campaña electoral no oficial, a principios de abril cuando la ministra de Economía redujo con desdeño el nivel del endeudamiento público español señalando que ni siquiera había llegado al 100% del PIB sin caer en la cuenta de que se trataba de un récord: el mayor endeudamiento en medio siglo, a distancia del 34,8% del registrado en el momento del estallido de la crisis. 

La coyuntura parece haber jugado una mala pasada al endeudamiento, de tal manera que si inicialmente la crisis tuvo su causa y origen en el endeudamiento privado, ahora le tocaría al público el desgraciado honor de ser la causa de la nueva crisis, algo que sin apurar mucho las hipótesis podría convertirse en realidad a la vuelta de la esquina, dos o tres trimestres. Pero la pelea política por hacerse con el poder en España es, a partir de hoy, un circo al que habrá que seguirle la pista de cerca. En el circo de las propuestas económicas más veleidosas figuran las elaboradas por un sesudo equipo económico, seguramente liberal-dogmático que han prometido la rebaja del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas en un 60% para los residentes en zonas despobladas de la piel de toro.

La propuesta, propia del mejor contorsionista puede conseguir que los pueblos de España con menos de 50 habitantes se llenen de fortunas y adinerados contribuyentes que, tras la reforma, cambiarían su sede financiera desde Berna a Portalrubio (Cuenca). Y es que los equipos económicos de los partidos políticos han ofrecido un espectáculo de diversidad intelectual e ideológica sin igual. Desde el partido conservador, ya sin socialdemócrata en el departamento de Hacienda, para pasar a abrazar al liberalismo más recio del nuevo dirigente popular. Es probable que esta vez, con Montero (o con quien vaya a ser el nuevo titular) no se repita el salto ideológico desde el progresista programa económico de Pedro Solbes hasta el realismo pragmático de su sucesor Cristóbal Montoro. Aunque bien mirado, le corresponda a este último el mérito de haber evitado la catástrofe económica.

Llama la atención en este cambalache intelectual e ideológico perdido de los equipos económicos de los partidos políticos que la falta de ideas así como la ausencia de claridad en la definición de los nuevos problemas y escenarios es un mal compartido por todos los gobiernos de la mayoría de los países europeos. Prueba de ello es que los gobiernos europeos elaboran sus planes a día de hoy sin contar con la existencia de la Unión Monetaria, adoptando medidas al margen de la Unión Europea y sólo con intereses locales. En esta carrera individual, los discursos económicos de las formaciones políticas han reflejado su inconsistencia, contradicciones elementales como la que afirmaba, con absoluta seguridad, que España no quebraría a pesar de superar el 100% del endeudamiento porque los Estados nunca quiebran. Sin caer en la cuenta que el ejemplo más cercano de esa hipótesis negada es Grecia porque, entre otros, la divisa común ya no depende de localismos, sino de Bruselas.

Llega la hora, por tanto, de aplicar a la realidad los discursos frívolos de la campaña. Bien en solitario, bien en coalición, los equipos económicos deberán demostrar a partir de ahora que las propuestas son consistentes, que cuentan con algo más que bases teóricas. Es probable que algunas formaciones se vean obligadas a reformular algunos de los cálculos más optimistas de las rebajas fiscales porque es probable también que estas no sean sostenibles en unos Presupuestos Generales del Estado construidos para evitar una nueva crisis, una recesión o un frenazo como ya parecen confirmar algunas cifras.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...