edición: 2851 , Jueves, 21 noviembre 2019
08/11/2019
banca 
Los inversores rechazan a BBVA por Turquía

Los gestores de inversión apuestan por fusiones si el próximo Gobierno es fuerte

Toman posiciones para el futuro, descontando fusiones y aprovechando algunos precios de ganga
Juan José González
La inversión financiera parece haber seguido el mismo camino que el resto de las inversiones empresariales: se ha quedado parada, con el freno de mano echado y bloqueada la dirección. Tan sólo alguna diferencia entre los dos grupos inversores: mientras el segundo se ha dedicado a estudiar oportunidades de compra (o de venta) una vez pasadas las elecciones y conocer el color del nuevo Gobierno, los primeras tampoco han perdido el tiempo y se han ido posicionando en sectores con baja valoración en Bolsa, como es el caso de los valores bancarios. Los gestores no han dejado de comprar poco a poco, lentamente, con prudencia y en silencio, sin llamar la atención, pequeños volúmenes, títulos bancarios. En general, todas las gestoras, incluso las que suelen visibilizar una clara desafección hacia la inversión en banca, han sido activas en el acopio de acciones bancarias. Es cierto que las valoraciones se encuentran en niveles bajos, con PER entre los 7,5 y 9 veces a excepción de Bankinter con 10,5 y un denostado por los inversores BBVA en 7,2. Son posiciones estratégicas desde el punto de vista de la inversión, de la pura gestión de carteras, a la espera de la formación de un nuevo Gobierno del que los inversores esperan que sea fuerte como para poder despejar el horizonte financiero. En este escenario, es donde las fusiones bancarias darían el juego más apetecible para los gestores, cuando las acciones bancarias seguramente cotizarían a otros múltiplos.
Las gestoras de inversiones, las grandes y las más pequeñas o `familiares´ (para algunos chiringuitos) enfilan la recta final del año. Y lo hacen con un balance muy positivo. Se puede decir que el ahorro le ha sacado al mercado bursátil lo que no ha sido capaz de arrancarle al sector financiero por la vía de los depósitos o de otro producto financiero al uso. La Bolsa acumula en lo que va de año el 10,1% de revalorización (un 4,6% interanual) y una rentabilidad por dividendos del 4,2%. Es decir, está transcurriendo el mercado bursátil por un mar propicio para las ganancias de los gestores más activos, los mejor posicionados en el sector bancario.

Claro que el sector tiene sus propios avatares. Es centro de atención por los daños directos, indirectos y colaterales provocados por la política monetaria con unos tipos de interés en negativo que obliga a las entidades a buscar alternativas al negocio típico para sacar adelante la cuenta de resultados. Otro avatar, esta vez económico, amenaza con añadir mayor deterioro a las cuentas si, como todo parece indicar, las economías se frenan y se acercan o entran en recesión. Y sin embargo, el sector sigue contando con la presión de las autoridades y del mercado para centrarse en la consolidación.

Los gestores de inversión han podido comprobar a lo largo del presente ejercicio la sobrevaloración de algunas compañías con múltiplos imposibles y disparatados que anulaban cualquier posibilidad de obtener rentabilidades positivas. Una situación que ha propiciado que los gestores de inversiones se fijasen en el sector bancario, castigado en sus valoraciones por los tipos de interés bajos y negativos y, por tanto, por las dificultades de obtener los márgenes de rentabilidad prometidos a los accionistas.

Todos los bancos han registrado compras procedentes de gestores de fondos de inversión, nacionales y extranjeros, en algunos casos relevantes porque el volumen de la compra situaba al fondo en una posición relevante en la entidad bancaria. Pero la mayoría de las compras han sido minoritarias, de pequeño volumen, `picoteo´ en el argot, destinadas a formar carteras de medio y largo plazo. Es aquí donde se han detectado algunas estrategias particulares, pero significativas, que apuestan con claridad por fusiones bancarias en general y por algunas entidades candidatas en particular.

Y la apuesta favorita de los inversores se decanta claramente por la unión entre Bankia y Sabadell. Tras muchos análisis y estudios sobre los últimos movimientos de las dos entidades, los analistas financieros llegan a la conclusión de que la unión de esas dos entidades dará sus frutos en el medio plazo. Cabe otra opción para el caso en que se desbarate la unión apuntada y que sea uno de estos dos candidatos quien finalmente se case con el BBVA. Precisamente es esta entidad la que en términos de mercado bursátil se presenta como la opción más atractiva para los inversores, con el PER más bajo del sector, luego con mayor capacidad para aumentar el precio de sus acciones. El inconveniente de este banco, el segundo más grande del sistema bancario español, es su mala situación, la peor posición en riesgo, su presencia en el peor escenario político y social como es Turquía y también en México y EE UU donde todavía no ha conseguido cambiar ningún número rojo.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...