edición: 2788 , Viernes, 23 agosto 2019
15/04/2019
seguro 
Competencia feroz en el seguro de automoción

Los gigantes tecnológicos y los pequeños de bajas prestaciones amenazan al seguro del automóvil

Utilizando las ventajas del big data, pequeñas compañías -al igual que Amazon y Google- irrumpen en el sector y amenazan a las compañías clásicas de seguros con precios competitivos
Juan José González
Primero fue el sector bancario, luego vinieron otros y de un tiempo a esta parte es el asegurador el negocio que parece haber cautivado a los cazadores de oportunidades (de negocio) por las facilidades que según están comprobando empresas de todo tipo (al margen del seguro y desconocedores de la metodología del mismo) ofrece la digitalización y aplicación informática de sistemas tecnológicos. Es un caladero con potencial de negocio, también con fuerte competencia, atomizado en exceso aunque como contrapeso sectorial el mercado está concentrado en un 75% en cinco compañías. Sociedades asentadas, sólidas, con tamaño y volumen suficiente como para cubrir todas las necesidades del mercado español. Mapfre, Allianz, Mutua Madrileña, Axa y Línea Directa compiten con fuerza en el sector de automoción donde, según datos recientes de Icea, poseen el 63% de los seguros de automoción. Son los cinco líderes mientras el resto se reparte de forma irregular entre una selva de pequeñas compañías. El sector, sin embargo, contemplaba hace un mes la llegada de un nuevo competidor que en breve iniciará su operativa en España. Se trata de Hello Insurance Group, nombre británico para una iniciativa empresarial andaluza (Avanzada Solar) cuyos accionistas cuentan con pequeñas posiciones en una diversidad de sectores como el energético, inmobiliario y la distribución de gasolina (gasolineras low cost).
Llama la atención en este sector del seguro tan atomizado y disperso y diverso la irrupción de un pequeño competidor en un mercado como es el de las primas del seguro de la automoción que mueve anualmente 11.134 millones de euros, con una competencia feroz en precios pero que ahora se siente amenazado como consecuencia de la explosión de los servicios digitales. Sin embargo, el temor de los grandes (y gigantes) del sector no tiene que ver con la posible fuga de clientes que se pudieran cambiar de compañía por la reducción del volumen de primas ni los daños que pudieran causar estos en el negocio, en la facturación de los más grandes.

El miedo de los líderes del sector tiene que ver con los precios, pues en la medida en que los nuevos competidores puedan ofrecer mejores condiciones de pago, en base a la utilización de los servicios digitales, los competidores pueden crecer como setas y multiplicarse las fugas, que se podrían convertir en huidas masivas. Surge de esta forma una situación compleja para los grandes, caracterizada por la obligación de acelerar la transformación de los servicios tradicionales, algunos de los cuales mantienen aún, entrado ya el siglo XXI, estructuras basadas en soportes físicos de papel, con documentos en este mismo material. 

Uno se imagina la gestión del back office de los miles y miles de partes y reclamaciones de los usuarios de los seguros en formato de papel cuando el big data y la digitalización está consiguiendo reducir a segundos gestiones documentales y de información que habitualmente ocupaban a varias personas durante varios días. En los últimos tiempos, desde 2014 en adelante, según la patronal aseguradora, las compañías mantiene un ritmo anual de inversiones que les está permitiendo adaptarse a la rapidez e inmediatez que demandan los clientes de los seguros de automoción, lo cual, debería estar sirviendo para el abaratamiento de los servicios que prestan las compañías del sector y, por ello, también precios más moderados.

Quizá el sector debiera entender que en una primera fase, el beneficio de las inversiones en big data puede reflejarse en un mayor control de los productos, gestión y disminución de los riesgos, detección y anulación del fraude (tan elevado como dañino en el sector), para, posteriormente, reflejar ese menor coste de intervención (que proporciona la tecnología) en los precios, en beneficio para la clientela. El sector bancario, en los últimos tiempos, intensivo en inversión tecnológica, no parece haber tardado mucho tiempo en retornar una parte de los beneficios de la tecnología en los servicios reduciendo algunos precios de intermediación.

Un aspecto en el que el sector de los seguros de automoción parece transitar con algo de retraso. Es por todo por lo que la irrupción de un nuevo competidor, más allá de la anécdota de Hello Insurance Group, que le puede restar el 1% de negocio a los grandes del sector, significa una amenaza presente en tanto que puede obligar a las grandes a moderar los precios de los servicios, como advertencia para el futuro, algo que, a buen seguro, será una realidad cuando los Amazon, Google, Apple y demás se pongan a distribuir productos y servicios que hoy ofrecen las compañías aseguradoras. Una realidad que se siente a la vuelta de la esquina.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...