edición: 3025 , Viernes, 7 agosto 2020
16/07/2020
bolsa 
La Bolsa pierde el 23% en el año pero gana el 20% en el estado de alarma

Los grandes valores del Ibex 35 lastran el mercado español, hoy a la cola de Europa

Las expectativas de los inversores se sitúan en la cumbre europea que se celebrará mañana y pasado, donde se decidirá el futuro de la recuperación económica y mercado bursátil español
Juan José González
Los mercados de valores siguen ejercitando los pasos de un baile anormal que se corresponde con la anormalidad de la normalidad oficial. Es un vaivén constante el que dibujan sus oscilaciones diarias, eso sí, ofreciendo un balance que se inclina en las últimas veinte jornadas hacia las ganancias, nueve cierres en negativo frente a doce en positivo. Se diría que es un mercado en el que todos pueden pescar con altas probabilidades de éxito. Se juega en este mercado bursátil español al ritmo que viene marcando con diversa y también con irregularidad manifiesta la coyuntura política y económica; nunca antes como ahora habían transitado ambas tan unidas y de la mano como ahora, a pesar de las restricciones que impone el guion. En ese vaivén no logra el mercado bursátil enderezar la postura y las caídas parecen estar produciendo mayores daños de lo previsto y nunca la recuperación -las subidas- se saldan a favor. El dinero, como la Bolsa o cualquier otra área de actividad política, económica y social dependen ahora mismo de las decisiones que se tomen en Europa, para lo que habrá que esperar a los próximos días de la cumbre europea del 17 y 18, para ver resultados y con estos la posibilidad de adoptar alguna postura más coherente para el futuro de la inversión. A primera vista, se podría afirmar que el mercado español de valores navega por el proceloso mar de la coyuntura con rumbo e intensidad similares al resto de mercados mundiales.
Pero lo cierto es que la Bolsa española registra momentos que, en otras circunstancias podrían ser normales, pero que en las actuales pueden calificarse como de gloriosos: que en nueve sesiones de mercado el Selectivo haya dado un 10% de alegría a los inversores dice bastante de la anormal normalidad que viven los mercados. Algunos operadores insisten en que la trayectoria de la Bolsa española es positiva en la pandemia, por mucho que el balance a día de hoy registre una caída del 23%, porque ha logrado superar -y con creces- la caída que supuso el golpe de la declaración del `estado de alarma.

La botella medio llena da muestras de una situación positiva, controlada, es decir, dentro de un orden, pues el avance ligeramente superior al 20% tras la caída desde la declaración no es nada despreciable. Pero la botella medio vacía invita al pesimismo porque el inevitable ejercicio de comparación con otros mercados de referencia para la inversión ofrece otra imagen ligeramente diferente. Porque en esa fase indicada del `estado de alarma´ otros índices como el Euro Stoxx avanzaban más de un 30% y el envidiado Dax germano un 40%. 

Todo lo cual es una muestra evidente de que el español era y sigue siendo, un indicador a la zaga, retrasado respecto al resto y que, en suma, viene a ser reflejo de la singularidad de algunos sectores en la composición del Selectivo. Se trata de las grandes empresas, algunas industriales y en general los valores bancarios, los que parecen influir en que la Bolsa española viaje con un lastre que le impida situarse a la altura de sus iguales europeas. Son grandes compañías las que mueven el mercado español, con expectativas de ganancias y buenos resultados a pesar de que el horizonte no pinta tan bien como antes de la pandemia.

Por otro lado, se trata de empresas que además contaban -y siguen contando- con buenas valoraciones de riesgos, con rating de inversión, y que en buena medida son todas ellas las que mantienen el mercado bursátil español. Pero volviendo a lo que refleja el índice bursátil, la economía, en su función asignada de termómetro de la coyuntura, vuelve a mostrar la preocupante visión de un escenario que sólo depende de una variable externa y de difícil control como es el resultado de la negociación del fondo de reestructuración europeo. 

Del plan dependerá el futuro de la Unión Europea en la misma medida en la que hoy depende la economía española. Si bien la vida de los mercados de valores suele sustanciarse en el más corto plazo de tiempo posible, el plan, las ayudas y los recursos que se concreten en estos, dibujarán el escenario del largo plazo y conformarán las expectativas en el corto y medio plazo. Por eso lo que se juegan los mercados, y en ellos los inversores y los ahorradores, en la cumbre que comenzará mañana y concluirá pasado, son las buenas o malas expectativas de la Bolsa española para un largo, quizá demasiado, período de tiempo. Pero en el corto y medio plazo, el mercado bursátil español no debería alejarse más de sus homólogos europeos, sino todo lo contrario.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...