edición: 2910 , Viernes, 21 febrero 2020
27/12/2019

Los impagos de las corporaciones chinas alcanzan cifras récord mientras la economía se desacelera

Las autoridades temen una reacción en cadena si la insolvencia se extiende al sector público local
Carlos Schwartz
La cifra de impagos de las corporaciones chinas alcanzaron un cifra récord en lo que va de año, con 18.600 millones de dólares comparado con la misma fecha hace un año. Los impagos aumentaron cerca del 10% y la tasa de crecimiento del país en el tercer trimestre de este año, con el 6% es la más baja en 30 años. El cuadro ha alarmado a las autoridades del país porque un grupo importante de empresas obtienen financiación del sector más débil del sistema financiero chino, la denominada banca en la sombra. Es decir entidades financieras que no son estrictamente bancos o carecen de licencia bancaria y nutren con crédito caro a las empresas que tienen problemas para acceder al crédito bancario habitual.
El crecimiento del producto interior bruto del país en el trimestre quedó por debajo de las expectativas de los analistas y en línea con las tasas de crecimiento de la década de 1980, con la diferencia que la dimensión de la economía china del siglo XXI es significativamente más grande, con lo cual el crecimiento actual es una desaceleración que constituye una verdadera prueba de esfuerzo para las entidades financieras y la economía mundial, que ha encontrado en la demanda interior china una fuente de crecimiento.

Las empresas chinas que tuvieron un crecimiento acelerado en años recientes y han acumulado un nivel de deuda muy alto son las que están en el ojo de la tormenta. Los impagos en bonos denominados en dólares que en general tenían garantía del estado han alcanzado a los 2.900 millones de dólares este año, de acuerdo con S&P Global Ratings. Sectores que han mostrado un crecimiento acelerado en los últimos años, como el químico y el textil, han concentrado la tensión en el mercado en semanas recientes. 

Una de las claves de la situación actual es que el Gobierno hizo frente a la desaceleración económica del país en 2014 abriendo el grifo del crédito oficial y privado. Sin embargo el ciclo de crecimiento que siguió a ese esfuerzo financiero tocó a su fin este año y ahora recurrir al crédito se ha hecho más difícil. Las tensiones registradas en los balances de las corporaciones se han traducido en un incremento del impago de bonos y créditos. Los gobiernos regionales en China disponen de vehículos destinados a la financiación de las industrias locales. Estos organismos han cargado con parte del esfuerzo de financiar a las corporaciones en el periodo iniciado en 2014 para evitar la desaceleración económica del país. A resultas de ese esfuerzo estas entidades financieras públicas locales, que operan a modo de sociedades para el desarrollo económico, se encuentran al borde de su capacidad de pago.

La preocupación por el efecto de la quiebra de una entidad de este tipo, y su efecto en cadena, se agudizó recientemente porque la sociedad Grupo financiero para el desarrollo económico y tecnológico de la zona de Hohhot, en la región autónoma de Mongolia Interior, quedó al borde de la quiebra. La insolvencia de una entidad regional como esta es a su turno una seria amenaza para los bancos que la han financiado y para el resto de las entidades semioficiales y oficiales que verían su calificación de crédito degradada y encontrarían serios obstáculos a su financiación. La alarma sobre este sector la lanzó esta semana el ex analista de Deutsche Bank y asesor del Banco de la China Popular, Ma Jun, en una entrevista concedida a un medio financiero chino especializado, el Securities Times.

Las plataformas regionales dedicadas a la financiación de zonas de desarrollo alcanzan un número de decenas de miles, señaló Ma. El Gobierno ha mostrado en meses recientes una creciente preocupación por el crecimiento del riesgo sistémico. A comienzos de este mes una reunión de las principales autoridades económicas del país para planificar las medidas económicas que se aplicarán durante el 2020, entre ellas las destinadas a evitar el aumento del riesgo sistémico, se llevaron buena parte del debate, de acuerdo con la nota de una analista del mercado chino publicada por Mizuho Securities. La reunión se efectuó el mismo día que la financiera Hohhot anunció que no podía pagar el principal de una emisión de bonos denominados en moneda local por el equivalente de 142 millones de dólares. La entidad logró aplazar el pago, pero las tensiones no se han disipado. Las fuentes que dicen estar al tanto de la situación esperan que Hohhot reciba asistencia estatal.

Las entidades como la de Hohhot han estado en la base del desarrollo local de industrias desde la década de 1990 y son agencias de desarrollo que tienen un nivel de deuda de una gran dimensión. Muchas de ellas se encuentran con el impago de las empresas a las que han asistido y a una reducción severa de la liquidez en el mercado interior. Las insolvencias en el sector privado se han concentrado en industrias que tienen una gran dependencia de la banca en la sombra. Este es un segmento del sistema financiero chino en el que el acceso al crédito se ha endurecido de forma significativa en los últimos dos años.

En la lista de las insolvencias figuran empresas como Yuhuang Chemical, que tuvo una rápida expansión en los últimos cinco años e inauguró una planta de metanol en Estados Unidos en 2017. La empresa Shandong Ruyi, la propietaria de la firma de ropa británica Aquascutum y de la sastrería Gieves & Hawkes en Londres, se libró por poco de un impago en una emisión de bonos por importe de 345 millones de dólares. Sin embargo la empresa está lidiando con una masa de deuda considerable que se duplicó entre los años 2015 y 2018. La mayor dificultad de acceso de los bancos en la sombra al crédito puede afectar su refinanciación y al mismo tiempo endurecer las condiciones financieras para las empresas. El cuadro de conjunto del sistema financiero chino en este sentido es de creciente riesgo.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...